Alimentación en el primer trimestre del embarazo.

Alimentação no primeiro trimestre da gravidez

Alimentación en el primer trimestre del embarazo.

Los primeros tres meses de embarazo (las primeras 12 semanas), un período en el que se están formando todas las estructuras, órganos y cerebro del bebé, son extremadamente importantes. Después del primer trimestre, con 10 cm y 20 g. de peso, el bebé es un ser humano real en pequeño punto.

Si está embarazada, su estado general de salud (físico y emocional), incluida la alimentación, es una prioridad. Seguir una dieta natural, nutritiva y equilibrada aumenta las posibilidades de quedar embarazada pero también de generar un bebé sano y preparar adecuadamente su cuerpo materno para la nueva fase que comienza justo después del parto; amamantamiento.

Tus necesidades energéticas

Las necesidades energéticas durante el embarazo aumentarán según el trimestre del embarazo. En el primer trimestre del embarazo, aproximadamente 2000 kcal diarias. En el período inicial del embarazo, el gasto energético total no cambia significativamente y el aumento de peso es mínimo.

Tu comida

Ácido fólico y hierro

O acido fólico es el hierro son nutrientes esenciales en el embarazo. La ingesta adecuada de ácido fólico durante el embarazo es fundamental para el buen desarrollo del bebé y para la prevención de patologías, como los defectos del tubo neural. Además de la suplementación, incluya esta vitamina en su dieta consumiendo alimentos como cereales integrales y legumbres.

Se recomienda la suplementación con ácido fólico 3 meses antes de la concepción y durante los primeros 3 meses de embarazo.

Las necesidades de hierro aumento debido al aumento del volumen de sangre en circulación y la consiguiente producción de glóbulos rojos. En combinación con sodio, potasio y Agua, el hierro contribuye al aumento del volumen sanguíneo, la prevención de la anemia y el desarrollo del sistema nervioso fetal.

Para potenciar la absorción de hierro, mezclar diferentes fuentes de este mineral como carne o pescado con legumbres o verduras o incluyendo una fuente de vitamina C en la comida (como un zumo de naranja natural). La carne, el hígado, el pescado, los frijoles, los garbanzos y las verduras de hoja oscura (como la espinaca) son buenas fuentes de hierro. Si es necesario, su médico puede sugerirle suplementos.

Proteinas

Al principio del embarazo, puede experimentar un abdomen hinchado y algunas molestias intestinales. Hay mujeres que también experimentan leves calambres abdominales, náuseas y náuseas durante las primeras semanas de embarazo. Coma 5 o 6 comidas pequeñas durante el día y coma alimentos ricos en proteinas ayuda a regular estas molestias del embarazo. Puede encontrarlos en alimentos como frijoles, garbanzos, habas, guisantes, lentejas, huevos, cereales integrales y pescado.

La fatiga, el cansancio e incluso la somnolencia son comunes al comienzo del embarazo. los hidratos de carbono (arroz, pasta, pan, patatas, frijoles, garbanzos, guisantes, frutas, etc.) deben formar parte de tu alimentación diaria ya que son la principal fuente de energía para el desempeño de las funciones del organismo materno y para el desarrollo de la bebé.

gordo

LA grasa también juega un papel importante como fuente de energía materna y para el desarrollo del cerebro y la visión, por lo que debe formar parte de la dieta durante todo el embarazo. Prefiera el aceite de oliva para condimentar y cocinar y los pescados grasos (sardinas, salmón y caballa), un alimento rico en Omega 3 (el omega 3 en el embarazo es extremadamente importante).

Yodo

Otro nutriente clave en la concepción y el embarazo es yodo desempeñando un papel importante en el desarrollo cognitivo fetal y durante la lactancia. El pescado, las legumbres, las verduras y los productos lácteos son buenas fuentes de yodo. También se recomienda reemplazar la sal común con sal yodada. Si es necesario, su médico puede recetarle suplementos.

Vitamina C y calcio

Esencial para la fijación del calcio y para la formación del esqueleto y los dientes del bebé, el Vitamina D es el calcio se pueden encontrar en pescados grasos, como el salmón, o huevos (vitamina D) y en la leche, productos lácteos y algunos cereales (calcio). Sin embargo, la vitamina D se produce principalmente por exposición al sol.

No menos importante, el Agua es fundamental para el crecimiento y desarrollo de la placenta y el líquido amniótico y también para la regulación del tránsito intestinal. Se recomiendan alrededor de 2 a 3 litros al día.

Hábitos y alimentos a evitar

  • Evite las comidas con carnes y pescados crudos como sushi, ostras o aves de corral poco cocidas.
  • Evite los quesos blancos y la leche no pasteurizada que, por ser portadores potenciales de bacterias, son la causa de determinadas enfermedades en los bebés.
  • Evita en la medida de lo posible aquellos alimentos ricos en azúcares o grasas pero sin ningún interés en cuanto a nutrientes como dulces, tartas o patatas fritas y snacks salados.

Limite el consumo a:

  • Carnes y pescados salados
  • Sopas industriales
  • Salsas y condimentos preparados
  • Aperitivos salados
  • Papas fritas
  • Enlatado
  • Embutidos y embutidos
  • Mariscos

Los expertos recomiendan que la preparación para el embarazo comience aproximadamente 3 meses antes de comenzar a intentar quedar embarazada para darle tiempo al cuerpo a adaptarse a los nuevos hábitos, purificarse y renovarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *