Investigación sobre el SOP y el embarazo: ¿qué terapias son eficaces?

Investigación sobre el SOP y el embarazo: ¿qué terapias son eficaces?

El síndrome de ovario micropolicista (SOP) es la patología inflamatoria crónica de carácter endocrinológico más frecuente que afecta aproximadamente al 12% de las mujeres en edad fértil.

SÍNTOMAS DEL SOP

El SOP provoca importantes efectos estéticos, metabólicos y reproductivos en la salud de la mujer.

Este síndrome a veces ocurre extremadamente heterogéneo y ya en 1934 fue descrita por Stein Leventhal como una patología asociada a: oligoamenorrea, inferitilidad e hirsutismo.

Diagnóstico del SOP: ¿cuáles son los síntomas?

La etiología sigue siendo controvertida en la actualidad. En 2003, se celebró uno en Rotterdam. consenso de la comunidad científica europea y estadounidense de medicina reproductiva que la estableció los criterios de diagnóstico. Se puede decir que el ovario poliquístico es la manifestación de una compleja alteración funcional del sistema reproductivo dada por el aumento de las hormonas masculinas (andrógenos), causante de signos y síntomas como:

  • hirsutismo (exceso de vello en cara y cuerpo)
  • alopecia androgenética (acné y calvicie de patrón masculino)
  • desórdenes menstruales (menstruación irregular, ausencia de menstruación durante varios meses, periodos pocos o largos).

También debe enfatizarse que su nombre puede ser engañoso ya que no se trata de verdaderos ‘quistes’ ováricos folículos que permanecen más o menos de 10-12 mm de diámetro.

Otra noción fundamental a tener en cuenta es que este síndrome va mucho más allá de los límites de la ginecología y pisotea un terreno común en endocrinología y más ampliamente en medicina interna.

Estas alteraciones constituyen, pues, una compleja síndrome dismetabólico denominado, de hecho, síndrome de ovario poliquístico, importante por las implicaciones que tiene en la salud de la mujer, tanto desde el punto de vista estético, reproductivo y metabólico.

Los trastornos endocrinológicos más frecuentes incluyen como ya se mencionó:

  • irregularidades menstruales (80%) (oligomenorrea, amenorrea, metrorragia, infertilidad);
  • hiperandrogenismo (60%) (hirsutismo, acné, alopecia);
  • obesidad (50%).

Los trastornos metabólicos más frecuentes, por otro lado, están representados por:

  • intolerancia a los carbohidratos,
  • diabetes mellitus,
  • dislipidemias,
  • defectos de la coagulación y un mayor riesgo cardiovascular.

Precisamente en este sentido, tenga en cuenta que 25 a 80% de estos pacientes tienen sobrepeso u obesidad (IMC> 25) así como tener una condición de hiperinisulinemia lo que lleva a la acumulación de peso adicional teniendo una dieta aparentemente regular y alimentando así este círculo vicioso.

La manifestación clínica del SOP es el resultado de una compleja serie de alteraciones de los mecanismos fisiológicos, por lo que no siempre vemos una expresión completa de este síndrome.

Por lo tanto, el diagnóstico puede ser difícil, el médico, sospechoso de SOP, podrá indicar pruebas específicas para el diagnóstico (pruebas hormonales, glucemia, insulina, ecografía pélvica, etc.), recomendar un terapia dirigida, un estilo de vida correcto y pérdida de peso.

Terapias en caso de SOP

A la luz de las complejas combinaciones fenotípicas que se encuentran en las mujeres con SOP, el tratamiento de este síndrome requiere un enfoque holístico, multidisciplinario y personalizado.

Este tratamiento implica la corrección sintomática del trastorno por el que el paciente acude al médico. La terapia, por tanto, puede tener como objetivo corregir el hirsutismo, regular los ciclos menstruales e inducir la ovulación. en pacientes que quieren quedarse embarazadas.

Un nuevo enfoque terapéutico también incluye la tratamiento de la resistencia a la insulina.

Además, el tratamiento debe realizarse en dos niveles. El primer nivel es el preventivo; el segundo es el terapéutico actual.

La prevención debe realizarse especialmente en mujeres que tienen factores de riesgo para desarrollar SOP, o la presencia de hipertricosis prepuberal y / o pubarca prematura, y sobrepeso.

En estos casos, la actividad preventiva consiste en reducir la ingesta calórica y aumentar la actividad física.

También se debe ofrecer una dieta baja en grasas a aquellas niñas que, aunque no tengan sobrepeso, estén familiarizadas con el SOP.

Por tanto en estas pacientes la terapia no es solo farmacológica, tanto es así que, para aquellas mujeres que tienen un IMC> 25 con menstruación irregular, es suficiente con perder solo un 5% de su peso corporal para restaurar la ciclicidad menstrual en un 30%. de los casos.

Si el principal objetivo a alcanzar es, en cambio, la regularización del ciclo menstrual, la terapia consiste en tomar una terapia basada en estrógenos-progestágenos (EP). Esto permite una regularización del ciclo que, sin embargo, es puramente cosmético y los beneficios para el paciente son exclusivamente psicológicos. Es, por tanto, una terapia sintomática que tras la suspensión supone la reanudación de los síntomas. Si el hirsutismo se asocia a síntomas oligomenorreicos, es posible utilizar la terapia de EP con una progestina que tenga una actividad antiandogénica más o menos importante según el grado de hirsutismo, acné o seborrea que presente el paciente.

Metformina para el tratamiento del SOP

Una nueva perspectiva terapéutica, validada en los últimos años, la aportan algunos hipoglucemiantes orales que intervendrían positivamente, interrumpiendo las conexiones patogénicas entre la hiperinsulinemia y las alteraciones hormonales y metabólicas encontradas en el SOP. Los datos actualmente en la literatura son contradictorios metformina la frecuencia de ovulaciones espontáneas parece aumentar rápidamente e independientemente de la pérdida de peso. Ya en 2011 publicamos un estudio en la revista científica internacional ‘Clinical Endocrinolgy’ que validó el uso a largo plazo de metformina en mujeres con SOP, determinando mejoras estadísticamente significativas en parámetros glucometabólicos, hepáticos y hormonales.

¿Son efectivos los suplementos de inositol?

Para las mujeres, en cambio, que no encuentran una indicación completa para la administración de fármacos sensibilizantes a la insulina, diversos enfoques terapéuticos (mioinositol o D-quiroinositol) son actualmente objeto de discusión científica. La eficacia en términos de inducción de la ovulación parece ser mayor que el tratamiento con placebo pero menor que los tratamientos ya aprobados por las guías internacionales.

A la luz de los beneficios metabólicos y clínicos de estos tratamientos, pero dado el bajo impacto en términos de fertilidad y concepción, el uso de estos fármacos podría estar indicado en casos seleccionados solo como adyuvante en el contexto de un enfoque terapéutico combinado no tan personalizado pero sobre todo indicado por el ginecólogo especialista experto en esta problemática concreta.

Referencias:

Gangale MF, Miele L, Lanzone A, Sagnella F, Martinez D, Tropea A, Moro F, Morciano A, Ciardulli A, Palla C, Pompili M, Cefalo C, Grieco A, Apa R. El tratamiento con metformina a largo plazo es capaz de Reducir la prevalencia del síndrome metabólico y su afectación hepática en pacientes jóvenes con sobrepeso hiperinsulinémico y síndrome de ovario poliquístico. Clin Endocrinol (Buey). Octubre de 2011; 75 (4): 520-7. doi: 10.1111 / j.1365-2265.2011.04093.x. PMID: 21569072.

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo! ¿Estás buscando un embarazo o crees que te has quedado embarazada y quieres hablar de ello? (también de forma anónima) Tenemos un espacio especial en nuestro foro. Ir al foro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *