Cromoterapia, una terapia basada en el color

Cromoterapia, una terapia basada en el color

La cromoterapia es un tratamiento que se utiliza para curar la ictericia neonatal en recién nacidos, por ejemplo.

¿Qué es la cromoterapia?

La cromoterapia es una terapia que utiliza las frecuencias de las ondas emitidas por los colores amarillo, rojo, azul, verde y naranja para afectar determinadas células.

También conocido como cromoterapia, este tratamiento tiene numerosos beneficios, desde promover el bienestar hasta aliviar los síntomas de algunas enfermedades. En este último caso, se realiza en la unidad hospitalaria con consejo médico.

¿Cuales son los beneficios?

La cromoterapia permite:

  • Aliviar los síntomas de una determinada patología;
  • Disminuir el cansancio físico;
  • Mejorar el bienestar general;
  • Ayudar en el tratamiento de los trastornos del sueño;
  • Complementar el tratamiento de los dolores de cabeza;
  • Estimular el sistema nervioso central.

Así, este tratamiento complementario se puede utilizar para tratar la diabetes, fiebre, insomnio, patologías psiquiátricas (como depresión, por ejemplo), los síntomas asociados a la exposición permanente a estrés.

En el caso de los bebés, esta es una forma de terapia muy utilizada para combatir la ictericia.

Sin embargo, es importante destacar que se trata de un tratamiento complementario que no pretende sustituir el tratamiento convencional prescrito por el médico tratante. Es, como la propia denominación indica un complemento, un extra, al tratamiento principal (el convencional).

¿Cómo se realiza el tratamiento?

La cromoterapia se puede aplicar a través de dispositivos / lámparas que emiten diferentes tonalidades. La luz incide directamente sobre la piel.

Sin embargo, también se puede utilizar mediante masajes con aceites con núcleo de contemplación, visualización de colores, uso de ropa o alimentos de un determinado color para curar cierto malestar.

En cromoterapia, cada color tiene varias aplicaciones. Rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta son los colores más utilizados. Los tres primeros tienen una acción estimulante, mientras que el resto tiene un efecto calmante.

Los colores a utilizar los define el cromoterapeuta y varían según la persona y el problema a tratar. El objetivo principal es equilibrar las energías (partes del cuerpo) que están en déficit para restaurar la armonía.

Estos tratamientos deben realizarse a sugerencia o aprobación del médico tratante en algunas unidades de salud públicas y privadas. Sin embargo, es necesario verificar si los profesionales están certificados en esta práctica.

La información de este artículo no pretende, de ninguna manera, reemplazar la orientación de un profesional de la salud ni servir como recomendación para ningún tipo de tratamiento.

Por ello, ante cualquier malestar, le aconsejamos que visite a su médico tratante para obtener el diagnóstico y tratamiento adecuados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *