Colestasis obstétrica o colestasis gravídica

Colestase gravídica ou colestase obstétrica: o que é?

La colestasis obstétrica, la colestasis gravídica, la colestasis benigna del embarazo o la colestasis intrahepática del embarazo es una condición específica del embarazo, debido a la excreción deficiente de ácidos biliares. Tiene pocas consecuencias para la madre, pero puede tener riesgos para el feto. Se desconoce la causa, pero los expertos creen que puede estar relacionada con la concentración de estrógenos durante el embarazo.

Colestasis gravídica

¿Qué es la colestasis gravídica o colestasis obstétrica?

La colestasis gravídica es una complicación hepática poco común del embarazo, que resulta de la acumulación de productos derivados de la bilis en el torrente sanguíneo.

Como la bilis no llega al intestino para ayudar a la digestión de la grasa de la dieta, el calcio y la vitamina D tampoco se absorben adecuadamente, lo que provoca deficiencias nutricionales con un eventual impacto en la salud materna y fetal.

Los síntomas de la colestasis obstétrica

La concentración excesiva de pigmentos biliares (bilirrubina) en la piel provoca picar, ictericia (pigmentación amarillenta de la piel y el blanco de los ojos) y la oscurecimiento de la orina. La picazón puede comenzar en las palmas de las manos y las plantas de los pies y luego extenderse a todo el cuerpo.

La picazón suele ser el primer y único síntoma, siendo más intenso en las palmas de las manos y plantas de los pies, con empeoramiento por la noche.

Síntomas del embarazo

Como el el calor y la humedad agravan los síntomas, la picazón y las molestias tienden a empeorar durante la noche, lo que dificulta el descanso.

Otros síntomas son dolor abdominal, pérdida de apetito, vómitos o fiebre. Si se presenta dolor abdominal o cualquier otra manifestación, se debe realizar una ecografía y serología para hepatitis.

Por lo general, la picazón asociada con la colestasis obstétrica desaparece unas semanas después del parto (en 2 a 4 semanas).

Diagnóstico

El primer síntoma es picazón (picazón). La colestasis gravídica aparece principalmente en el 3er trimestre del embarazo y puede convertirse en una molestia muy difícil de soportar debido al intenso y constante picor que provoca.

El diagnóstico se realiza mediante análisis de sangre y ecografía. La función hepática se evalúa con el análisis. Mediante una ecografía se pueden observar los cálculos de la vesícula biliar que bloquean el flujo de bilis.

Tratamiento

Además de reducir el malestar de la madre asociado con la colestasis gracídica o la colestasis obstétrica, el tratamiento busca minimizar su impacto en el desarrollo del bebé y prevenir el parto prematuro.

Puedes tomar medicamentos para reducir la picazón (antihistamínicos) y acidez biliar.

Evita las molestias del embarazo

Dado que las sustancias necesarias para la coagulación de la sangre tampoco son absorbidas adecuadamente por el cuerpo, una mujer puede sangrar más fácilmente.

A menos que el hígado esté gravemente dañado, la administración de vitamina K puede mejorar la coagulación sanguínea y disminuir el riesgo de hemorragia posparto.

Además, los obstetras también pueden recetar ácido ursodesoxicólico y programar la inducción del trabajo de parto a partir de las 37 semanas de gestación.

Después del parto, se recomienda un seguimiento médico para evaluación niveles la función hepática y realizando un nuevo ultrasonido para comprobar el estado de la vejiga.

¿Cómo reducir las molestias del picor?

Hay varios pasos que puede seguir para reducir la molestia de la picazón, que incluyen:

  • Evitar atacar la piel, rascarse-Los;
  • Aplicar una crema o gel calmante (calamina, manzanilla, caléndula) de 3 a 4 veces al día sobre la piel limpia y seca;
  • Utilizar ropa de algodon, suelto y ligero para evitar roces cutáneos;
  • Evite los lugares congestionados, calientes y húmedos.;
  • Ventilar la habitación durante el día.

¿Cuáles son las complicaciones de la colestasis obstétrica en el embarazo?

El mecanismo por el cual se desarrolla la colestasis del embarazo no se ha aclarado por completo. Sin embargo, se sabe que esta condición tiene una mayor incidencia de partos prematuros, hemorragia post parto, sufrimiento fetal durante el trabajo de parto y mortalidad perinatal. Por tanto, la vigilancia fetal antes y durante el parto, mediante cardiotocografía, debe ser muy estricta.

La información de este artículo no pretende, de ninguna manera, reemplazar la orientación de un profesional de la salud ni servir como recomendación para ningún tipo de tratamiento.

Por ello, ante cualquier malestar, le aconsejamos que visite a su médico tratante para obtener el diagnóstico y tratamiento adecuados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *