La importancia de las vitaminas y minerales en el embarazo

Problemas de la placenta: cómo reducir los riesgos

Cada Vitamina o mineral realiza una función específica y aporta sus beneficios al bebé. Para satisfacer las necesidades, es importante que la madre tenga un comida diversificada, completo y saludable.

Los requerimientos de vitaminas durante el embarazo aumentan en promedio alrededor del 10%, aunque en algunas de ellas existe una mayor necesidad de suplementación, como es el caso del ácido fólico, más recientemente de yodo y en ocasiones de hierro.

Evidentemente, en el mundo de los micronutrientes hay algunos que destacan, por su importancia en el desarrollo fetal, que abordaré a lo largo de este artículo. También cabe señalar que el recomendaciones que se describen a continuación se basan en datos proporcionados por Organización Mundial de la Salud y Food Nutrition Bord – Instituto de Medicina.

Acido fólico

Desempeña un papel crucial en la reducción del riesgo de desarrollar malformaciones del tubo neural del bebé, en la formación y funcionamiento adecuado del sistema nervioso e interviniendo en el desarrollo de las células y la producción de glóbulos rojos.

Incluso en la fase previa a la concepción, sus necesidades aumentan, por lo que la suplementación comienza 3 meses antes de la concepción y se mantiene durante los primeros tres meses de embarazo.

Alimentos ricos en ácido fólico – frutas y verduras (naranja, mandarina, remolacha, coles de Bruselas, espárragos, col rizada, brócoli, berros), cereales integrales (pan integral, copos de trigo integral, pasta integral y arroz) y legumbres (lentejas, guisantes, frijoles, garbanzos, habas).

Yodo

Su déficit puede comprometer el desarrollo cognitivo fetal, además, una buena ingesta asegura el correcto funcionamiento de la glándula tiroides.

Hoy en día se recomienda tomar un suplemento diario de yodo en forma de yoduro de potasio – 150 a 200 μg / día – tanto antes de la concepción como durante el embarazo y durante la lactancia materna exclusiva.

Alimentos ricos en yodo – pescado, legumbres y hortalizas, algas, leche y otros productos lácteos.

También se recomienda reemplazar la sal común con sal yodada (pero no abusar).

Hierro

Contribuye a la formación de glóbulos rojos y hemoglobina y a prevenir la anemia. También es importante para el desarrollo del sistema nervioso y el metabolismo energético del feto.

Su deficiencia durante el embarazo puede conllevar riesgo de bajo peso al nacer, alteraciones en la formación neuronal, prematuridad y mortalidad perinatal.

Alimentos ricos en hierro – carne, pescado, despojos (hígado), cereales integrales (pan, copos, harina, pasta), legumbres (frijoles, cereales, habas, lentejas), espinacas, brócoli y otras hortalizas de hoja verde oscuro.

Zinc

Es esencial para el buen funcionamiento del sistema inmunológico pero también es fundamental para la diferenciación y multiplicación celular, así como para el metabolismo energético, la síntesis de ADN y proteínas.

Alimentos ricos en zinc: carne, pescado, oleaginosas (frutos secos, almendras, avellanas, cacahuetes), cereales integrales, productos lácteos y legumbres.

Calcio y vitamina D

Desempeña un papel fundamental en la formación de los huesos, el esqueleto y los dientes del bebé, y sus necesidades aumentan especialmente en el último trimestre debido a la mineralización ósea.

La vitamina D es esencial para la fijación del calcio.

Alimentos ricos en calcio y vitamina D respectivamente – leche, productos lácteos (yogur / queso), col rizada, brócoli, sardinas enlatadas, cereales integrales; y pescados grasos (sardinas, caballa, salmón, atún), huevos, exposición solar (cuidado con los horarios y protección solar).

Magnesio

Importante en la división celular pero también relacionado con la disminución del riesgo de preeclampsia (cuando se consume en las dosis correctas).

Alimentos ricos en magnesio – frutos oleaginosos (nueces, almendras, avellanas, cacahuetes), plátanos, copos de trigo integral y sus derivados, avena, legumbres (frijoles, judías).

¡Una dieta variada, rica en alimentos saludables y completos es sin duda el punto de partida para una feliz relación con tu bebé!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *