Etapas del trabajo de parto normal

Fases do trabalho de parto normal

El nacimiento del bebé es quizás uno de los momentos más esperados y notables del embarazo. Tras la alegría de la concepción, la ansiedad por llegar al final de las primeras 12 semanas, la revelación de las ecografías, finalmente, el momento del nacimiento.

El parto puede ser motivo de miedo y angustia. Haga cualquier pregunta con su médico, tenga a una persona de confianza a su lado e intente relajarse. El nacimiento es un proceso natural y su mecánica es bien conocida por los profesionales. Confíe en su equipo médico, en su cuerpo y en su bebé.

El parto normal se define por Organización Mundial de la Salud cómo:

  • Inicio espontáneo, parto de bajo riesgo al inicio, manteniéndose así hasta el nacimiento. El niño nace de forma espontánea, en presentación cefálica (con la cabeza vuelta hacia la salida del canal de parto), entre las 37 y 42 semanas completas de gestación. Después del parto, la madre y el bebé están en buenas condiciones.

Etapas del trabajo de parto normal

El trabajo de parto incluye tres fases:

  1. Dilatación (que se divide en dos fases: la fase latente y la fase activa)
  2. Periodo de expulsión (salida del bebé)
  3. Expulsión de la placenta (o expulsión de la placenta)

Períodos de trabajo de parto normal

El parto se divide en cuatro períodos o etapas:

  1. Apagón y dilatación
  2. Período de expulsión
  3. Expulsión de la placenta
  4. Puerperio inmediato

Primera fase: borrado y dilatación

El primer período del trabajo de parto se caracteriza por el inicio de contracciones regulares, borrado y dilatación total del cuello uterino. Este período se divide en dos fases: fase latente y el fase activa.

Las contracciones son dolorosas y regulares con una dilatación cervical que alcanza los 4 cm. Por regla general, dura 8 horas. En un embarazo normal y sin complicaciones, muchas mujeres atraviesan esta fase en la comodidad de su hogar.

El cuello del útero se expande de 4 a 10 cm, con una dilatación promedio de 1 cm por hora. Se le puede recomendar que se mueva o pruebe otras posiciones que lo hagan sentir más cómodo.

  • Se evalúa el frecuencia cardiaca fetal;
  • LA la cabeza del bebé se perfila para facilitar el descenso a través del canal del parto (los huesos del cráneo del bebé están divididos en placas separadas, cada una capaz de superponerse ligeramente a las demás);
  • LA el cuello del útero se dilata;
  • Las contracciones ocurren con una frecuencia de 3 contracciones en 10 minutos;
  • Se evalúan periódicamente su temperatura, pulso y presión arterial.

Segunda fase: período de expulsión

La fase expulsiva del bebé comienza cuando se completa la dilatación, es decir, cuando alcanza los 10 cmy termina con el nacimiento del bebé.

El tiempo necesario para expulsar al bebé varía de una mujer a otra y de un embarazo a otro en la misma mujer. LA duración promedio son 50 minutos para las mujeres que están dando a luz a su primer hijo y 20 minutos para las mujeres que han tenido hijos antes.

LA duración máxima debe ser de 2 horas para el primer caso y 1 hora para el segundo. Si la madre se sometió a anestesia epidural, estos máximos deben agregarse 1 hora.

En esta etapa, varias fuerzas se combinan para empujar al bebé de manera gradual y sistemática a través del canal de parto hacia el exterior: las contracciones uterinas, los esfuerzos de la madre y el propio bebé.

Tan pronto como nace, las condiciones de vitalidad del recién nacido se evalúan mediante la prueba de Apgar.

Tercera fase: expulsión de la placenta

La tercera etapa del parto consiste en la expulsión o expulsión de la placenta. Esta fase comienza inmediatamente después de la expulsión del bebé y termina con la salida de la placenta y las membranas fetales.

El útero sigue contrayéndose, lo que favorece la separación de la placenta y el proceso de hemostasia (coagulación de la sangre que evita el sangrado).

Se examinan la placenta, las membranas y el cordón umbilical para asegurarse de que no queden restos en el útero y para evitar hemorragias u otras complicaciones.

Cuarta fase: puerperio inmediato

Después del parto, en el posparto inmediato, la madre se relaja y está completamente disponible para recibir al bebé. Se debe mantener y fomentar el contacto piel a piel iniciado poco después del nacimiento.

Se evalúan los parámetros vitales de la madre y, si es necesario, se sutura el corte de la episiotomía.

Bibliografía: Medicina materno-fetal de Luís Mendes da Graça y Colaboradores – 4ª Edición actualizada y ampliada, junio de 2010. Lidel – Edições Técnica, Lda.; Enfermería de salud materna y obstétrica de Manuela Néné, Rosalina Marques, Margarida Amado Batista, Carlos Sequeira – LIDEL, Lisboa, 1a edición impresa: octubre de 2016

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *