Fantasía y juego simbólico en desarrollo

Guia de primeiros socorros

En los primeros años de vida, el niño adquiere una imagen mental de las cosas que percibe en el mundo. A cada imagen asocia signos o símbolos que llegan a representarla y que le permiten desarrollar la capacidad de evocar objetos o personas ausentes. La fantasía y el juego simbólico ayudan a los niños a asimilar la realidad de forma lúdica.

La capacidad simbólica del niño se manifiesta a través del juego, la imitación, el dibujo y el lenguaje. Sus actividades, juegos y juegos son una manifestación de eso.

Al jugar de forma espontánea, los niños imitan acciones y situaciones que observan o experimentan en su vida cotidiana, transformándolas según sus deseos e imaginación. Es a través de este proceso real-imaginario que construyen lo real, crean vínculos afectivos y se insertan en la sociedad.

Fantasía y juego simbólico

La fantasía y el juego simbólico, la capacidad de jugar a “hacer creer”, permite al niño recrear ambientes que le son familiares (la casa de muñecas es un ejemplo clásico en los juegos infantiles), imitar el mundo de los adultos ( jugar con médicos, bomberos, policías y ladrones) y revivir situaciones cotidianas (cocinar, ir al parque a jugar).

Fantasía y juego simbólico entre 2 y 4 años

Entre los 2 y los 4 años, el niño vive en un mundo en el que todo lo percibido se acepta como real. La imagen fantaseada se superpone a la realidad, como en un cuento de hadas.

Los personajes imaginados o vistos en los dibujos animados se confunden con la realidad, así por ejemplo, ella cree en Santa Claus y está convencida de que los personajes que ve existen más allá de la pantalla del televisor o la tableta.

El niño vive en un mundo verdaderamente fantástico, en el que la lógica no existe. Los disfraces y las máscaras te permiten encarnar a tus personajes favoritos y vivir tus aventuras, ansiedades y logros al máximo. Algunos niños llevan este mundo de fantasía aún más lejos y crean amigos imaginarios con los que juegan y viven.

El niño de 2 a 3 años sigue siendo muy individualista y se enfrenta muy mal a la invasión de su espacio por parte de otros niños. La relación con otros niños puede complicarse. Su gran sentido de propiedad y dificultad para compartir juguetes, por ejemplo, la lleva a reaccionar con llanto o agresión cuando se los quitan.

Esto quiere decir que, incluso los niños con hermanos de edad similar o que viven con otros niños, eligen jugar solos, aislados, inmersos en sus maravillosos mundos de fantasía. Aunque este comportamiento preocupa a algunos padres, este “egoísmo” es normal ya que el momento de la cooperación y el compañerismo aún está lejos.

Fantasía y juego simbólico entre 4 y 5 años

A partir de los 4 años, el niño desarrolla una visión más real del mundo que lo rodea y se vuelve más tolerante con la presencia de otros niños. Empieza a comprender las reglas del juego social y a darse cuenta de que sus acciones tienen consecuencias, para él y para los demás. Al mismo tiempo, desarrolla una conciencia más segura de quién es usted y su individualidad.

A los 4 años, el niño tiene su grupo de “mejores amigos” que valora mucho. La amistad es ahora de gran importancia. Cada vez más conscientes de las diferencias entre ellos y los demás, esta es la edad ideal para enseñar la tolerancia frente a las diferencias.

Alrededor de los 5 años, el juego es cada vez más cooperativo y los niños adquieren el placer de jugar con otros niños, creando sus propias reglas para las actividades en grupo. Al mismo tiempo, el desarrollo del lenguaje y las habilidades motoras y comunicativas lleva a los niños a nuevos juegos.

Definición de lateralidad: ¿mano derecha o mano izquierda?

Aprenda también cómo los cuentos infantiles contribuyen al desarrollo y por qué el afecto es tan importante para la construcción de la personalidad del niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *