¿Cómo enseñar a los niños a administrar el dinero?

¿Cómo enseñar a los niños a administrar el dinero?

Es extremadamente importante que los niños comprendan el valor del dinero. Por eso, los hábitos de ahorro deben introducirse temprano, porque al fin y al cabo, «es una cosita que el pepino se tuerza». Con estos hábitos, aprenden a administrar el dinero.

¿Cómo explicar qué son los ahorros para los niños?

Los niños comienzan a darse cuenta de que el mundo está lleno de cosas lindas que les gustaría experimentar alrededor de los tres años. Es, por tanto, en ese momento que hay que iniciar el tema del dinero, explicando que no es ilimitado y que surge del trabajo y no cae del cielo.

Alrededor de los cinco o seis años puedes profundizar en el tema. Si eres un niño responsable y maduro, incluso puedes considerar darle una semana simbólica. En este grupo de edad ya tienen habilidades que les permiten hacer cuentas básicas, lo que puede estimular y facilitar el manejo de su dinero.

¿Cuál es la cantidad semanal que se debe dar?

La respuesta a esta pregunta depende de la edad del menor y de los gastos que le serán encomendados para pagar con la cantidad que reciba. El semanario se puede usar para cargar la tarjeta escolar y comer un dulce o pastel de vez en cuando, pagar una merienda con los amigos o incluso ahorrar para comprar los juguetes que tanto deseas.

Lo más importante es definir con anticipación cuáles son los gastos para ajustar el monto según lo que te parezca más adecuado. Puede oscilar entre un euro a la semana para los más pequeños (cinco / seis años) hasta cinco euros para los mayores (diez / once años). Sin embargo, esto es solo para hacernos una idea, porque, como decíamos antes, todo dependerá de los costos que tenga el niño y de las responsabilidades que se le encomienden.

Para que no se hagan la idea de que hay poco dinero, siempre puedes optar por regalar varias monedas que conforman el valor que estipulaste. Así, podrás animar al pequeño a repartir parte del importe entre tres alcancías.

¿Por qué tres alcancías?

Según el portal Doctor Finance, las tres alcancías tienen tres significados diferentes que ayudarán a su hijo a aprender a administrar el dinero. El primero tendrá dinero para gastar, el segundo para ahorrar y el tercero para ayudar.

Entonces, en el primero el niño debe poner el dinero para los gastos que ya existen. En el segundo se colocará el valor para futuros proyectos o compras. En el tercero, las monedas sirven para introducir a los niños en el concepto de solidaridad y compartir.

Con esta división, los más pequeños se darán cuenta de que el dinero que reciben no se debe gastar todo y que deben pensarlo bien antes de dirigirlo a una de las alcancías. Pronto, aprenden a administrar el dinero.

¿Cómo ayudarlos a administrar el dinero?

El papel de los padres es indirecto. Esto significa que no deben interferir directamente con sus elecciones. Si el niño decide gastar todo el dinero antes de que termine la semana, los padres deben explicarles que era el dinero para toda la semana y que no les darán más. De esta manera, están inculcando un sentido de responsabilidad.

También puede incluirlos en conversaciones sobre gastos del presupuesto familiar (no en aquellas en las que los padres debaten cómo les irá en ese mes más ajustado, para que el niño no se preocupe). Así, los más pequeños se darán cuenta de que el dinero es algo que hay que gestionar según necesidades y prioridades, no siendo un activo garantizado y un recurso inagotable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cómo enseñar a los niños a administrar el dinero?

¿Cómo enseñar a los niños a administrar el dinero?

Es de suma importancia que los niños comprendan el valor del dinero. Por eso, los hábitos de ahorro deben introducirse desde temprana edad, porque al fin y al cabo, “es una cosita que el pepino se retuerza”. Con estos hábitos, aprenden a administrar el dinero.

¿Cómo explicar qué son los ahorros para los niños?

Los niños comienzan a darse cuenta de que el mundo está lleno de cosas lindas que les gustaría experimentar alrededor de los tres años. Es, por tanto, en ese momento que hay que iniciar el tema del dinero, explicando que no es ilimitado y que surge del trabajo y no cae del cielo.

Alrededor de los cinco o seis años puedes profundizar en el tema. Si eres un niño responsable y maduro, incluso puedes considerar darle una semana simbólica. En este grupo de edad ya tienen habilidades que les permiten hacer cuentas básicas, lo que puede estimular y facilitar el manejo de su dinero.

¿Cuál es la cantidad semanal que se debe dar?

La respuesta a esta pregunta depende de la edad del menor y de los gastos que le serán encomendados para pagar con la cantidad que reciba. El semanario se puede utilizar para cargar la cartilla del colegio y comer un caramelo o tarta de vez en cuando, pagar una merienda con los amigos o incluso ahorrar para comprar los juguetes que tanto deseas.

Lo más importante es definir de antemano cuáles son los gastos para poder ajustar el valor según lo que te parezca más adecuado. Puede oscilar entre un euro a la semana para los más pequeños (cinco / seis años) hasta cinco euros para los mayores (diez / once años). Sin embargo, esto es solo para hacerse una idea, porque, como decíamos antes, todo dependerá de los costos que tenga el niño y de las responsabilidades que se le encomienden.

Para que no se hagan la idea de que hay poco dinero, siempre puedes optar por regalar varias monedas que conforman el valor que estipulaste. Así, podrás animar al pequeño a repartir parte del importe entre tres alcancías.

¿Por qué tres alcancías?

Según el portal Doctor Finance, las tres alcancías tienen tres significados diferentes que ayudarán a su hijo a aprender a administrar el dinero. El primero tendrá dinero para gastar, el segundo para ahorrar y el tercero para ayudar.

Entonces, en el primero el niño debe poner el dinero para los gastos que ya existen. En el segundo se colocará el valor para futuros proyectos o compras. En el tercero, las monedas sirven para introducir al niño en el concepto de solidaridad y compartir.

Con esta división, los más pequeños se darán cuenta de que el dinero que reciben no se debe gastar todo y que deben pensarlo bien antes de dirigirlo a una de las alcancías. Pronto, aprenden a administrar el dinero.

¿Cómo ayudarlos a administrar el dinero?

El papel de los padres es indirecto. Esto significa que no deben interferir directamente con sus elecciones. Si el niño decide gastar todo el dinero antes de que termine la semana, los padres deben explicarles que era el dinero para toda la semana y que no lo darán más. De esta manera, están inculcando un sentido de responsabilidad.

También puede incluirlos en conversaciones sobre gastos del presupuesto familiar (no en aquellas en las que los padres debaten cómo les irá en ese mes más apretado, para que el niño no se preocupe). Así, los más pequeños se darán cuenta de que el dinero es algo que hay que gestionar según necesidades y prioridades, no siendo un activo garantizado y un recurso inagotable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *