causas y cómo aliviar: Mother-Me-Wants

Dor durante a relação sexual: causas e como aliviar o desconforto

El dolor durante las relaciones sexuales puede afectar a las mujeres en todas las etapas de su vida; incluso las mujeres que han tenido años de relaciones sexuales cómodas pueden, en cierta etapa, experimentar dolor durante el coito. Conoce las principales causas que pueden estar en el origen de este problema, cómo aliviar las molestias para tener una vida íntima más placentera.

¿Es el dolor durante las relaciones sexuales un problema común?

Sí, el dolor durante las relaciones sexuales es un problema muy común. Aproximadamente 3 de cada 4 mujeres informan tener dolor durante las relaciones sexuales en algún momento de su vida. Para algunas mujeres es un problema temporal, pero para otras puede ser una condición a largo plazo.

¿Qué causa el dolor durante las relaciones sexuales?

El dolor durante las relaciones sexuales puede alertarla sobre un problema ginecológico, como quistes ováricos o endometriosis. El dolor durante las relaciones sexuales también puede ser causado por otros factores como la falta de deseo sexual, un nivel de excitación deficiente o una lubricación deficiente de la vagina.

¿Dónde se siente el dolor durante el coito?

El dolor se puede sentir en la vulva, en el área que rodea la abertura de la vagina (llamada vestíbulo) o dentro de la vagina. El perineo es un lugar común de dolor durante las relaciones sexuales. También puede experimentar dolor en la zona lumbar, la zona pélvica, el útero o la vejiga.

¿Cuándo buscar ayuda médica?

Si experimenta dolor intenso o frecuente durante las relaciones sexuales, debe consultar a su médico. Es importante descartar problemas ginecológicos que puedan ser el origen del dolor. Su médico puede ayudarlo a resolver el problema con el diagnóstico correcto.

Entre las causas relacionadas más comunes que afectan la respuesta sexual de las mujeres se encuentran:

1. Estado de ánimo

Los sentimientos como el miedo (como lastimar al bebé durante el embarazo), la culpa, la vergüenza, la depresión del embarazo, la vergüenza o los tabúes relacionados con el sexo pueden impedirle relajarse o disfrutar plenamente de su vida sexual.

Cuando estás tenso, es mucho más difícil relajarte y dejar ir las emociones del momento. Esta tensión, física o / emocional, puede incrementar la sensación de dolor y / o malestar durante la penetración.

LA estrés, la fatiga o los problemas que te afectan a diario también pueden afectar muy negativamente tu nivel de deseo sexual.

2. Problemas de relación

Los problemas matrimoniales pueden reflejarse negativamente en su vida sexual. Estos problemas pueden estar relacionados directamente o no con el sexo. Puede que estén pasando por una fase menos buena, lo que interfiere con su deseo sexual y aumenta el desinterés por mantener la intimidad, o existe una incompatibilidad entre los niveles de deseo sexual de la pareja.

3. Medicamentos

Muchos medicamentos pueden reducir el deseo sexual, incluidos algunos que se usan como anticonceptivos. Algunos analgésicos también pueden reducir la libido.

4. Estado de salud, enfermedades crónicas y cirugía

Algunas condiciones de salud o enfermedades crónicas pueden tener un impacto negativo en la vida sexual de la pareja. Artritis, diabetes, cáncer, problemas de tiroides o depresión son solo algunos.

En el caso de la cirugía (como en el caso de una mastectomía), algunas mujeres pueden desarrollar complejos de autoimagen que les impiden vivir su vida sexual con normalidad.

5. Tu pareja

Si su pareja sufre un problema sexual, puede afectar la vida íntima de la pareja. Cuando el hombre, por ejemplo, toma medicamentos para la disfunción eréctil, el retraso en el orgasmo masculino puede provocar un coito prolongado y doloroso para la mujer.

¿Qué tipo de problemas ginecológicos pueden causar dolor durante las relaciones sexuales?

El dolor durante las relaciones sexuales puede ser un síntoma de algunos problemas ginecológicos. Algunas de estas afecciones pueden empeorar y dar lugar a otras complicaciones de salud como:

1. Trastornos de la piel

Algunos trastornos de la piel pueden dar lugar a úlceras o llagas en la piel de la vulva. La dermatitis de contacto es una enfermedad que afecta frecuentemente a la zona genital femenina.

LA dermatitis de contacto es una reacción a una sustancia irritante, especialmente a los productos utilizados en la higiene íntima como el jabón perfumado o el gel de ducha, pero también a las duchas vaginales y al uso de lubricantes. La dermatitis de contacto puede causar dolor, ardor y picazón.

2. Vulvovagitis: dolor durante el coito y el alta

LA dolor durante el coito y cambio en la secreción puede deberse a una infección de la zona íntima. La vulvovagitis afecta el flujo vaginal, que ya no es homogéneo y cremoso para volverse grumoso y verdoso.

Con el cambio en la secreción, aparecen otros síntomas, como irritación de la vulva y vagina, picor, enrojecimiento, olor intenso y desagradable, malestar o sensación de ardor al orinar. La vulvoganitis más común en las mujeres es la candidiasis.

3. Cambios hormonales

A perimenopausia (etapa que marca el final de la vida reproductiva de la mujer y que precede a la menopausia) y en menopausia (momento en el que terminan los ciclos menstruales y la mujer deja de menstruar espontáneamente), la disminución de los niveles de estrógeno puede causar sequedad vaginal.

La terapia hormonal es una opción de tratamiento. Usar un lubricante durante las relaciones sexuales o un humectante vaginal también puede ser útil para reducir las molestias durante las relaciones sexuales.

Al mismo tiempo, el deseo sexual también puede disminuir. La capacidad de diálogo y entendimiento mutuo es fundamental para que ambos se adapten a esta nueva etapa de la vida para dos.

4. Vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana se debe a alteración de la flora vaginal normal, siendo la infección más común en la vagina de la mujer, superando la candidiasis vaginal y la tricomoniasis.

En una vagina sana, las bacterias están presentes, a saber Lactobacillus, que ayudan a proteger la zona íntima frente a infecciones provocadas por agentes externos.

En el caso de la vaginosis bacteriana, la vagina está infectada por bacterias anaeróbicas (bacterias que sobreviven sin oxígeno), que incluyen Gardnerella vaginalis, Mycoplasma hominis y especies deMobiluncos cuya presencia cambia el olor del flujo vaginal que se vuelve intenso y desagradable.

Este desequilibrio puede deberse al uso de productos de higiene agresivos, desodorantes vaginales o el dispositivo intrauterino (DIU).

5. Vaginismo

El vaginismo es un contracción involuntaria de los músculos de la vagina, a menudo acompañado de dolor que empeora durante las relaciones sexuales. El vaginismo puede dificultar la penetración o incluso causar dolor.

En la mayoría de los casos, las mujeres no pueden controlar las contracciones que son una respuesta pélvica involuntaria. El vaginismo se trata y debe ser un problema informado al médico.

6. Parto

Durante el trabajo de parto, durante la fase de expulsión del bebé (segunda etapa del parto), algunas mujeres pueden necesitar ayuda adicional para expulsar al bebé. En estos casos, se puede realizar un pequeño corte (episiotomía) para ensanchar el canal del parto.

En otros casos, incluso si no hay episiotomía, el parto vaginal puede causar lesiones en el perineo. En estos casos, la mujer puede experimentar dolor durante las relaciones sexuales durante algunos meses, hasta que se recupere por completo. El tratamiento incluye fisioterapia, medicación o cirugía.

Los ejercicios de Kegel se recomiendan durante el embarazo y en el posparto como una forma de promover la elasticidad de los músculos de la zona vaginal (perineo) y, así, acelerar la cicatrización de heridas, minimizar las molestias y acelerar la recuperación del trauma causado por el parto. tejidos y músculos maternos.

7. Otras causas

Otras causas que pueden estar en el origen del dolor durante el coito son la enfermedad pélvica inflamatoria, la endometriosis, entre otras.

¿Qué esperar del médico sobre el dolor durante las relaciones sexuales?

Su historial médico, historial sexual, signos y síntomas y los hallazgos del examen físico son factores importantes para determinar la causa del dolor. En ocasiones, es necesario realizar pruebas para el correcto diagnóstico.

Un examen pélvico o una ecografía pueden proporcionar pistas sobre las causas de ciertos tipos de dolor. Puede ser necesario realizar una evaluación adicional, que incluya laparoscopia (un procedimiento quirúrgico no invasivo que permite realizar procedimientos quirúrgicos en las cavidades abdominal y pélvica).

El médico también puede preguntarle sobre los medicamentos que está tomando y si tiene alguna condición médica específica y / o eventos pasados ​​(como abuso sexual) que puedan estar afectando su vida íntima.

Puede ser necesario extender el tratamiento a otras especialidades como dermatología o fisioterapia, si las causas identificadas así lo determinan.

¿Qué puede hacer para aliviar el dolor durante el coito?

Si siente dolor durante las relaciones sexuales, primero debe consultar a un médico.

Sin embargo, existen algunas estrategias que puede intentar para aliviar la incomodidad y el dolor durante las relaciones sexuales.:

1. Use un lubricante. Los lubricantes solubles en agua son una buena opción en caso de irritación o sensibilidad vaginal. Los lubricantes a base de silicona duran más y tienden a ser más resbaladizos que los lubricantes solubles en agua.

No utilice vaselina, aceite de bebé o aceite mineral con conservantes. Pueden disolver el látex y hacer que el condón se rompa, perdiendo efectividad.

2. Tómate un tiempo para el sexo. Esto no significa que tengas una agenda con fechas fijadas para reuniones íntimas. Sin embargo, es importante que reserve un momento del día en el que usted y su pareja estén relajados y a tiempo.

3. Habla con tu pareja. Confíe y dígale a su pareja dónde y cuándo siente dolor, así como las posiciones que le causan menos molestias.

4. Experimente actividades sexuales que no le causen dolor.. Por ejemplo, si las relaciones sexuales son dolorosas, concéntrese en el sexo oral o la masturbación mutua.

5. Pruebe actividades no sexuales, pero sensual, como masaje.

6. Tome medidas para aliviar el dolor antes de tener relaciones sexuales: vacíe su vejiga, tome un baño caliente o un analgésico sin receta médica antes del coito.

7. Para aliviar la sensación de ardor después del coito., aplique una compresa fría o un cojín de hielo (que se vende en las farmacias para aliviar el dolor de la episiotomía) envuelto en una pequeña toalla sobre la vulva.

Bibliografía: Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos [visitado em 9 de outubro de 2017]

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *