Dar a luz enmascarados, ginecólogos divididos

Dar a luz enmascarado

El Colegio Nacional de Ginecólogos Obstetras está publicando un aviso instando a no imponer el uso de una máscara durante el parto, cuando las mujeres no muestran síntomas de Covid. La violencia de la oposición provocada por esta opinión convenció a su autor, el secretario general del colegio, de retirarse.

  • Terminó tirando la toalla, a tres meses del final de su mandato. El profesor Philippe Deruelle, jefe de la maternidad del Hospital Universitario de Estrasburgo, ha decidido dejar su puesto de secretario general del Colegio Nacional de Ginecólogos Obstetras Franceses (CNGOF), el jueves 1er Octubre, después de haber logrado, el día anterior, un compromiso que juzga «mínimo» sobre la cuestión del uso de máscara en las maternidades.
  • Desde el inicio de la crisis sanitaria vinculada al Covid-19, las maternidades han estado bajo presión. Muchas mujeres jóvenes denuncian las condiciones de su parto, que consideran “violencia obstétrica”. Algunas han formado el colectivo Alto a la violencia obstétrica y ginecológica, y sus mensajes en las redes sociales se suman: “Una mujer pide ayuda porque da a luz enmascarada y sin su acompañante. Se asfixia, entra en pánico… ”, escribe por ejemplo el colectivo en Twitter. “¿Y si nuestra fabulosa medicina descubriera que una mujer necesita respirar para dar a luz? Por no hablar de la tristeza de recibir a su hijo con una máscara ”, comenta un internauta.

«Podemos ofrecer el uso de una visera adaptada al rostro»

  • Frente al cabestrillo, el profesor Philippe Deruelle trató de dar una respuesta integral por parte del Colegio Nacional de Ginecólogos Obstetras (CNGOF). En un aviso publicado el miércoles 30 de septiembre, la universidad escribió que, para las mujeres que no muestran síntomas de Covid, usar una máscara sigue siendo «recomendado en presencia de cuidadores» pero que, durante los esfuerzos de expulsión, «no puede imponerse ”. En cambio, «podemos ofrecer el uso de una visera adaptada al rostro», explica el documento, comentado en profundidad internamente.
  • Tan pronto como la opinión fue publicada en el sitio web del Colegio, el médico cerró la puerta de la sociedad culta, tocada por la violencia de la oposición que encontró esta opinión. «Pensé que la profesión había evolucionado, pero ella todavía no sabe escuchar a las mujeres», lamenta. Como soy una minoría en la oficina de la universidad, renuncié. «
  • Sin embargo, el médico atestigua que la acogida de las mujeres que dan a luz en tiempos de Covid no es insuperable, cuando se explican las limitaciones y se escuchan las preocupaciones de las pacientes. En su departamento del hospital de Estrasburgo, en una región muy afectada por la epidemia, “el 80% de las parteras aceptan que las mujeres no vayan enmascaradas. Como se mantienen a más de 2 m de la cara del paciente, el riesgo de transmisión es mínimo. No están corroborados por ningún estudio internacional ”, explica Philippe Deruelle.

Seguridad primero

  • Argumentos que difícilmente han convencido a una profesión muy apegada a la primacía de la seguridad. “Quizás porque, históricamente, el tema de la higiene en las salas de partos se ha mantenido tristemente asociado a la fiebre puerperal, una epidemia que mató más que la mortalidad infantil natural a principios del siglo XX.mi siglo ”, argumenta el historiador Paul Cesbron.
  • Concretamente, este desarrollo debería cambiar la vida de las madres jóvenes, aunque sea cada equipo el que establezca sus propias reglas, según la circulación del virus y la configuración de las instalaciones.

Una pregunta no trivial

  • La opinión del CNGOF ya es bienvenida por los profesionales del niño. La cuestión de la máscara está lejos de ser trivial para un recién nacido, confirma por ejemplo la psiquiatra Myriam Szejer. En los últimos años, de hecho, el conocimiento de las habilidades del recién nacido ha avanzado mucho y el momento del nacimiento, a primera vista, ahora se considera decisivo para la seguridad emocional del infante.
  • “Ahora, por ejemplo, sabemos que si un recién nacido puede ver 30 cm es porque corresponde a la distancia entre su rostro y el de su madre cuando ella le da el pecho, explica el psiquiatra infantil. Por tanto, este campo visual no es fruto del azar y permite que el niño aprenda el rostro de su madre mientras está amamantando. El recién nacido está predispuesto a realizar este aprendizaje porque es muy importante para él. Si bien, incluso antes de nacer, ya conoce a su madre por su olor, el latido de su corazón, el sonido de su voz, debe poder asociar estos elementos entre sí y con el rostro para sentirse seguro.
  • “Recomendar el uso de una visera en lugar de una máscara es quizás un buen compromiso entre el imperativo de la seguridad de la maternidad y el bienestar del niño, por eso dice Myriam Szejer, aunque también confío en la capacidad adaptación de niños pequeños «. Al igual que las personas con discapacidad visual, por ejemplo, sin duda podrán utilizar sus otros sentidos para compensar la vista si la máscara se lo impide.

© Emmanuelle Lucas para La Croix © Bayard Presse 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *