La maternidad altera el cerebro

La maternidad altera el cerebro

La maternidad altera el cerebro. Ésta es la conclusión de un nuevo estudio realizado por Mariana Pereira y Joan Morrell, publicado en la revista de la especialidad, eNeuro. Pero la maternidad altera el cerebro ¿cómo? En efecto, la maternidad domina el área del cerebro responsable de las decisiones.

En otras palabras, las áreas del cerebro que controlan la toma de decisiones de las madres favorecen por encima de todo la protección y supervivencia de sus hijos. Estos resultados se observaron en experimentos con ratones.

Maternidad y cambios en el cerebro.

Si miramos a las madres que nos rodean, tanto humanas como no humanas, podemos ver que, en general, su prioridad es el bienestar y la protección de sus hijos.

¿Quién nunca ha sido perseguido por una gallina después de acercarse demasiado a sus crías? ¿O quién nunca ha visto a una madre ave afligida cuando el nido con sus crías estaba en peligro? Todos, desde la infancia, sabemos que si amenazamos el bienestar de la descendencia de muchas especies animales, corremos el riesgo de ser atacados por las madres.

El equipo que lideró este estudio decidió entonces analizar si la maternidad cambia el cerebro de las madres, con el fin de dar prioridad al bienestar de sus hijos por encima de todo.

Los investigadores se propusieron descubrir el área del cerebro responsable de este cambio en las madres.

Madres drogodependientes: ¿niño o drogas?

Cuando tomamos decisiones, la región de la corteza prefrontal medial de nuestro cerebro procesa una gran cantidad de información. Este procesamiento incluye priorizar o suprimir varios flujos de información.

Lo que el cerebro está haciendo en realidad es filtrar diferentes estímulos que a menudo entran en conflicto. Este es el caso de las madres drogodependientes en el posparto. Estas madres tienen que elegir entre su bebé e ir a buscar drogas.

Los tratamientos de adicción a las drogas más efectivos en esta situación implican enfatizar la relación madre / bebé. El amor de una madre por el bebé es uno de los elementos más poderosos en la lucha contra la adicción a las drogas.

El equipo de investigadores planteó la hipótesis de que era una región del cerebro la que llevaría a la madre a priorizar al bebé sobre las drogas. Por tanto, los investigadores decidieron intentar averiguar si la maternidad realmente altera el cerebro mediante ensayos en ratas hembras con descendencia dependiente de la cocaína. El objetivo era averiguar si los ratones eligieron su descendencia o la cocaína.

En primer lugar, decidieron buscar dónde a los ratones les gustaba pasar más su tiempo. Se observó que el 40% prefirió estar con el compartimento donde se encontraban las crías, el 40% en el compartimento asociado a cocaína y el 20% restante favoreció un compartimento neutro.

Un descubrimiento único

Luego, el equipo decidió inactivar varias áreas del cerebro de los animales para ver si eso haría una diferencia en la forma en que tomaban decisiones. Para ello se utilizó anestesia local.

Después de que la mayoría de las áreas del cerebro no tuvieran impacto en el comportamiento de las ratas, hubo una que funcionó: la corteza prelímbica. De hecho, al inactivar la corteza prelímbica de las madres, ninguna eligió el compartimento de cocaína, y el 71% prefirió el compartimento con la descendencia. Esto significa que la corteza pre-límbica puede ser responsable de la preferencia por la cocaína.

Por otro lado, al inactivar la corteza infra-límbica de los animales, ninguno de ellos prefirió el compartimento de las crías y el 78% eligió el compartimento de la cocaína. También se observó que las ratas en esta ocasión mostraron menor comportamiento maternal en relación a las crías.

La maternidad altera el cerebro para dar prioridad a los hijos

En conclusión, los investigadores admiten que el cerebro depende de la corteza infra-límbica para promover el cuidado de las madres en relación con sus hijos. Esto significa que cuando esta área está activa, las madres eligen a sus hijos.

Sin embargo, las drogas tienen una enorme influencia en el individuo. Antes de comenzar a desactivar las distintas áreas del cerebro, el 40% de las madres roedores eligieron la cocaína sobre sus crías. Solo otro 40% eligió la descendencia.

En general, este estudio refuerza la idea de que la maternidad altera el cerebro. Hay estudios que indican que con la maternidad, el cerebro sufre una remodelación y permanece así durante unos dos años.

Es poco probable que las madres se sorprendan con los resultados de este estudio. Es un hecho que muchas madres (y padres) admiten que ser padres los hace sentir diferentes, les hizo cambiar de prioridades. La maternidad probablemente cambia el cerebro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *