Baja por lactancia, conoce todos tus derechos

Después de que nazca el bebé, después de la baja por maternidad, cuando regrese al trabajo, es importante conocer su derecho a la lactancia, la llamada baja por lactancia.

Licencia por lactancia

¿Qué es?

La licencia por lactancia es un período de licencia del trabajo para que las mujeres, los padres o ambos amamanten a sus hijos.

La dispensación de lactancia materna debe tomarse en dos periodos distintoss, con duración máximo de una hora cada uno, a menos que se acuerde lo contrario con el empleador. Si hay mellizos, a esa hora agrega media hora para cada gemelo además de la primera.

En el caso de los padres (madre, padre o ambos) que trabajan en un tiempo parcial, la asignación diaria para la lactancia materna se reduce en proporción al período normal de trabajo, no puede (nunca) ser inferior a 30 minutos ni sumar un total de más de una hora de dispensación.

Este es un derecho indiscutible incluido en el régimen de protección parental del Diário da República, en el artículo 47 del Código de Trabajo. Licencia por lactancia prevalece mientras el o durante el primer año de vida del niño.

¿Cómo solicitar la baja por lactancia?

Si uno o ambos padres desean disfrutar de este derecho, deben comunicar su intención con el empleador 10 días antes de la fecha prevista de regreso al trabajo. Para ello, deberán solicitar un certificado médico en el centro de salud de la zona de residencia o al pediatra del niño y presentarlo en la empresa.

Durante los primeros 12 meses del niño, tanto los padres que alimentan al bebé con leche materna como los que lo hacen con leche probiótica o leches de crecimiento tienen derecho a esta exención del parto, siempre que ambos estén trabajando.

Cabe recordar que, en el caso de continuar amamantamiento después de los doce meses el niño debe presentar un nuevo certificado y ver extendido este derecho.

Otros derechos durante la lactancia

Además de esta licencia, es importante que sepa que tiene otros derechos durante la lactancia, como los siguientes:

  • Exención de la prestación de trabajo por una trabajadora lactante, con el fin de proteger su seguridad y salud, si el empleador no puede asignarle otras tareas, con un importe diario de dietas equivalente al 65% de la retribución de referencia;
  • Derecho a solicitar servicios de inspección al ministerio responsable del área laboral, a realizarse con prioridad y urgencia, si el empleador incumple las obligaciones en términos de protección de la seguridad y salud de la trabajadora lactante;
  • Exención de horas extraordinarias durante toda la duración de la lactancia materna si es necesario para su salud o la del niño;
  • Exención del horario laboral trabajo organizado de acuerdo con régimen de adaptabilidad, en Banco de horas o de horario concentrado.

Para obtener más información sobre la protección en la crianza de los hijos, consulte el sitio web de CITE – Comisión para la Igualdad en el Trabajo y el Empleo.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *