Ejercicios de respiración para combatir la ansiedad durante el aislamiento

Ejercicios de respiración para combatir la ansiedad durante el aislamiento.

El período de aislamiento social que todos estamos atravesando, aunque es fundamental para combatir esta enfermedad, puede ser bastante doloroso desde el punto de vista mental.

El cambio que todos nos vimos obligados a realizar y que afectó prácticamente a todos los ámbitos de nuestra vida, se produjo de forma absolutamente abrumadora, no habiendo dado a las familias el tiempo suficiente para adaptarse paulatinamente a la nueva realidad.

En este escenario, el impacto psicológico puede ser bastante intenso, con tendencia a aumentar, si estas medidas duran mucho tiempo.

Además de una rutina bien diseñada, cuidados del sueño y una nutrición adecuada, los ejercicios de respiración pueden ser importantes en esta etapa y pueden contribuir a disminuir los niveles de ansiedad.

Aunque existen decenas de ejercicios que han demostrado ser efectivos para reducir el malestar relacionado con el mismo (incluidas las técnicas de mindfulness que se están promoviendo ampliamente en la actualidad) destacaría dos técnicas de respiración que se pueden practicar de forma regular e insertar en el día. -día, no tardando mucho:

Respiración diafragmática:

Esta conocida técnica de respiración puede y debe usarse a diario. Es la respiración abdominal típica, que conocemos y asociamos con la respiración de los bebés.

Como hacer:

Para practicar esta respiración, acuéstese boca arriba y coloque un libro en su área abdominal. Respire profundamente mirando el libro subir y bajar. Concéntrate evitando que los hombros y el pecho se muevan: en la respiración diafragmática solo se mueve el vientre. Para empezar, tome 5 respiraciones por la mañana al despertarse y 5 por la noche antes de acostarse. Si comienza a sentirse ansioso durante el día, considere ponerse cómodo y comenzar este tipo de respiración.

Aliento 4-7-8

Esta también es una técnica de respiración muy común. Existen algunas variantes, pero en todas ellas su objetivo es un control respiratorio previniendo la hiperventilación que es habitual en momentos de ansiedad.

Como hacer:

Cuando sienta que la tensión aumenta y los niveles de ansiedad aumentan, deténgase, inhale durante 4 segundos, contenga la respiración durante 7 y exhale durante 8. Repita este ejercicio varias veces durante el día o cuando sienta que su ansiedad está por encima normal.

Esta técnica también puede ser un arma importante fuera de situaciones relacionadas con la ansiedad, por ejemplo en situaciones de conflicto. En el período de aislamiento, los nervios de la piel pueden ser más comunes. Por lo tanto, promover un espacio de tiempo durante una discusión puede ser de vital importancia para no decir lo que no quieres, irracionalmente y, en consecuencia, evitar una escalada.

Entonces, si hay una discusión, considere hacer este ejercicio antes de responder. Este momento de pausa puede promover un comportamiento más asertivo y menos tenso en un momento que ya es.

De forma aislada, la adaptación es necesaria en varias áreas y perspectivas. Si en una rutina normal no me perdería estos ejercicios, en una situación como la que estamos atravesando puede aportar un alivio importante.

Experimente, pruebe su efecto y vea si es efectivo teniendo en cuenta sus características personales y su individualidad. No olvide que, a pesar de la situación, siempre hay ayuda disponible. Busque un profesional si es necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *