Esto es lo que realmente siente una madre soltera

Tired mother, trying to pour coffee in the morning. Woman lying on kitchen table after sleepless night

Madre cansada, tratando de servir café por la mañana.  Mujer acostada en la mesa de la cocina después de la noche sin dormir
Mami aterradora y tatyana_tomsickova / Getty

¿Qué te imaginas cuando escuchas «madre soltera»? ¿Te imaginas a una mujer más preocupada por su próximo trago que por el juego de béisbol de su hijo? Quizás te imaginas a una mujer fumando un Virginia Slim en el destartalado porche de un viejo y destartalado tráiler mientras sus hijos juegan en la calle sin zapatos.

Para mí, «madre soltera» significa mucho más.

Es la mujer que se sienta en su escritorio y se preocupa por cómo volver a encender las luces antes de recoger a sus hijos de la escuela. La mujer que ha agotado todas las tarjetas de crédito que posee para asegurarse de que sus hijos tengan regalos para abrir la mañana de Navidad envueltos cuidadosamente debajo del árbol de Navidad de la tienda del dólar.

¿Conoce a esa mujer que era un poco irritante con sus hijos en la caja de Walmart? Su ex marido la llamaba cada maldición bajo el sol porque no le dejaba llevar a los niños en su fin de semana.

Ella es la mujer que se esconde en su baño y reza a Dios por un descanso. Las lágrimas ruedan por su rostro mientras simultáneamente intenta amortiguar el sonido de sus sollozos guturales para que los niños no la escuchen y se preocupen. Ella reza para que alguien la abrace. Para meter suavemente su cabello húmedo y salado detrás de las orejas y besarla en la frente.

Esa mujer, la que juzgas en silencio, ha pasado por más infiernos de los que puedas imaginar.

Ella pasa sus noches calmando a un bebé que está saliendo de los dientes y volviendo a meter suavemente a su hijo en la cama. Se quedó dormida en el sofá porque la cama se siente demasiado vacía.

Jamie Garbutt / Getty

Entre hacer malabares con el trabajo, la escuela, el baile, la compra y las facturas, su casa parece haber sufrido un huracán de categoría cinco. La sola idea de limpiar es suficiente para provocar un ataque de pánico porque simplemente no está segura de por dónde empezar. Entonces empuja más basura en la bolsa de basura y reza para que no se abra cuando trata de sacarla.

Aquí está la cosa. Probablemente no tengas ni idea. Estas mujeres, su armadura es tan fuerte que no tienes idea de lo que realmente hay debajo de ella.

Si fueran hombres, se les daría una palmada en la espalda y un «niño de ataque» por pagar la manutención de sus hijos a tiempo. Las mujeres inclinan la cabeza y sonríen cuando pasan junto a ellas en la tienda de comestibles mientras tratan de averiguar qué bocadillos comprar para las loncheras de los niños para la escuela la próxima semana.

Cuando papá envía a los niños a la escuela con ropa que no hace juego y el cabello no ha sido cepillado, los maestros pueden reírse disimuladamente y decir «Bueno, lo intentó». Pero Dios no permita que una madre soltera se olvide de vestir a su hijo para la semana del espíritu con elegantes trenzas y trajes a juego. «¿Le importa algo?», «No debe estar bien», «Esos pobres niños».

¿Por qué una mujer debe ser castigada por el fin de un matrimonio, mientras que el hombre permanece de alguna manera sin culpa y excusado de sus defectos? ¿Por qué es más razonable esperar que una mujer haga el trabajo de dos de manera tan fluida, mientras que se espera que un hombre solo recuerde bañarse ocasionalmente?

¿Alguna vez ha tenido que elegir entre perder su trabajo o cuidar de su hijo enfermo? Mirar a su bebé con los ojos llorosos y explicarle que mamá no puede acurrucarse porque tiene que ir a trabajar.

No se nos permite esperar la manutención de los hijos, porque entonces tenemos hambre de dinero y estamos amargados. Sin embargo, nos regañan por no brindarles a nuestros hijos una hermosa casa victoriana de dos pisos con un gran patio en un vecindario seguro.

Esta madre soltera, ella soy yo. También es esa mujer irritable del banco y la camarera que se olvidó de volver a llenar su bebida por segunda vez. A veces, sus hijos se olvidan de entregar la tarea. O van a la escuela sin un refrigerio extra.

Ama a sus hijos con cada fibra de su ser, pero está cansada.

La simpatía solo agregará más capas a su armadura. Este camino no era uno que ella hubiera elegido. Tal vez la cerca blanca y la decoración del hogar de Joanna Gaines no sean parte del plan de Dios para su vida. Pero puedo decirte esto. Continuará haciendo limonada con limones y bebiendo la mierda … incluso si es un poco demasiado amarga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *