Encefalocele: que es, causas y tratamientos

Encefalocele: qué es, causas y tratamientos.

El encefalocele es uno de los tres tipos más comunes de defectos del tubo neural, que ocurren debido a complicaciones cuando se forma el sistema nervioso en el feto.

Encefalocele

¿Qué es?

LA El encefalocele es una especie de saco / bolsa con tejido cerebral que crece fuera del cráneo. Este problema surge porque la estructura ósea del cráneo no se ha cerrado por completo, dejando así un área “abierta” y, por lo tanto, es el lugar donde hay una protuberancia, el saco con tejido cerebral.

Aunque suele presentarse en la nuca (encefalocele occipital), también se puede ver por encima de la nuca (encefalocele parietal), en la nariz (encefalocele naisoetmoidal) o en la zona frontal del cerebro (encefalocele frontal).

Causas

Actualmente, se desconocen las causas de esta condición. Sin embargo, muchos expertos creen que hay una serie de factores que pueden ser preponderantes para la aparición de defectos del tubo neural, como la herencia genética y los factores ambientales en el prejuicio y durante el propio embarazo.

Aproximadamente el 50% de los bebés tienen otras anomalías congénitas al mismo tiempo.

Síntomas / Consecuencias

Cambios a forma y tamaño de la circunferencia de la cabeza (cabeza pequeña en comparación con el cuerpo – microcefalia – o acumulación de líquido en el cerebro – hidrocefalia -), convulsiones, problemas de visión y retrasos en el desarrollo motor (dificultad para mover brazos y piernas, por ejemplo) y cognitivo pueden ser algunas de las manifestaciones clínicas del encefalocele.

Diagnóstico y tratamiento del encefalocele.

Ante la presencia de algunos de estos signos, o incluso otros, es de suma importancia que el profesional de la salud observe al niño y solicite pruebas complementarias para confirmar el diagnóstico.

Sin embargo, este tipo de afección se puede diagnosticar en una de las tres ecografías durante el embarazo. Si este es el caso, es recomendable que la familia busque un neurocirujano para monitorear el desarrollo fetal intrauterino. Este profesional especializado estudiará junto con el obstetra qué tipo de parto (parto normal o cesárea) es el más adecuado y programará el procedimiento de corrección quirúrgica en los primeros días de vida del bebé.

En cuanto al pronóstico, dependerá de la ubicación y tamaño de la lesión.

Aunque la mayoría de los encefaloceles pueden corregirse con una intervención quirúrgica sin que esto afecte al desarrollo normal del niño, puede que no ocurra lo mismo cuando existen otras patologías asociadas. En tales casos, el tratamiento debe considerarse caso por caso, teniendo en cuenta las comorbilidades y el historial médico del niño.

Cabe destacar que la intervención médica no cambia el pronóstico neurológico, es decir, si ya tiene algún tipo de consecuencias mencionadas anteriormente, no se eliminará, sus impactos se pueden reducir, pero no erradicar totalmente. La cirugía tiene como objetivo corregir la estética de la cabeza y evitar que el bebé tenga más secuelas.

Prevención

Las investigaciones realizadas a lo largo de los años han concluido que tomar ácido fólico durante el embarazo y en la fase previa a la concepción reduce sustancialmente la probabilidad de que el bebé nazca con defectos del tubo neural, incluido el encefalocele.

También la ingesta de Vitamina B parece tener un papel preventivo en estas patologías relacionadas con el cerebro y la columna.

La información de este artículo no pretende, de ninguna manera, reemplazar la orientación de un profesional de la salud ni servir como recomendación para ningún tipo de tratamiento.

Por ello, ante cualquier malestar, le aconsejamos que visite a su médico tratante para obtener el diagnóstico y tratamiento adecuados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *