Complejo de Edipo: ¿qué es y cuál es su influencia en el desarrollo infantil?

Complejo de Edipo: ¿qué es y cuál es su influencia en el desarrollo infantil?

El Complejo de Edipo es un concepto desarrollado por Sigmund Freud, padre del psicoanálisis.

complejo de Edipo

¿Qué es?

El Complejo de Edipo es un fenómeno descrito por el psicoanalista Freud para designar un momento del desarrollo del niño cuando el niño desarrolla sentimientos de amor hacia el progenitor del sexo opuesto y hostil hacia el progenitor del mismo sexo.

Cuando llega

Suele presentarse entre los tres y los cinco años de edad, en la denominada Fase Fálica, según las etapas de desarrollo psicosexual *.

“El niño comienza a manifestar una preferencia exagerada por su madre. El niño comienza a desear que su madre exista solo para él, se pone celoso de su padre y hace todo lo posible para eliminarlo de su convivencia con su madre. Al mismo tiempo, o más tarde, se siente culpable y experimenta remordimientos hacia su padre. Lo mismo pasa con la niña: empieza a desear a su padre y repele a su madre ”.

FREUD

En el caso de la niña, el fenómeno toma otro nombre: el complejo de Electra.


* Freud creía que los niños se desarrollan a través de cinco etapas psicosexuales, en las que la energía de búsqueda de placer de la libido se concentra en una parte diferente del cuerpo:

  • 1a fase: Prácticas orales – las energías de la libido se concentran en la boca.
  • 2da fase: Prácticas Anal – las energías se concentran en el ano.
  • 3a fase: fase fálica – las energías se concentran en el pene o el clítoris.
  • 4ta fase: Etapa de latencia – Es un período en el que hay poco interés libidinal.
  • 5ta fase: etapa genital – Las energías libidinales se concentran en los genitales.

Triangulación de Edipo

Cuando nace el niño, está totalmente vinculado a los padres, ya sea por la satisfacción de sus necesidades, por el cuidado que se llevan a cabo, entre otros factores. Es, por tanto, un momento en el que el niño depende intrínsecamente de ellos, en una relación de fusión, ya que no puede existir sin su protección y cuidado.

El niño crece en una relación triangular (hijo, madre, padre) con la idea de que los padres son parte de él, esto se debe a la extrema dependencia que tiene de ellos. Es entonces cuando, entre los 3 y los 5 años de edad, el Complejo de Edipo aparece como un hito de separación en esta relación triangular. En esta etapa, el niño comprende que él no es el centro del mundo, que el amor no existe solo para él y que los padres no pueden protegerlo de todo.

Cuando se da cuenta de que el padre y la madre tienen una relación que no lo involucra y que, con el tiempo, el amor y la protección hacia él disminuye, el niño se frustra. En consecuencia, culpa de este «retraimiento» al progenitor del mismo sexo (el padre), que busca el amor y la protección del progenitor del sexo opuesto (la madre).

Por lo tanto, el niño desarrolla sentimientos hostiles hacia el padre o cualquier otra cosa / persona que llame su atención y «robe» el amor de la madre. Sin embargo, a pesar de su hostilidad hacia su padre, en el fondo el niño quiere ser como su padre para lograr el amor verdadero y completo de su madre.

Desdramatización de su manifestación en la infancia

Según el padre del Psicoanálisis, el Complejo de Edipo es un evento central normal de la sexualidad infantil que, en la mayoría de los casos, desaparece espontáneamente durante la infancia. Con el tiempo, el complejo se desvanece y en este momento aparece el equilibrio familiar.

Funciones del complejo de Edipo

Siguiendo la teoría de Freud, el Complejo de Edipo tiene varias funciones, tales como:

  • descubrimiento de un objeto de amor resultante de la resolución de sentimientos hacia los padres;
  • aceptación de la ley de prohibición del incesto;
  • acceso a los genitales, con atributos y características de personalidad propios;
  • constitución de instancias psíquicas, especialmente la del superyó;
  • identificación de un ideal;
  • aceptación del sexo de uno.

Cuando el complejo de Edipo está «mal resuelto»

Según Sigmund Freud, cuando el Complejo de Edipo está “mal resuelto” puede haber varias consecuencias en la transición de la niñez a la adolescencia y, posteriormente, a la edad adulta, tales como:

  • hombres fríos e impotentes, con inmensa timidez sexual;
  • presencia constante de sentimientos de inferioridad y un miedo constante de no aprobar sus acciones;
  • sentimientos de culpa, sin nada que lo justifique;
  • agresión excesiva o, por el contrario, sentirse “desarmado ante la vida”;
  • desarrollo de trastornos de la personalidad, como el narcisismo, entre muchos otros. (FREUD, 1996)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *