Cólicos y gases: 5 consejos para ayudar a su bebé

Peso del bebé en el útero y salud futura.

Los cólicos y los gases son molestias comunes en los primeros meses de vida. Descubra cómo aliviar los síntomas asociados con ellos en este artículo.

1. Coloque al bebé correctamente

Al amamantar a su bebé, coloque correctamente la boca del bebé sobre el pecho, este paso es muy importante para reducir los gases y los cólicos del bebé.

Después del parto, especialmente si eres madre primeriza, las dudas sobre la lactancia materna son muchas y todas válidas. Aprovecha el período de hospitalización posparto para aclararlas con los profesionales de la salud del hospital / maternidad.

No seas tímido o avergonzado de tus dudas. Pregunte tantas veces como sea necesario hasta que se sienta completamente iluminado y tranquilo. Mantén la confianza. Simplificar y ver el proceso de lactancia como un acto natural está a medio camino del éxito.

2. Cuidado con la dieta y la selección de alimentos.

Al igual que el período de embarazo, la dieta de la madre determina el tipo y la cantidad de nutrientes y otras sustancias que pasan al cuerpo del bebé y, en consecuencia, la forma en que el propio bebé reacciona a la alimentación.

Algunos alimentos pueden irritar a algunos bebés. Los productos lácteos, las setas, los tomates, el té, el café, el azúcar o el chocolate son ejemplos de alimentos que pueden provocar reacciones en el sistema digestivo del bebé.

¿Cuál es la posición correcta para amamantar?

3. Identificar los alimentos potencialmente irritantes.

Si su bebé sufre de gases, puede intentar eliminar los alimentos que sospecha que los están causando durante algún tiempo.

Intente crear una tabla semanal donde registre su dieta y el comportamiento de su bebé. Compruebe si nota alguna relación entre algún alimento específico y el malestar del bebé.

Como referencia, el bebé se queja entre 12 y 16 horas después de que la madre ingiera el alimento nocivo.

4. Alimentación materna variada y nutricionalmente equilibrada

Cuidar la alimentación es un consejo válido de por vida, pero es especialmente relevante en el embarazo y la lactancia ya que todo lo que consume pasa al cuerpo de su bebé.

La leche materna se compone de diversas sustancias, incluidos nutrientes y otros elementos asimilados por su cuerpo a través de los alimentos.

Mantener buenos hábitos alimentarios durante el embarazo y el puerperio también es un factor de salud y bienestar (físico y emocional). Si logra controlar su aumento de peso, se sentirá mucho mejor después de que nazca su bebé y recuperará su forma anterior al embarazo rápidamente y con buena salud.

  • Prefiera comidas sencillas, alimentos naturales, verduras, frutas de temporada y cereales integrales;
  • Consuma pequeñas comidas ligeras durante el día y beba mucha agua (no menos de un litro y medio);
  • Evite quedarse sin comer por períodos superiores a 3/4 horas. De esta manera, no sentirá hambre y podrá controlar mejor la cantidad y calidad de los alimentos que ingiere en las comidas principales;
  • Evitar Comida rápida, alimentos procesados ​​(ricos en azúcar y toxinas que pasan por la leche materna al sistema del bebé y causan irritabilidad), refrescos, dulces y tortas y frituras.

5. Leche de fórmula

  • Si su bebé está siendo alimentado con leche adaptada, hable con su pediatra sobre la cantidad y frecuencia de ingestas. La sobrealimentación es una de las causas de los gases;
  • También puedes intentar usar un biberón diferente al modelo que usas habitualmente, adaptado a la condición y edad del bebé;
  • Prepare la leche exactamente en la cantidad y de la forma indicada por la marca. Al contrario de lo que puedas escuchar, aumentar la cantidad de polvo ya no alimenta al bebé, provocando una sobrecarga del sistema digestivo y otros efectos indeseables como obesidad y gases y cólicos en el bebé.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *