Las rutinas de los niños durante las vacaciones: ¿por qué son importantes?

Dermatite atópica ou eczema atópico

Los períodos de vacaciones escolares son días especialmente emocionantes para los niños, que tienen más tiempo para jugar y realizar actividades con las que no pueden pasar tanto tiempo en clase. Pero, a pesar de los horarios más flexibles durante las vacaciones, ¿es importante mantener las rutinas de los niños en vacaciones?

Rutinas infantiles en vacaciones

¡Tus hijos están de vacaciones! En primer lugar, intente relajarse. Si vas a disfrutar de unos días de vacaciones en familia, esto puede requerir cierta flexibilidad y una buena planificación del tiempo que pasarás fuera de casa teniendo en cuenta las necesidades de todos los miembros de la familia y la garantía de disfrutar de tu tiempo libre con calidad.

Las vacaciones son momentos de relajación y no es necesario hacer viajes largos o salir de casa para deslizarse durante las actividades diarias, especialmente al acostarse.

Las rutinas, sobre todo, permiten que el cerebro sepa qué sigue. La rutina da consistencia a las diferentes actividades diarias, a saber, la permanencia de la hora de acostarse y levantarse, factor importante para una buena higiene del sueño.

Teniendo en cuenta la importancia del sueño para toda la familia, es fundamental esforzarse en mantener determinadas rutinas, ya sea de vacaciones o no, especialmente en lo que respecta a la alimentación y el sueño, factores con fuerte impacto en el estado de ánimo y bienestar de los niños.

Además de las rutinas que representan estabilidad, también ayudan al niño a volver a las horas normales después del período de vacaciones.

Rutinas infantiles en vacaciones: comida

En cuanto a la alimentación, la regla será mantener estables los horarios de las comidas, no saltarse comidas ni dejar que el niño pique entre horas y, sobre todo, no olvidar los principios de una alimentación saludable.

Resista la tentación de optar por comidas preparadas o comida rápida. Tener una alimentación equilibrada, variada y completa es fundamental para el desarrollo físico e intelectual del niño.

Rutinas de los niños en vacaciones: dormir.

Para salvaguardar la calidad del sueño, incluso en vacaciones, es fundamental mantener cierta estabilidad en los horarios.

Si el niño es menor de 6 años, todavía necesita tomar su merecida siesta después del almuerzo. Esto debería continuar, incluso si el niño no está particularmente interesado en dormir con tanta diversión sucediendo más allá de las paredes de la habitación.

Asimismo, la rutina del sueño (baño, pijama, cena, lavarse los dientes, historia, apagar la luz, besos, más besos, hora de acostarse) y la hora de acostarse deben permanecer sin cambios incluso durante las vacaciones. Esta regla también se aplica si está de vacaciones en familia.

Como cualquier evento o actividad que llame la atención aumenta el nivel de cambios, se deben evitar las actividades energéticas y estimulantes aproximadamente una hora antes del inicio de la rutina del sueño.

Cambiar la rutina del sueño tiene consecuencias directas sobre el bienestar y los niveles de energía del niño al día siguiente. Cuanto más inestable sea esta rutina, mayores serán las consecuencias negativas para el niño que está irritado, molesto, somnoliento y más propenso a tener rabietas. Por otro lado, cuanto más radical sea el cambio en la rutina diaria, más difícil será adaptarse a los horarios post vacaciones.

Las rutinas de los niños durante las vacaciones: simplificando la vida cotidiana

Las vacaciones son sinónimo de diversión y flexibilidad. Dependiendo de la edad, el número de niños y los días de vacaciones, los padres pueden intentar organizar días y actividades para que los niños puedan jugar, divertirse y disfrutar de su merecido descanso.

Definir las reglas y planificar los horarios y tareas de cada uno facilitará, por supuesto, la organización de los días de vacaciones y ayudará a mantener en orden las rutinas básicas.

Antes de regresar a la escuela

Teniendo en cuenta los horarios más flexibles de las vacaciones, es importante volver a la normalidad unos días antes de regresar a la escuela. Mantener rutinas ayudará a su hijo a adaptarse a los horarios escolares (o preescolares) y a dormir las horas necesarias para estar de buen humor y alerta durante el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *