El propósito de los cambios de sueño en la infancia.

A los 6 meses, ¿el bebé aún no duerme toda la noche?

Un equipo de investigadores ha identificado una cambio repentino en el propósito del sueño en niños pequeños. La razón por la que necesitamos dormir cambia de manera efectiva con la edad y mucho antes de lo que se pensaba.

Una nueva investigación, registrada en la publicación New Atlas, explica que cuando los niños tienen alrededor de dos años, el papel del sueño cambia. Pasa de ser una actividad que ayuda al cerebro en su desarrollo, a una con función reparadora.

La publicación explica que el descubrimiento se logró mediante un análisis de más de 50 estudios sobre el sueño, tanto en humanos como en animales.

Los datos se recopilaron durante el resto del sueño total y la duración del sueño REM (Movimiento rápido de ojos). Al mismo tiempo, también se consideraron los cambios en el desarrollo del cerebro y el tamaño corporal.

A la vista de los resultados, se pudo concluir que cuando el niño cumplió dos años, el sueño REM disminuyó. Los datos fueron consistentes en todas las especies analizadas, desde cerdos hasta conejos. Cuando estos alcanzaron el equivalente a dos años y medio de un ser humano, hubo una fuerte caída en el volumen del sueño REM.

Los investigadores encontraron que, hasta los dos años, el crecimiento y la reorganización sináptica, elementos que apoyan el aprendizaje y la formación de la memoria, se convierten en el principal objetivo del sueño.

Después de esa edad, el propósito del sueño está dominado por la reparación y la limpieza o el mantenimiento. La transición entre las dos fases no es un proceso gradual. Ocurre incluso en un corto período de tiempo. Los investigadores compararon la transición al paso del agua al hielo.

El estudio sugiere que mientras que los bebés recién nacidos pasan aproximadamente el 50% de su tiempo total de sueño en la fase REM, a la edad de 50 años, una persona pasa solo el 15% del sueño en REM.

Citado por la revista, los investigadores del estudio identificaron el «punto de inflexión específico que ocurre a una edad inesperadamente precisa de aproximadamente 2.4 años, lo que refleja un cambio crítico en el desarrollo fisiológico o cerebral».

Añaden que «en todos los casos, vemos un cambio brusco en la escala del sueño durante este período de desarrollo inicial que, hasta donde sabemos, nunca estuvo asociado a un cambio en la función del sueño».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *