¿Cómo aprenden los niños las texturas? ¡Experimentando! –

¿Cómo aprenden los niños las texturas?  ¡Experimentando!  -

¿Cómo enseñar texturas a los niños? ¡Experimentando! Tan pronto como empiezan a poder moverse por sí mismos, a los niños les encanta experimentar, tocar y sentir. Nada se les escapa. Un olor diferente, una forma extraña o una textura que provoque una sensación especial despierta tu curiosidad. ¡Todo es nuevo, todo está por descubrir!

Las diversas texturas son una parte importante de ese aprendizaje. Y la única forma de aprenderlos es probándolos. Y como a los niños, les gusta tocar todo, ya es un punto a favor. El resto depende de la imaginación.

En casa, puede motivar a su hijo para que aprenda a distinguir las distintas texturas a través del juego activo y específico. El niño aprenderá así, pero jugará: nuevo vocabulario, conceptos básicos de ciencia, análisis y desarrollará aún más los sentidos, el tacto y la visión.

Aquí hay algunas ideas de actividades para las diferentes texturas. Intenta variar, utilizando texturas naturales (árboles, hojas, granos …) y confeccionadas (pelo artificial, paredes, tejidos …).

Difícil

Materiales: piedras, cubos de juguete, legumbres secas, azulejos, madera de legos, platos en varios materiales, etc.

Pídale al niño que cierre los ojos y que toque varios materiales duros que tratará de adivinar.

Use piezas de legos y pídale que cuente cuántos pines (las protuberancias que les permiten encajar con las otras piezas) tiene cada uno.

Suave

Materiales: cojines, legumbres cocidas, arcilla, plastilina y otros materiales para modelar que sean blandos.

Pregunte a los niños si puede cambiar la forma del material en su mano. También puedes pedirle que moldee una bola, cilindro, huevo u otra figura geométrica con un trozo de plastilina. Compare con materiales duros que no se pueden moldear.

Viscoso

Materiales: limo, crema corporal o jabón líquido.

Pídale al niño nuevamente que intente darle forma a uno de los materiales anteriores. O limo es perfecto y a los niños les encanta jugar con este material por su textura. Compare con los materiales blandos que son más moldeables.

El baboso, por otro lado, también suele ser resbaladizo. Pruébelo dejándolo en sus manos y pidiendo un toque, por ejemplo. Risa garantizada!

Liso y suave

Materiales: adoquines de playa, papel, pequeñas bolas de juguete, canicas, superficie de la mesa, seda, piel, azulejos, hojas

Ponga al niño tratando de deslizar una pequeña bola o incluso una canica sobre una superficie lisa. Compare con hacer que deslice el mismo objeto sobre una superficie rugosa o rugosa.

Áspero y áspero

Materiales: suelos irregulares, sal, azúcar, arena, grava, papel de lija, vajilla

Pídale al niño que pruebe la textura del papel de lija o trapeador en la piel (con cuidado). Pregúntele cómo se siente. Repite lo mismo con una tela u otro material suave y pregúntale la diferencia de sensaciones.

También puede pedir (como se indica arriba) que el niño intente deslizar una bola pequeña o incluso una canica sobre una superficie lisa. Compare al deslizar el mismo objeto sobre una superficie rugosa o rugosa.

Borroso

Materiales: algodón, plumas, pelo artificial o natural.

Si tienes una mascota con pelo, puedes pedirle al niño que pase la mano y diga cómo se siente. ¿Es borroso y suave o áspero? Pídale al niño que lance varias piezas peludas al aire (por supuesto que no su gato o su perro) y luego algunas más difíciles y pregúntele cuáles tardan más en llegar. Puede señalar la diferencia de peso.

Para todas las texturas

Materiales: varios

Qué tal un búsqueda del tesoro con las texturas? Esta actividad es ideal para más de un niño. Dales un recipiente y tienen que buscar un trozo para cada textura. Puedes hacerlo en interiores o en un espacio verde. Quien primero termine de recolectar un objeto por cada textura gana. ¡Será muy divertido, lo verás y una gran excusa para llevarlos al aire libre y hacer ejercicio también!

Que tal jugar cabra ciega con las texturas? Consigue varios objetos de diferentes texturas. El niño o los niños con los ojos vendados tienen que buscar un objeto blando, por ejemplo. Quien lo obtenga primero, gana. Tenga cuidado y compruebe que no haya peligros, como esquinas puntiagudas de la mesa, por ejemplo.

Artículo basado en la publicación de Modern Mom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *