El gobernador de Ohio dice que enseñar en persona es una ‘condición’ para que los maestros se vacunen

Ohio GOP Gubernatorial Candidate Mike DeWine Attends Election Night In Columbus

Mike DeWine, candidato a gobernador republicano de Ohio, asiste a la noche de elecciones en Columbus
Justin Merriman / Getty

El gobernador de Ohio, Mike DeWine, declaró que los maestros de Ohio serán vacunados a partir del 1 de febrero, pero solo si están de acuerdo con sus condiciones.

Dado que las vacunas COVID-19 se administran a profesionales de la salud y residentes de hogares de ancianos en todo el país, era solo cuestión de tiempo antes de que los educadores también tuvieran prioridad para recibir la vacuna. Los maestros de Ohio son elegibles para recibir la vacuna a partir del 1 de febrero, según una nueva declaración del gobernador Mike DeWine. Pero solo si acuerdan, por escrito, enseñar en persona a partir del 1 de marzo.

Esto significa que no solo la priorización de vacunas está condicionada para los maestros de Ohio, sino que el gobernador DeWine ni siquiera permite suficiente tiempo entre las dosis de la vacuna para que surta efecto.

Se ofrecerán vacunas para más de 138,000 empleados adultos a los distritos escolares que deseen reanudar las clases en persona, con el objetivo de que los estudiantes regresen a clases para el 1 de marzo. Según DeWine, los estudiantes están luchando con el aprendizaje en casa. A pesar de negarle a los maestros una vacuna que salva vidas para impulsar su agenda política de hacer cumplir el aprendizaje en persona, DeWine dijo que los padres pueden continuar optando por el aprendizaje remoto para sus hijos.

Aproximadamente el 71% de los alumnos de Ohio asisten a clases de forma remota o en un modelo híbrido de una combinación de aprendizaje en persona y en línea.

«Esta semana, estamos enviando formularios para que los firmen los superintendentes; les pedimos que acepten volver al aprendizaje completo en persona o híbrido antes del 1 de marzo», dijo el gobernador. «Esa es una condición para recibir la vacuna».

También dijo que el estado pedirá a las escuelas que envíen a los funcionarios estatales la cantidad de personal que creen que optará por vacunarse y que indiquen si ya están «trabajando con socios» para la administración de la vacuna.

Muchos habitantes de Ohio, incluidos padres y educadores, criticaron al gobernador por usar su poder político para negar la vacuna a una población vulnerable. Acusaron a DeWine de ser manipulador y poco ético con la distribución de la vacuna y señalaron que la vacuna necesita tiempo para alcanzar la máxima eficacia.

Obligar al personal de la escuela a trabajar en persona todos los días antes de que puedan vacunarse, y antes de que haya una vacuna disponible para los niños, tiene a Ohio en pie de guerra, y con razón.

Aunque DeWine condenó públicamente el terrorismo en el Capitolio a principios de esta semana, ha sido un aliado de Donald Trump durante la totalidad de su presidencia. Dijo que no está a favor de destituir a Trump de su cargo a pesar de que su comportamiento incitador es traidor, diciendo que «nos quedan 13 días hasta que el nuevo presidente asuma el cargo» y que invocar la Enmienda 25 «disminuiría la fe en nuestra sistema.»

Y ahora DeWine debe sufrir la pérdida de fe de sus propios electores gracias a su fallido lanzamiento de vacunas.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *