Hemangioma infantil: ¿que es? Como es tratado?

Hemangioma infantil: ¿que es?  Como es tratado?

¿Le han diagnosticado a su hijo un hemangioma infantil y está preocupado? No se alarme, la terminología puede parecer un problema grave, pero en realidad no lo es. ¡Descúbrelo todo en este artículo!

¿Qué es un hemangioma infantil?

Un hemangioma infantil consiste en un crecimiento benigno, pero excesivo y anormal de los vasos sanguíneos, que causa nódulos rojos o azulados en la piel.

Este crecimiento puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, la cabeza y el cuello son los lugares más frecuentes donde se desarrolla.

Si el hemangioma es superficial (el tipo más común), aparece en forma de un bulto color fresa; si, por el contrario, es profundo, aparece como una protuberancia de color azulado.

Pero no es solo en la piel o debajo de la piel donde puede aparecer uno de estos tumores benignos. También puede desarrollarse en un órgano, a saber, el hígado.

¿A qué edades puede surgir?

Como su nombre lo indica, hemangione es común en la niñez. Efectivamente, según un artículo sobre el tema publicado por Pedipedia, se estima que afecta entre un 3 y un 10% de los niños caucásicos, es decir, piel blanca. De hecho, esta es la raza en la que el hemangioma infantil es más prevalente.

Este tumor benigno tiende a aparecer poco después de que nace el niño y, después de que crece, debe disminuir gradualmente hasta desaparecer. El hemangioma normalmente habrá desaparecido entre los 7 y los 10 años de edad.

¿Hay niños con mayor riesgo de desarrollar un hemangioma?

Sí. Aún así, según Pedipedia, las niñas están entre 3 y 6 veces más afectadas que los niños.

Los hemangiomas son aún más frecuentes en prematuros y en recién nacidos con bajo peso al nacer (menos de 1500 gramos), en gemelos y en niños cuyas madres han tenido al menos tres hijos (multíparas) y de alta edad gestacional.

¿Cómo se desarrolla?

Como vimos anteriormente, el hemangioma tiende a manifestarse poco después del nacimiento, durante 4 a 6 semanas de vida. Por lo general, sigue una fase en la que crece rápidamente hasta aproximadamente los 9 meses de edad. La mayoría de los hemangiomas alcanzan un tamaño de entre 0,5 y 5 cm. Sin embargo, puede alcanzar dimensiones mucho mayores.

Finalmente, después de aproximadamente 12 a 18 meses de vida, debe comenzar un proceso de reducción natural y gradual de este tumor benigno. Durante este proceso, el color cambia, volviéndose menos rojo y progresivamente más gris. La textura se vuelve más suave y plana.

Se estima que el 50% de los hemangiomas desaparecen a los 5 años de edad, el 70% a los 7 años y el 90% a los 9 años. A la edad de 10 años, debería haber desaparecido en todos los casos.

Diagnóstico

Para el diagnóstico, hay una variedad de opciones. Éstos son algunos que se pueden solicitar:

  • Análisis de sangre
  • Análisis de sangre oculta en heces
  • Ultrasonido
  • Tomografía computarizada
  • Resonancia magnética

Tratamiento

Teniendo en cuenta que un hemangioma infantil generalmente desaparece por sí solo, los médicos normalmente no lo tratan, sino que lo vigilan. Sin embargo, hay casos en los que esta regla es una excepción:

  • Obstruir la visión o la respiración debido a un hemangioma.
  • Ulceración, hemorragia o infección del hemangioma
  • Posibilidad de causar cicatrices o cambios funcionales y estéticos importantes en los niños

El tratamiento también debe tener en cuenta la edad del niño, el tamaño y la ubicación de la lesión y la etapa de crecimiento del hemangioma.

Los métodos de tratamiento incluyen medicamentos (bloqueadores beta-adrenérgicos), aplicación de láser y cirugía (en caso de que el medicamento no funcione). Los casos de ulceración se tratan con apósitos y se aplican medicamentos a la úlcera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *