Alergia a los ácaros del polvo: se debe tener cuidado

65% de los niños con obesidad son víctimas de acoso escolar

Los ácaros del polvo se consideran la principal causa de alergias del sistema respiratorio, que afectan tanto a niños como a adultos. Presentes en el polvo de la casa, en alfombras, cortinas, colchones, cojines o en muñecos de peluche, proliferan en ambientes húmedos con temperaturas suaves. Conoce los síntomas, el tratamiento y cómo evitar y reducir los síntomas provocados por la alergia a los ácaros del polvo.

Las enfermedades alérgicas, cuando son crónicas, no tienen cura, siendo el principal objetivo del tratamiento controlar los síntomas y permitir una adecuada calidad de vida. Los medicamentos tienen, sobre todo, una acción preventiva y antiinflamatoria, lo que permite combatir la inflamación alérgica y prevenir la aparición de síntomas.

Alergia a los ácaros del polvo.

Los ácaros son animales microscópicos que viven en el polvo doméstico y que se instalan en alfombras, tapetes, cortinas, mantas, almohadas, colchones y peluches, por ejemplo.

Como prefieren los lugares húmedos con temperaturas suaves, la primavera y el otoño son las estaciones más favorables para su reproducción, a pesar de estar presentes en nuestros hogares durante todo el año. La baja altitud y la proximidad al mar o ríos también son factores a favor de la supervivencia del ácaro.

Los ácaros del polvo se alimentan principalmente de hongos y restos de piel humana que se desprenden del cuerpo por descamación y se depositan en la ropa de cama, colchones o alfombras.

Los animales domésticos (perro, gato, conejo, hámster, pájaros) son otra fuente importante de alergias al esparcir pelo, restos de piel, orina y saliva por la casa.

¿Por qué somos alérgicos a los ácaros del polvo?

Aunque los ácaros no transmiten ningún tipo de enfermedad, la exposición (especialmente a través del tracto respiratorio) a determinadas proteínas que existen en el organismo y en los excrementos de estos animales, puede provocar la aparición de enfermedades alérgicas.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia a los ácaros del polvo?

Los síntomas de la alergia a los ácaros del polvo son similares a los del asma e incluyen: tos, dificultad para respirar y opresión en el pecho.

El diagnóstico se realiza mediante exámenes realizados por un médico especialista en inmunoalergología.

¿Cómo se realiza el tratamiento de la alergia a los ácaros del polvo?

Tras la confirmación del diagnóstico de alergia a los ácaros del polvo, se pueden recetar medicamentos para controlar y aliviar los síntomas. El médico realizará un seguimiento periódico de la persona afectada para evaluar la necesidad de reanudar o ajustar la terapia.

¿Cómo prevenir o reducir los síntomas de la alergia a los ácaros del polvo?

La reducción y eliminación de los ácaros del polvo son medidas decisivas en el tratamiento del niño / adulto alérgico al polvo doméstico. Se debe dar prioridad al dormitorio y luego a todas las habitaciones de la casa. Dado que los ácaros se reproducen fácilmente, una estrategia de ataque eficaz requiere el uso de varias medidas juntas.

Medidas de control ambiental para evitar la exposición a los ácaros del polvo y otros contaminantes:

1. Evite la acumulación de polvo

Dado que el polvo doméstico es la fuente más importante de alergia a los ácaros del polvo, eliminarlo es el primer paso del tratamiento, especialmente en el dormitorio. Por tanto, se recomiendan las siguientes medidas preventivas:

  • Retirar alfombras, moquetas gruesas y cortinas gruesas (opciones que acumulan más polvo y son difíciles de limpiar);
  • El suelo debe ser liso (madera barnizada, linóleo o mosaico) para que sea fácilmente lavable;
  • Las paredes deben ser lisas, pintadas y sin empapelar;
  • Utilice cortinas sencillas, en material sintético, fáciles de lavar a máquina a altas temperaturas (superiores a 55ºC);
  • Mobiliario sencillo y liso para evitar la acumulación de polvo;
  • Retire el equipo de música, la televisión y las computadoras de la habitación;
  • No guarde libros, discos o CD en la habitación;
  • No guarde juguetes y muñecos de peluche en la habitación;
  • Compruebe la humedad relativa por debajo del 50%.

2.Haz una cama antiácaros

  • Use edredones sintéticos (no use edredones de plumas);
  • No use mantas;
  • No use mantas mullidas en la cama;
  • Use almohadillas de espuma u otro material sintético (que se reemplazarán regularmente);
  • Use sábanas de algodón (evite las sábanas de franela);
  • Utilice fundas antiácaros para almohadas y colchones.

Toda la ropa de cama (fundas de almohada, sábanas, edredones, colchas planas) debe lavarse a temperaturas superiores a los 55ºC, para la eliminación eficaz de los ácaros del polvo y sus desechos.

3. Lucha contra la proliferación de ácaros

Para evitar la acumulación de ácaros del polvo, la habitación debe limpiarse con regularidad (al menos dos veces por semana). El piso, alfombras, sofás, colchón y plataforma deben aspirarse cuidadosamente con la misma regularidad.

Como la aspiración de alfombras y alfombras altas tiene una eficacia reducida para reducir los ácaros del polvo, este tipo de textiles deben evitarse especialmente en el dormitorio, pero también en el resto de la casa.

Se recomiendan las aspiradoras con filtros HEPA (aire particulado de alta eficiencia) ya que son más efectivas que las aspiradoras clásicas en la lucha contra los ácaros y los antihongos. Las aspiradoras equipadas con sistemas de lavado con agua o vapor de agua (a los que se añaden detergentes o agentes acaricidas) han mostrado resultados divergentes.

Los acaricidas son productos químicos que matan a los ácaros del polvo. Hay varias opciones como polvo, espuma o spray para aplicar sobre alfombras, suelos, revestimientos textiles y colchones.

Después de aplicar el ácaro, los lugares donde se aplicó deben aspirarse cuidadosamente para eliminar los ácaros muertos y sus partículas.

Dado que la eficacia de este tipo de producto es variable, debe utilizarse bajo la guía del inmunoalergólogo y su uso no reemplaza la necesidad de una aspiración regular.

Otro método que se puede utilizar para destruir los ácaros del polvo en la ropa y otros productos textiles (prendas de lana, mantas, peluches) es colocar las piezas en el frigorífico o congelador. Después de 24 horas, las piezas se lavan con agua corriente o en la lavadora..

La exposición directa a la ropa, alfombras y colchones también es un método eficaz para reducir la cantidad de ácaros.

Los sistemas de filtración con filtros HEPA pueden ser útiles para eliminar los ácaros del polvo y otras partículas suspendidas en el aire. Los aparatos que utilizan filtros electrostáticos no son consensuados.

  • VENTILAR LA CASA Y CONTROLAR LA HUMEDAD

Reducir la humedad y ventilar la casa son medidas útiles para reducir la cantidad de hongos y ácaros en el hogar. En invierno, utilice deshumidificadores en las habitaciones más húmedas (baño, cocina) y no seque la ropa dentro de la casa (la secadora debe ser un cajón y no una manguera, a menos que esté correctamente orientada al fuera de).

  • OTRAS MEDIDAS
  • No permita que las mascotas entren o permanezcan en la habitación;
  • Evite el uso de irritantes inhalados como acetona, esmalte de uñas, aerosoles, productos de limpieza clorados, con amoniaco o olores fuertes;
  • Evite la exposición al humo del tabaco;
  • Evita los pequeños objetos decorativos que, por estar expuestos al aire ambiente, acumulan más polvo.

Alergias respiratorias en niños: todo lo que necesita saber

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *