La importancia del vínculo del bebé con el padre

La importancia de vincular al bebé con el padre

La creación de vínculos emocionales entre el bebé y las figuras de referencia es de gran importancia para su crecimiento de forma saludable.

La vinculación proporciona un apoyo importante y, a menudo, necesario a los niños durante su desarrollo.

Hasta hace poco, el vínculo se veía solo (o en gran parte) en relación a la figura materna, ya que esta era la principal “cuidadora” del niño, aportando afecto y afecto a un vínculo sano.

El padre siempre ha estado algo alienado de estos estudios, asumiendo un papel menor en los vínculos emocionales con el niño.

Para el padre, muchas veces la “cosa” tampoco fue fácil, ya que la madre es la responsable del embarazo, la creación de todas las conexiones emocionales que implica el proceso la hace aprioi más cercana y preparada.

Muchos padres incluso muestran un sentimiento de culpa durante el embarazo precisamente porque no sienten tantas emociones como se suponía.

Si ese es tu caso, no te preocupes.

La relación con el bebé se desarrolla mucho a través del contacto físico, por lo que se espera que las emociones comiencen desde el momento en que el pequeño brote cae en tus brazos por primera vez. Muchos padres dicen exactamente eso, por cierto.

Han surgido más y más estudios sobre el vínculo del padre con el bebé y los beneficios que este vínculo emocional tiene en el desarrollo del niño.

Si, por un lado, la madre se asocia física y mentalmente con el niño, una vez que ha llevado al bebé en el útero, el padre solo tiene la imaginación para desarrollar sus expectativas y el vínculo con el padre.

Sin embargo, y como dicen, “la imaginación es muy fértil” y, de hecho, el vínculo emocional de un padre puede ser tan fuerte (o más) que el de una madre.

Aunque el embarazo es muy importante para el desarrollo del bebé y el vínculo se crea mucho antes del nacimiento, a medida que el niño crece e interactúa con el mundo que lo rodea, más figuras de referencia parecen abrazarlo y guiarlo.

Todavía es un poco reductivo hablar de lazos afectivos, relacionándolos solo con el padre y la madre. Si ese fuera el caso, los huérfanos, por ejemplo, no se habrían integrado a la sociedad ni habrían vivido vidas llenas de éxito y felicidad, como suele ser el caso.

El padre asume una figura destacada en el desarrollo del hijo. Depende de ti construir una relación sólida con él, para que puedas sentirte protegida, cuidada y que cuando seas grande tengas buenos recuerdos del padre que te crió.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *