Embarazo prolongado: ¿cuánto tiempo es seguro esperar?

Interrupción terapéutica del embarazo - Mother-Want-Me

El embarazo prolongado es aquel que se extiende más allá de las 42 semanas completas de edad gestacional. Un recién nacido se considera posmaduro o postérmino cuando nace después de este hito.

La posmadurez presenta algunos riesgos para el bienestar fetal debido principalmente a la disminución de la función placentaria, lo que conduce a una disminución del suministro de nutrientes y oxígeno al bebé.

Embarazo prolongado

Según la Organización Mundial de la Salud, un embarazo prolongado es aquel que afecta 42 semanas completas (o 294 días), contando desde el primer día de su último período (FUM).

A los efectos de fechar la edad gestacional, se considera que el embarazo dura 268 días desde el momento de la concepción o 280 días (40 semanas) desde el primer día de la última menstruación.

El parto posmaduro (postérmino) es mucho menos frecuente que el parto prematuro (prematuro) y, en general, se desconocen las causas del embarazo prolongado.

En caso de un embarazo prolongado, se adoptan algunos procedimientos para monitorear el bienestar fetal: evaluación cardíaca fetal (cardiotocografía o CTG), vigilancia del líquido amniótico y funcionamiento de la placenta.

Si no hay signos de parto, el médico puede provocar el parto o elegir una cesárea si hay signos de sufrimiento o el cuello uterino no puede dejar pasar al bebé.

El recién nacido a término

Los recién nacidos que nacen tarde pueden tener la piel seca, descamada y demacrada, especialmente si el funcionamiento normal de la placenta está gravemente comprometido.

Las uñas de las manos y los pies se extienden más allá de las yemas de los dedos y, al igual que el cordón umbilical, pueden ser de color verdoso, lo que es un signo de la presencia de meconio en el líquido amniótico.

Complicaciones en el recién nacido postérmino

1. Desnutrición

Función placentaria reducida (ver ¿Cuál es el grado de la placenta?) Es el mayor riesgo para los bebés que pasan el término. Al final del embarazo, la placenta se vuelve cada vez menos eficaz para proporcionar oxígeno y nutrientes.

Para compensar este déficit de nutrientes, el feto utiliza sus propias grasas y carbohidratos (azúcares) para generar la energía que necesita para crecer. Como resultado, puede nacer con bajo peso y más pequeño de lo esperado para la edad gestacional.

2. Hipoglucemia (niveles bajos de azúcar en sangre)

Los recién nacidos que han alcanzado la madurez tienden a tener concentraciones bajas de azúcar en sangre (hipoglucemia) porque han agotado sus reservas de grasas y carbohidratos antes del parto.

3. Privación de oxígeno

Si la placenta envejece severamente, pierde su capacidad de suministrar oxígeno, especialmente durante el trabajo de parto (designación de todo el proceso desde el comienzo de la dilatación del cuello uterino hasta el nacimiento).

La privación de oxígeno puede causar sufrimiento fetal (ver sufrimiento fetal) y, en casos extremos, dañar el cerebro y otros órganos. El sufrimiento fetal también puede hacer que el feto evacue (meconio) en el líquido amniótico.

4. Aspiración de meconio

Debido a la angustia, el feto puede desarrollar sibilancias e inhalar el líquido amniótico «contaminado» con meconio. Esto ingresa a los pulmones bloqueando las vías respiratorias incluso antes del parto. Como resultado, el bebé puede tener dificultad para respirar después del parto (ver Síndrome de aspiración de meconio).

Tratamiento del recién nacido a término

El tratamiento dependerá de las complicaciones que presente el recién nacido.

Las bajas concentraciones de oxígeno y el consiguiente sufrimiento fetal pueden requerir reanimación posparto.

Si hay rastros de meconio en el líquido amniótico y el recién nacido está apático, el meconio se aspira a través de la tráquea para despejar las vías respiratorias. En casos más graves, es posible que se requiera ventilación.

Para evitar el riesgo de hipoglucemia, puede ser necesario administrar soluciones de azúcar (glucosa) por vía intravenosa o amamantar a su bebé con frecuencia (con leche materna o fórmula láctea).

Si no se producen algunas de estas complicaciones, el objetivo principal será proporcionar una buena nutrición para que el bebé pueda ganar peso rápidamente.

Importancia de calcular la edad gestacional

Como el embarazo prolongado tiene una serie de consecuencias para la salud materna y fetal, la datación del embarazo es muy importante y se reevaluará en cada ecografía del embarazo.

Conocer la edad del embarazo le permite al obstetra seguir la tasa de crecimiento intrauterino del bebé y diagnosticar los primeros signos de retraso en el desarrollo. Por otro lado, también permite adecuar los cuidados necesarios a la mujer durante el período prenatal.

Grado placentario y bienestar fetal

Es a través de la placenta que el bebé recibe todo lo que necesita para desarrollarse (oxígeno y nutrientes) y, en una etapa posterior del embarazo, anticuerpos que lo ayudarán a desarrollar su propia resistencia inmune para combatir los agentes infecciosos y las bacterias que quedará expuesta fuera de la protección del útero.

En un embarazo prolongado, la placenta se calcifica y envejece, perdiendo parte de su capacidad para nutrir al bebé, lo que provoca importantes deficiencias que comprometen el bienestar del bebé.

¿Cómo acelerar la entrega?

Después de las 37 semanas, el bebé se considera a término y está listo para nacer. Muchas parejas se preguntan qué pueden hacer para acelerar el inicio del trabajo de parto. Al no ser una ciencia exacta, existen algunas medidas que pueden ayudar a estimular el inicio del trabajo de parto, como caminar o tener relaciones sexuales.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Embarazo prolongado: ¿cuánto tiempo es seguro esperar?

Interrupción terapéutica del embarazo - Mother-Want-Me

El embarazo prolongado es aquel que se extiende más allá de las 42 semanas completas de edad gestacional. Un recién nacido se considera posmaduro o postérmino cuando nace después de este hito.

La posmadurez presenta algunos riesgos para el bienestar fetal debido principalmente a la disminución de la función placentaria, lo que conduce a una disminución del suministro de nutrientes y oxígeno al bebé.

Embarazo prolongado

Según la Organización Mundial de la Salud, un embarazo prolongado es aquel que afecta 42 semanas completas (o 294 días), contando desde el primer día de su último período (FUM).

A los efectos de fechar la edad gestacional, se considera que el embarazo dura 268 días desde el momento de la concepción o 280 días (40 semanas) desde el primer día de la última menstruación.

El parto posmaduro (postérmino) es mucho menos frecuente que el parto prematuro (prematuro) y, en general, se desconocen las causas del embarazo prolongado.

En caso de un embarazo prolongado, se adoptan algunos procedimientos para monitorear el bienestar fetal: evaluación cardíaca fetal (cardiotocografía o CTG), vigilancia del líquido amniótico y funcionamiento de la placenta.

Si no hay signos de parto, el médico puede provocar el parto o elegir una cesárea si hay signos de sufrimiento o el cuello uterino no puede dejar pasar al bebé.

El recién nacido a término

Los recién nacidos que nacen tarde pueden tener la piel seca, escamosa y demacrada, especialmente si el funcionamiento normal de la placenta está gravemente comprometido.

Las uñas de las manos y los pies se extienden más allá de las yemas de los dedos y, al igual que el cordón umbilical, pueden ser de color verdoso, lo que es un signo de la presencia de meconio en el líquido amniótico.

Complicaciones en el recién nacido postérmino

1. Desnutrición

Función placentaria reducida (ver ¿Cuál es el grado de la placenta?) Es el mayor riesgo para los bebés que pasan el término. Al final del embarazo, la placenta se vuelve cada vez menos eficaz para proporcionar oxígeno y nutrientes.

Para compensar este déficit de nutrientes, el feto utiliza sus propias grasas y carbohidratos (azúcares) para generar la energía que necesita para crecer. Como resultado, puede nacer con bajo peso y más pequeño de lo esperado para la edad gestacional.

2. Hipoglucemia (niveles bajos de azúcar en sangre)

Los recién nacidos que han alcanzado la madurez tienden a tener concentraciones bajas de azúcar en sangre (hipoglucemia) porque han agotado sus reservas de grasas y carbohidratos antes del parto.

3. Privación de oxígeno

Si la placenta envejece severamente, pierde su capacidad de suministrar oxígeno, especialmente durante el trabajo de parto (designación de todo el proceso desde el comienzo de la dilatación del cuello uterino hasta el nacimiento).

La privación de oxígeno puede causar sufrimiento fetal (ver sufrimiento fetal) y, en casos extremos, dañar el cerebro y otros órganos. El sufrimiento fetal también puede hacer que el feto evacue (meconio) en el líquido amniótico.

4. Aspiración de meconio

Debido a la angustia, el feto puede desarrollar sibilancias e inhalar el líquido amniótico «contaminado» con meconio. Esto ingresa a los pulmones bloqueando las vías respiratorias incluso antes del parto. Como resultado, el bebé puede tener dificultad para respirar después del parto (ver Síndrome de aspiración de meconio).

Tratamiento del recién nacido a término

El tratamiento dependerá de las complicaciones que presente el recién nacido.

Las bajas concentraciones de oxígeno y el consiguiente sufrimiento fetal pueden requerir reanimación posparto.

Si hay rastros de meconio en el líquido amniótico y el recién nacido está apático, el meconio se aspira a través de la tráquea para despejar las vías respiratorias. En casos más graves, es posible que se requiera ventilación.

Para evitar el riesgo de hipoglucemia, puede ser necesario administrar soluciones de azúcar (glucosa) por vía intravenosa o amamantar a su bebé con frecuencia (con leche materna o fórmula láctea).

Si no se producen algunas de estas complicaciones, el objetivo principal será proporcionar una buena nutrición para que el bebé pueda ganar peso rápidamente.

Importancia de calcular la edad gestacional

Dado que el embarazo prolongado tiene una serie de consecuencias para la salud materna y fetal, la datación del embarazo es muy importante y será reevaluada en cada ecografía del embarazo.

Conocer la edad del embarazo permite al obstetra seguir la tasa de crecimiento intrauterino del bebé y diagnosticar los primeros signos de retraso en el desarrollo. Por otro lado, también permite adecuar los cuidados necesarios a la mujer durante el período prenatal.

Grado placentario y bienestar fetal

Es a través de la placenta que el bebé recibe todo lo que necesita para desarrollarse (oxígeno y nutrientes) y, en una etapa posterior del embarazo, anticuerpos que lo ayudarán a desarrollar su propia resistencia inmune para combatir los agentes infecciosos y las bacterias que quedará expuesta fuera de la protección del útero.

En un embarazo prolongado, la placenta se calcifica y envejece, perdiendo parte de su capacidad de nutrir al bebé, lo que provoca importantes deficiencias que comprometen el bienestar del bebé.

¿Cómo acelerar la entrega?

Después de las 37 semanas, el bebé se considera a término y está listo para nacer. Muchas parejas se preguntan qué pueden hacer para acelerar el inicio del trabajo de parto. Al no ser una ciencia exacta, existen algunas medidas que pueden ayudar a estimular el inicio del trabajo de parto, como caminar o tener relaciones sexuales.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *