Los microbios protegen la salud de los niños

Micróbios protegem a saúde das crianças

En el libro Déjalos comer tierra, los microbiólogos Marie-Claire Arrieta y Brett Finlay argumentan que el contacto prematuro con microbios es beneficioso para el desarrollo saludable del sistema inmunológico del niño y, por lo tanto, un factor protector importante para su salud.

Además, los autores consideran que la excesiva higiene actual del entorno donde los niños crecen y juegan, puede favorecer el desarrollo de condiciones crónicas de salud como asma, diabetes o alergias.

Los microbios protegen la salud de los niños

Investigaciones recientes muestran que el contacto prematuro con microbios es beneficioso para el desarrollo saludable del sistema inmunológico y para salud infantil.

Una limpieza excesiva del entorno donde se mueve el niño y una dieta baja en fibra y verduras pueden acabar teniendo el efecto contrario. En lugar de proteger la salud del niño, acaba dañando el sano desarrollo del sistema inmunológico, disminuyendo su capacidad natural para defenderse del ataque de patógenos.

En el libro, los autores también explican cómo los millones de microbios que viven en nuestros cuerpos influyen en el desarrollo infantil; cómo un desequilibrio de estos microbios puede provocar obesidad, diabetes, asma y otras enfermedades crónicas.

Los bebés que viven con perros son más saludables

Nacimos preparados para defendernos de los agentes agresivos que pululan el entorno

Al nacer, el bebé dispone de una serie de recursos que lo protegen de un posible ataque de gérmenes patógenos. La barrera protectora formada por la piel evita la entrada de microorganismos y el moco nasal, la saliva y las lágrimas contienen enzimas capaces de destruir muchos microbios.

Cuando esta primera barrera protectora falla y los microbios pueden ingresar al cuerpo, se inicia una reacción inmune específica para defender y proteger al organismo. Los glóbulos blancos activan una serie de mecanismos para destruir o neutralizar al agente agresor.

A lo largo de la vida, esta reacción inmune crea un recuerdo del microbio atacante, lo que permite al organismo actuar de manera más rápida y eficaz si ataca nuevamente, generando así un estado de inmunización o defensa innata.

Fortalecimiento del sistema inmunológico de bebés y niños.

Desde el nacimiento, la exposición al medio ambiente hará que el cuerpo del bebé refuerce sus propias defensas naturales contra los microorganismos del medio.

1. El primer contacto del recién nacido con la bacteria ocurre en el momento del parto, cuando atraviesa el canal vaginal materno hacia el exterior. Los bebés que nacen por cesárea tienen un mayor riesgo de desarrollar asma que los bebés que nacen por parto vaginal.

2. Desde el nacimiento, la lactancia permitirá fortalecer el sistema inmunológico del bebé al transmitir las bacterias presentes de forma natural en la leche materna.

3. El contacto con animales domésticos también tiene un efecto positivo en el desarrollo del sistema inmunológico del niño a través del contacto con microorganismos que los animales traen al hogar.

4. Jugar en el suelo, en una caja de arena (limpia de heces de gato), en el parque al aire libre y estar en contacto con la naturaleza te permite entrar en contacto con bacterias y microbios que son más beneficiosos que perjudiciales para la salud del niño.

Jugar en el suelo es bueno

Sistema inmunológico: defensa natural del organismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *