Cáscara de lactancia, ¿que es y para que sirve?

Es muy probable que en ocasiones, entre una toma y otra, los senos produzcan mucha leche materna. A veces, la cantidad es tan grande que los discos de lactancia no son suficientes para evitar fugas en la ropa de la mujer. En estas ocasiones, el caparazón de lactancia puede resultar de gran utilidad.

También puede ser un poderoso aliado si tienes el pecho agrietado o incluso mastitis.

Cáscara de lactancia

¿Qué es?

LA cáscara de lactancia es un objeto con varios propósitos.

El primero, y más conocido, es acumular leche en un tanque (como puedes ver en la imagen) si estás produciendo un exceso de leche o estás en proceso de adaptar la producción de leche a las necesidades de tu bebé. Por esta razón, tiene un depósito incorporado que es fácil de vaciar.

Además, tiene otro propósito: protegerlo en caso de dolor o llagas en los senos. Si tiene los pezones sensibles o tiene dolor, causado por grietas en los pezones u otras complicaciones inherentes a la lactancia, el caparazón protege los senos del contacto con la ropa, protegiéndolos y evitando un mayor sufrimiento.

Sin embargo, las situaciones que pueden beneficiarse de su uso no terminan aquí. Existe también una tercera situación en la que este objeto puede ser de gran utilidad: invertir los pezones planos o invertidos, ayudando así a preparar los senos de la mujer para la lactancia.

¿Cómo se usa?

El caparazón de lactancia, también conocido como recolector de leche materna, es un producto que la mujer se pone en los senos y se coloca debajo del seno. sostén.

Beneficios de usarlo

  • Cuando la mujer tiene un pezón invertido, la coraza puede ayudar a «formar» el pezón, facilitando así que el bebé tenga un buen agarre, lo que ayuda mucho en la lactancia;
  • El exceso de leche que sale del pecho de la mujer se queda en el depósito de la cáscara, evitando que la mujer se moje la ropa;
  • Debido a este mismo reservorio, se facilita la tarea de vaciar la leche materna que se ha acumulado en él;
  • Previene fisuras y contribuye a una cicatrización más rápida de los pezones, ya que mantiene la leche en el reservorio alejada del pezón;
  • Sus membranas de silicona permiten que se adapten fácilmente a la forma del pecho de la mujer, proporcionando la comodidad necesaria para ser utilizadas durante unas horas;
  • Evita el contacto con el sostén;
  • Mantiene los senos aireados;
  • Es higiénico y esterilizable.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *