¿Deberíamos contarles todo a nuestros hijos?

Devemos contar tudo aos nossos filhos?

Es una pregunta que muchos padres se hacen cuando surge un problema: ¿debemos contarles todo a nuestros hijos?

Un ruido de fondo. Los padres discuten en la sala, siempre están tristes, muy “nerviosos”. El hijo escucha todo en la habitación pero no entiende muy bien lo que hablan, ni por qué lo hacen.

Creo que una gran parte de nosotros ya hemos pasado por esta situación de niños y recordamos lo angustiados que estábamos al no saber lo que estaba pasando, cuando todo nos iba bien.

Problemas graves dentro de la familia que afectan al sistema familiar. Ya sea una posible separación, una situación de desempleo o la aparición de un problema de salud.

¿Debemos decirle al niño u ocultar lo que nos aflige? En la inmensa mayoría de los casos, sí, de lo contrario, veamos por qué:

El niño es consciente de que algo no anda bien

Los niños notan que algo está sucediendo. A menudo, el hecho de que no conozcan la razón que les genera malestar, puede afectar aún más.

Recuerde que la imaginación es muy fértil y que muchas veces el razonamiento y la especulación del niño pueden convertir esta aprensión, consecuencia de discusiones e inquietudes, en ansiedad.

Decirle al niño es importante por varios factores: el primero es que se siente integrado en el sistema familiar, lo que refuerza la empatía y el vínculo entre todos.

El segundo se relaciona con el hecho de que el niño tiene acceso a las respuestas que busca, lo ayuda a lidiar con especulaciones que puede estar haciendo, siendo reemplazado por algo cierto, un problema concreto.

Contar implica cuidado

Si la situación es frágil y causa tristeza, aunque es preferible decir la verdad, la forma en que se cuenta es igual, si no más, importante.

Las etapas de desarrollo del niño influyen directamente en la forma en que comprende y maneja la información.

Contar un problema grave a un niño de 3 años es diferente a contarle a un niño de 10. El lenguaje y el contenido en sí deben adaptarse a varios factores, incluida la edad y la personalidad.

Es importante para tu desarrollo

Junto con muchas áreas del desarrollo en las que el niño necesita trabajar, existen conceptos como la frustración y el manejo de las emociones negativas. El desarrollo saludable también implica que el niño sea capaz de gestionar estos momentos menos buenos, superándolos, trabajando en la resiliencia.

Todas las familias experimentan problemas graves y pérdidas importantes. Tratar con ellos se vuelve más fácil con la unidad y la ayuda mutua. El niño, al ser parte de él, necesita muchas cosas, incluida la sinceridad. Este compartir debe hacerse con cuidado y, sobre todo, con cariño.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *