Blefaritis (párpado hinchado): síntomas y tratamiento

Blefarite (pálpebra inchada): sintomas e tratamento

La blefaritis es una inflamación muy común de los párpados en los niños. Las causas pueden ser infecciosas, inflamatorias, dermatológicas o tóxicas. Al no ser una enfermedad grave, resulta muy molesto y el niño debe ser observado por el oftalmólogo para su correcto diagnóstico y tratamiento.

La blefaritis puede aparecer sola o junto con conjuntivitis (inflamación de la superficie del ojo). En general, la enfermedad es el resultado de una disfunción de las glándulas ubicadas cerca de la inserción de las pestañas, provocando inflamación, irritación y picazón. La beepharitis puede convertirse en una enfermedad crónica.

Blefaritis: causas, síntomas y tratamiento.

Causas de la blefaritis

La causa exacta de la enfermedad no siempre es fácil de identificar, pero se cree que el problema puede ser causado por una bacteria, un desequilibrio cutáneo (seborrea) o una reacción alérgica tópica (como restos de maquillaje, por ejemplo). La blefaritis a menudo aparece como resultado de la combinación de varios factores de riesgo, a saber:

  • Dermatitis seborreica;
  • Infecciones bacterianas;
  • Infecciones por parásitos como piojos;
  • Rosácea (enfermedad de la piel);
  • Alergias a medicamentos;
  • Lentes de contacto;
  • Maquillaje.

Síntomas de blefaritis

Los síntomas de la blefaritis incluyen:

  • Lacrimejo;
  • Sensacion de quemarse;
  • Ojos secos;
  • Apariencia grasosa de las pestañas;
  • Picar;
  • Hinchazón y enrojecimiento de los párpados;
  • Peeling alrededor de las pestañas;
  • Formación de costras;
  • Dificultad para abrir los ojos;
  • Parpadeo más frecuente;
  • Mayor sensibilidad a la luz (fotofobia);
  • Crecimiento anormal de pestañas o, por el contrario, pérdida excesiva de pestañas;
  • Interferencia visual.

Los cambios en las pestañas pueden provocar dolor, dar lugar a la aparición de infecciones secundarias más graves y aumentar el riesgo de afeitado o lesiones quísticas del párpado. Los quistes pueden infectarse o inflamarse, provocando dolor intenso y deformación del párpado, lo que requiere un tratamiento intensivo y, en algunos casos, cirugía.

Diagnóstico de blefaritis

Dado que el diagnóstico de blefaritis es clínico es fundamental consultar a un oftalmólogo sobre los síntomas de la enfermedad. Si el médico así lo desea, se puede hacer una colección de secreciones en los párpados o pestañas para análisis de laboratorio.

Tratamiento de la blefaritis

El principal cuidado en el tratamiento de la blefaritis es la higiene de los ojos para mantenerlos libres de costras y reducir la irritación. Sin embargo, esta suele ser una enfermedad crónica y puede haber recaídas. En estos casos, puede ser necesario un tratamiento a largo plazo.

1. Limpieza de ojos

Para tratar la inflamación, aplique gotas para los ojos o solución salina para aliviar las molestias y eliminar las costras y secreciones.

2. Antibióticos

En algunos casos, cuando hay inflamación, el oftalmólogo puede recomendar la aplicación de antibióticos en gotas y / o pomadas, soluciones con corticosteroides o agentes antialérgicos.

3. Lágrimas artificiales

El uso de lágrimas artificiales ayuda a atenuar cualquier cambio en la producción de lágrimas normales, manteniendo la lubricación normal de los ojos, mejorando la visión y aliviando los síntomas.

Prevención de la blefaritis

Para prevenir la blefaritis, los ojos deben limpiarse a fondo todos los días. Para los adultos, desmaquillarse antes de acostarse es fundamental para prevenir infecciones.

La protección solar adecuada con gafas de sol y protección ocular contra la contaminación ambiental son otras medidas que ayudan a mantener la salud ocular.

Remedio natural para la blefaritis

1. Compresas de agua tibia

La aplicación de compresas tibias sobre los párpados durante diez minutos, de dos a tres veces al día, es una recomendación habitual para reducir la inflamación, calmar el picor y la irritación, además de facilitar la eliminación de las costras.

2. Lávate los ojos

Algunas plantas se pueden utilizar para la higiene ocular. Sus propiedades antiinflamatorias y calmantes ayudan a aliviar el picor y la hinchazón. Aciano, eufrasia o rosa silvestre son algunos ejemplos.

Se prepara una infusión con una cucharadita de una de las plantas en una taza de agua mineral. Hervir durante diez minutos. Enfriar, colar y lavar los ojos del niño con cuidado.

3. Baños de ojos

Hervir un vaso de agua mineral y agregar una cucharada de miel. Dejar actuar cinco minutos al fuego. Después de enfriar, lávese los ojos o aplique una compresa durante diez minutos en los párpados, tres veces al día.

La manzanilla es otra opción. Haga té con la hierba para lavar los ojos del niño o aplíquelo en compresas durante diez minutos en los párpados, tres veces al día.

El pegamento o los ojos del bebé, ¿qué hacer?

Esta información es meramente indicativa y no pretende, en ningún momento, sustituir la orientación de un profesional médico ni servir como recomendación para ningún tipo de tratamiento. Si tiene dudas sobre el contenido de algún medicamento, consulte con su médico o farmacéutico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *