Acupuntura en el embarazo y el parto.

Acupuntura en Embarazo y Parto

Actualmente, la medicina tradicional ya no es la única hipótesis para muchos cuando existe un problema que tratar. Por tanto, el vínculo entre la medicina tradicional y la china es cada vez más visible.

Durante una etapa muy particular de la vida de la mujer, cuando los medicamentos están prohibidos o reducidos al mínimo, la acupuntura en el embarazo, así como otros pilares de la Medicina China (naturopatía, fitoterapia, osteopatía, dietética china …), pueden ayudar a tratar diversos maleitas.

Acupuntura en el embarazo y el parto.

¿Qué es la acupuntura?

La acupuntura es una terapia antigua, originaria de China, que tiene como finalidad restaurar el equilibrio energético del cuerpo.

La Medicina Tradicional China se basa en el principio de que la Persona debe estar en armonía con las fuerzas primordiales de la naturaleza, Yin y Yang (dos principios opuestos y complementarios que componen el universo entero). Esta armonía genera un equilibrio (salud) y la falta de armonía genera un desequilibrio (la causa de la enfermedad).

Acupuntura utiliza agujas desechables muy finas insertadas en puntos específicos, dependiendo de las necesidades de cada persona, en todo el cuerpo. Es un método seguro y practicamente sin dolor.

Varias técnicas forman parte de la Medicina Tradicional China, que no hacen más que estimular y desbloquear los canales de energía. La aplicación de agujas, moxas, uso de ventosas, imanes, bolas de metal y semillas son algunas de estas técnicas.

Actualmente, la práctica existe en todo el mundo y su demanda ha ido creciendo exponencialmente, debido a la sencillez de la técnica, su eficacia y rapidez.

La acupuntura trata la fuente del problema y equilibra el cuerpo como un todo.

¿Cómo puede ayudar la acupuntura durante el embarazo y el parto?

Actualmente, el seguimiento de una mujer embarazada ya no lo realiza solo un médico tratante, sino un amplio equipo de profesionales de la salud.

El acupunturista puede jugar un papel importante en el embarazo, proporcionando una mejora en la calidad de vida de la futura madre.

Hay varias situaciones clínicas en las que la acupuntura es muy eficaz como terapia. Además, tiene el valor añadido de realizarse con la certeza de que no tiene ningún efecto de toxicidad para el bebé.

8 curiosidades sobre el desarrollo del bebé en el útero

Las particularidades del embarazo, incluidas las limitaciones en el uso de medicamentos, permiten que la medicina china demuestre su importancia en la práctica clínica moderna.

Mediante el uso de técnicas seguras y altamente terapéuticas, como la Acupuntura, esta medicina no convencional se ha ganado un lugar en el equipo multidisciplinar que acompaña a la embarazada.

El papel y la contribución de la acupuntura en el embarazo para el bienestar físico y emocional de la mujer puede ser actuar en / a través de diferentes perspectivas / terapias:

  • Terapia musculoesquelética

Acupuntura en el embarazo como terapia musculoesquelética. Esta terapia tiene como objetivo tratar, especialmente el dolor sacroilíaco, lumbalgia, ciática y síndrome del túnel carpiano.

El dolor musculoesquelético es una de las quejas más comunes durante el embarazo, especialmente en el tercer trimestre. Es en esta última etapa del embarazo donde se produce una mayor hiperlaxitud ligamentosa (importante para permitir una mayor flexibilidad de la cintura pélvica durante el parto) y una modificación postural (consecuencia directa del aumento de volumen abdominal).

En todos los inconvenientes antes mencionados, la acupuntura proporciona alivio del dolor durante el embarazo de forma rápida y eficaz.

También es importante mencionar el síndrome del túnel carpiano, que es frecuente al final del embarazo, especialmente cuando se asocia a retención de líquidos con edema en las extremidades, siendo este edema responsable de la compresión del nervio mediano en el túnel carpiano.

La medicina china logra un considerable alivio de la sintomatología (dolor, entumecimiento y falta de fuerza en las manos), además de combatir la retención de líquidos que está en la raíz de estos síntomas.

Comunes en el primer trimestre del embarazo, las náuseas y los vómitos son sinónimos de malestar. Sin embargo, en situaciones extremas, pueden evolucionar hacia una aversión a las deficiencias alimentarias y nutricionales perjudiciales para la salud materna y fetal.

O Punta neiguan, ubicado en la cara anterior del antebrazo, Sus conocido desde hace miles de años como el punto de elección para controlar todo tipo de náuseas y vómitos, incluidos los que se producen durante el embarazo.

La efectividad terapéutica de este punto fue reconocida por la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Canadá y es una de las técnicas recomendadas por esta institución.

  • Terapia psicologica

La maternidad es una fase importante en la vida de una mujer, generalmente asociada con la celebración y estados emocionales positivos.

Sin embargo, El insomnio, la ansiedad o la depresión durante el embarazo pueden ocurrir en cualquier etapa del embarazo.

Los cambios hormonales en el embarazo juegan un papel importante. Los cambios en el cuerpo de la mujer también juegan un papel importante en estos trastornos psicológicos, especialmente en el primer embarazo, lo que aumenta la inestabilidad del estado de ánimo.

Por lo general poco valorados, ya que se consideran normales, estos cambios emocionales pueden perjudicar el desarrollo del feto y aumentar el riesgo de parto prematuro.

Dado que el uso de medicamentos debe ser limitado, la La Organización Mundial de la Salud recomienda la acupuntura como opción terapéutica para regular el estado emocional de la futura madre, tanto en situaciones ansiosas como depresivas, permitiéndote vivir la experiencia plena de la maternidad.

  • Terapia para el sistema circulatorio

El edema, especialmente en las extremidades inferiores, con sensación de pesadez y empeoramiento en los días calurosos, es consecuencia de la retención de líquidos y del crecimiento del útero, que, siguiendo el crecimiento del feto, comprime las estructuras vasculares responsables del retorno de la sangre del miembros inferiores.

Al considerarse normal en el tercer trimestre del embarazo, su presencia implica la detección de situaciones como hipertensión arterial, diabetes gestacional o disfunción renal.

La Medicina China, al combatir la retención de líquidos y mejorar la función circulatoria reduce considerablemente el edema, con claros beneficios para la calidad de vida de la futura madre, en una fase del embarazo donde el aumento de peso y los cambios posturales potencian la sensación de cansancio y malestar generalizado.

El control del peso es importante durante todo el embarazo, ya que el aumento de peso excesivo es perjudicial y se asocia con partos más difíciles, así como con una mayor probabilidad de desarrollar diabetes gestacional e hipertensión arterial. La medicina china contribuye de manera decisiva a este control, tanto durante el embarazo como en una etapa posterior de la recuperación posparto.

Acupuntura en el parto

  • Presentación pélvica del feto

En Entre el 3 y el 5% de los casos no se produce el clásico «giro» dentro del útero. Por tanto, se presenta con la cabeza hacia arriba y las nalgas hacia abajo, contradiciendo la posición más favorable para el parto vaginal: cabeza hacia abajo, ajustada a la pelvis.

LA Estimulación del punto Zhiyin, ubicado en el quinto dedo permite, por regla general en 24 horas, invertir la posición del feto, pasando de una presentación de nalgas a una presentación cefálica.

Tenga en cuenta que el mismo punto, estimulado de forma diferente, puede desencadenar el parto. Por tanto, es necesario un conocimiento profundo de la Medicina China para aplicar estas técnicas de forma segura y con el resultado terapéutico esperado.

  • Acción analgésica y relajante

Además de monitorear el embarazo, la Acupuntura se ha utilizado con gran éxito durante el parto, facilitando todo el proceso por su acción analgésica y relajante.

Siendo una situación relativamente frecuente en Francia e Inglaterra, la realidad portuguesa sigue siendo diferente y el hospital o maternidad donde piensas tener a tu bebé puede que no permita la presencia de un elemento ajeno al equipo clínico habitual.

Infórmese oportunamente, preguntando a su obstetra así como a los responsables de la institución. Si quieres que un acupunturista participe en tu parto, debes estar acompañada durante el embarazo, respetando un dicho oriental. «No espere a que el cuartel general cava el pozo».

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *