Luna de leche: las primeras veces con el bebé

Lua de leite: os primeiros tempos com o bebé

Luna de leche se refiere al período posparto cuando la madre y el bebé (y también el padre) se retiran para conocerse mejor.

Las primeras 6 a 8 semanas posparto (el período denominado puerperio) son extremadamente exigentes, especialmente para la madre y el bebé.

La madre necesita tiempo para adaptarse a los cuidados del bebé, para entrenar y establecer la lactancia materna y adaptarse a los profundos cambios hormonales, físicos y fisiológicos que marcan las primeras semanas después del parto.

Además, hay que lidiar con las emociones posparto, estar completamente disponible para el bebé, afrontar la falta de sueño y dedicar atención al resto de niños y a una pareja.

El bebé, en cambio, se encuentra en un mundo completamente extraño y hostil y se enfrenta a necesidades que no había sentido antes. Tienes hambre, frío, calor, necesitas el calor del útero para sentirte protegido y reconfortado.

A pesar de estar dispuesto a vivir de forma independiente, es muy pequeño y frágil, y necesita la ayuda de sus padres para satisfacer sus necesidades más básicas.

7 sugerencias para vivir la luna llena de leche

1. Contacto piel a piel

El contacto piel a piel tiene numerosas ventajas para el vínculo emocional entre la madre y el bebé desde el momento del nacimiento. Abrazar al bebé cerca del cuerpo, te da seguridad, comodidad y permite que la madre acaricie a su bebé con toda la intimidad.

2. Entrene y simplifique para una lactancia exitosa

La lactancia materna debe comenzar poco después del parto. Algunas madres ponen a sus bebés al pecho tan pronto como nacen. Las primeras semanas de vida son esenciales para una lactancia exitosa.

La madre y el bebé se adaptan, entrenan y establecen la lactancia materna de la manera más conveniente para ambos. Ten mucha calma, paciencia y no te rindas al principio. Si necesita ayuda para amamantar, consulte a su médico.

3. Respeta tus propias emociones

No seas demasiado quisquilloso contigo mismo. Aunque este no sea tu primer hijo, siempre hay novedades y nuevas formas de afrontar la llegada de un nuevo bebé.

Es normal que te sientas abrumado, que quieras tener algo de tiempo para ti, que no puedas ”hacer espacio”Con visitas o que te apetezca estar solo.

Vive estos momentos sin culpas. Trate de descansar cada vez que su bebé duerma y afronte cada día con tranquilidad.

4. Mañana será aún mejor

Poco a poco, a medida que pasan los días, vas conociendo cada vez mejor a tu bebé. Esto le dará la confianza para afrontarlo y lo tranquilizará porque sentirá que puede responder adecuadamente a sus necesidades.

Sigue tu instinto, habla con el médico sobre tus dudas, evita las conjeturas y pasa mucho tiempo con tu bebé.

5. Concéntrese en lo que es realmente importante

Las visitas son sin duda una de las grandes interrogantes que surgen para la pareja tras el nacimiento del bebé. Deje esta gestión a su socio. No se sienta presionado por horarios o responsabilidades que no incluyan a su bebé u otros niños.

Este tiempo es solo tuyo, el de los padres, hermanos y bebé y necesitan paz y tranquilidad para disfrutar el uno del otro.

6. Pedir ayuda

No se avergüence de pedir ayuda con las tareas diarias. Tu prioridad es estar con tu bebé, ayudarlo a integrarse en su nueva realidad y también necesitas tiempo para recuperarte del embarazo, parto y ganar energía.

Trate de organizar las primeras horas de posparto incluso antes de que nazca el bebé. Si es posible, contrata ayuda para no tener que preocuparte por limpiar la casa o cuidar la ropa. Disfruta cada momento para descansar. Siempre que su bebé se duerma, duerma también, ya que nunca se sabe cómo será la noche.

Conserve el número de teléfono del pediatra en caso de que necesite ayuda.

7. Contemplar

Aprovecha todos los momentos para reforzar ese amor que sientes por tu bebé. Pasa tiempo con él, abrázalo, dale masajes, amamanta tranquilamente, disfruta cada momento.

A veces, el amor sucede más tarde, más tarde. Es una realidad para muchas madres. No se sienta culpable. Tarde o temprano, tus emociones se estabilizan y todo vuelve a la normalidad.

Trate de involucrarse en un ambiente pacífico, sin ajetreo y bullicio. No te olvides de ti mismo. Date un capricho.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *