¿Cuál es el mejor contrato de trabajo?

¿Cuál es el mejor contrato de trabajo?

En nuestro sistema legal, es posible contratar un trabajador con diferentes tipos de contratos.

Entraste en el mercado laboral por primera vez. Te preguntas cuáles son los tipos de contratos con los que podría ser contratado por una empresa. Quieres saber cuál es la mejor forma contractual que te garantiza el mayor número de derechos.

Especialmente después de la liberalización del mercado laboral, que se produjo a finales de los noventa y principios de los 2000, hoy en nuestro ordenamiento jurídico existen numerosos tipos de contratos con los que un trabajador puede ser contratado por una empresa.

Pero ¿cuál es el mejor contrato de trabajo? Responder a esta pregunta no es fácil ya que depende en gran medida de cuáles sean las expectativas del trabajador. Desde el punto de vista de las protecciones, el mejor contrato es sin duda el contrato de trabajo subordinado por tiempo indefinido.

¿Qué es el contrato de trabajo?

los contrato de trabajo es el acuerdo bajo el cual una parte, dicta empleador, atribuye a la otra parte, dijo trabajador, la tarea de realizar una determinada actuación laboral, durante un número determinado de horas y en un determinado lugar de trabajo, y, a cambio, se compromete a proporcionar al empleado un salario mensual.

En nuestro ordenamiento jurídico existen diferentes tipos de contratos laborales mediante los cuales se puede contratar a un empleado. Acertar cual es el mejor contrato de trabajo no es, por tanto, sencillo porque es necesario comprender, en primer lugar, cuáles son las expectativas del empleado.

Bajo la relaciones laborales, y por tanto excluyendo el ámbito del autoempleo, el mejor contrato de trabajo es el indefinido.

El contrato indefinido

La ley establece que la forma común de contratar al empleado es la contrato de trabajo permanente [1]. Este tipo de contrato se caracteriza por la presencia del vínculo de subordinación que vincula al empleado con el empleador [2]. De ello se deduce que el trabajador debe realizar el trabajo siguiendo las instrucciones, directivas y órdenes dadas por el empleador.

Sin embargo, dada la sujeción a este vínculo de subordinación, este tipo de contrato ofrece al trabajador importantes derechos y protecciones.

En primer lugar, en el caso del contrato indefinido no se preestablece una fecha de caducidad de la relación y, por tanto, el trabajador puede tener una cierta estabilidad en el tiempo y planificar sus compromisos familiares y de vida con cierta serenidad. De hecho, el empleador puede despedir al empleado y rescindir la relación laboral solo por una causa justa o por una razón justificada.

Además, el empleado contratado con contrato indefinido, tiene acceso a una serie de derechos y protecciones como, entre otros:

  • derecho a desempeñar las funciones para las que fue contratado;
  • derecho a no ser trasladado a otro lugar de trabajo en ausencia de razones técnicas, organizativas y de producción acreditadas;
  • derecho a vacaciones y descanso;
  • el derecho a un salario que sea al menos igual al salario mínimo previsto por el convenio colectivo nacional de trabajo aplicado;
  • el derecho a ausentarse del trabajo ya recibir un tratamiento económico específico en caso de enfermedad, accidente, embarazo;
  • derecho a pagar cotizaciones a la seguridad social;
  • derecho a indemnización por despido

Es opinión común que el contrato de trabajo indefinido es el mejor contrato de trabajo precisamente porque garantiza una protección y unos derechos particulares del trabajador.

El contrato de duración determinada

los contrato de duración determinada [3] ofrece al trabajador todos los derechos y protecciones previstos en el contrato de trabajo indefinido y, desde el punto de vista de las garantías, puede por tanto considerarse completamente similar al contrato indefinido.

Sin embargo, hay un elemento fundamental que hace que este tipo de contrato sea más precario que el contrato indefinido. Es la presencia del término. En este contrato, de hecho, las partes predeterminan desde el principio cuál será el fecha de vencimiento de la relación contractual. De ello se desprende que este contrato ofrece menos certeza para el futuro del trabajador.

Contrato de guardia

Aún en el contexto de las relaciones laborales subordinadas, el contrato que ofrece menos certeza para los trabajadores es el contrato de trabajo intermitente [4]. Con este contrato, de hecho, el trabajador se pone a disposición del empleador que puede convocarlo para un trabajo de duración indefinida. De ello se deduce que, con este contrato, el trabajador no sabe si será llamado y, en caso afirmativo, durante cuánto tiempo podrá trabajar.

los trabajador de guardiapor lo tanto, no tendrá ninguna certeza sobre su salario futuro y, por lo tanto, no podrá planificar su vida en consecuencia.

Nota

[1] Art. 1 Decreto Legislativo 81/2015.

[2] Art. 2094 cod. civ.

[3] Art. 19 del Decreto Legislativo 81/2015.

[4] Art. 13 Decreto Legislativo 81/2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *