¿Cómo aprenden los bebés a hablar?

Tempo que as mães dedicam aos filhos, afeta o desenvolvimento da criança

Estrictamente hablando, los bebés no hablan. Sin embargo, los bebés son seres muy vocales, incluso si no pueden hablar. La mayoría de los bebés de 7 meses pueden hablar, pero solo pronuncian las primeras palabras después de su primer cumpleaños. Pero, ¿cómo aprenden los bebés a hablar y cómo pueden los padres estimular la característica innata de su bebé?

¿Cómo aprenden los bebés a hablar?

En el primer año de vida, los bebés realmente no hablan, pero siguen siendo muy vocales. En los primeros seis meses, todos los bebés balbucean de la misma manera, lo que hace que sea muy difícil distinguir un bebé europeo de un bebé asiático, por ejemplo. En los próximos seis meses, los bebés están programados para volverse sensibles a sus padres y escuchar atentamente sus voces.

Todo comienza con el movimiento de la lengua y los labios.

Con solo uno o dos meses de vida, el bebé comienza a sacar la lengua ligeramente con los labios entreabiertos. Cuando los une, forma una pequeña burbuja de saliva. Esta fase se llama pre-discurso. A pesar del movimiento de la boca, el bebé aún no emite ningún sonido.

Alrededor de los dos, tres meses, comienza a charlar y nunca deja de usar los sonidos de su boca para intentar comunicarse. Al principio, se limita a soltar gritos y sonidos experimentales. Luego, a medida que pasan las semanas, aparecen los sonidos de vocales abiertas. Esta es la etapa de los gritos, con muchos «oooooos» y «aaaaaas».

Entre los tres y los seis meses, es capaz de entretenerse durante largos períodos de tiempo charlando y experimentando sonidos. Se añaden consonantes a las vocales, produciendo ahora una amplia variedad de sílabas como «ba», «ca», «da», «ma» y «pa».

Poco a poco, las sílabas aisladas se combinan para producir sonidos como «mamam», «papam», «bubuu» o «adaad». En esta etapa, cuando los padres le hablan al bebé, es más probable que el bebé se calle y preste atención a los sonidos que hacen.

En esta etapa, el bebé ya reconoce una voz y puede usar la vocalización para llamar la atención, aunque los sonidos no tengan un significado específico. Además, la intensidad del tono y la frecuencia con la que charlas comienzan a variar.

Alrededor de los ocho o nueve meses, comienza a balbucear o hablar de manera imperfecta y apenas perceptible. A los 10 meses puedes decir “papá” y “mamá” intencionalmente, dando un significado real a la palabra. Con 12 meses puedes decir una palabra o dos más, pero tendrás que esperar hasta los 2 años para poder formar oraciones simples.

Este proceso puede ocurrir a diferentes edades:

  • El 3% de los niños dice su primera palabra a los 9 meses;
  • 10% a los diez meses;
  • 50% a los doce meses;
  • 90% a los dieciocho meses.

¿Hablar con el bebé o hablar con naturalidad?

Muchos padres no pueden resistir la tentación de imitar los sonidos que hace su bebé. Sin embargo, los expertos argumentan que deberían ser los niños quienes imiten a sus padres y no al revés.

Es necesario hablar “en serio” a los bebés, aunque sepan que no entienden lo que les decimos, porque ese es el “catalizador” de su aprendizaje de idiomas. El habla de los adultos es mucho más rica en sonidos e inflexiones.

Articular muy bien y estirar las vocales de forma exagerada («oooohhh, mi liiiindoooo babyééééé») también parece ayudar al cerebro de los bebés a modelar más fácilmente los movimientos necesarios para el habla.

Reconocer la lengua materna

En los primeros 5 o 6 meses de vida, todos los bebés emiten el mismo tipo de sonidos, independientemente del idioma de origen. Incluso alrededor de los 8 meses, los bebés también prestan atención a los sonidos de todos los idiomas que escuchan.

Solo alrededor de los 12 meses los bebés comienzan a reconocer claramente su lengua materna, es decir, el idioma que normalmente se habla más a su alrededor, en detrimento de cualquier otro idioma.

¿Cómo estimular el lenguaje?

Cada bebé nace con la capacidad innata de hablar, pero los padres pueden animar a sus bebés hablándoles. El estímulo diario y constante es decisivo para el desarrollo del lenguaje de bebés y niños.

A los 7 meses, por ejemplo, las palabras que escuchan los bebés estimulan las áreas motoras del cerebro que se encargan de coordinar y planificar los movimientos que permitirán, unos meses después, la articulación efectiva del habla.

Estimular el desarrollo del lenguaje del bebé se puede hacer en las actividades diarias más simples: al amamantar, cambiar pañales, bañar, vestir, en el carro.

Utiliza un discurso sencillo, habla con calma y sin prisas, y con el fin de captar la atención de tu bebé.

La descripción de las actividades que realiza, cantando, contando cuentos, jugando o simplemente hablando, agrada al bebé y le ayuda a desarrollar gradualmente sus enormes habilidades comunicativas.

Canciones infantiles para cantarle a tu bebé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *