Mi hijo camina con los pies adentro. ¿Que hacer?

A ordem de nascimento afeta a personalidade dos seus filhos?

Los cambios en la marcha son uno de los problemas que preocupan mucho a los padres. Algunos niños caminan con los pies adentro sin que esto signifique que hay un problema importante en su desarrollo o que no corregirán su postura más adelante.

A pesar de la ansiedad y preocupación que la situación puede generar en los padres (los cambios de marcha son una causa frecuente de consultas pediátricas), los expertos recomiendan evitar intervenciones que vayan fuera de sintonía con la situación, que en la mayoría de los casos se resuelve de forma espontánea sin ninguna necesidad. tipo de tratamiento.

Caminando con los pies adentro

Caminar con los pies adentro es una situación muy común entre los niños más pequeños. La mayoría de las veces, esto se debe solo a una postura incorrecta al sentarse. El niño no cojea, no tiene dolores articulares y realiza todas las actividades del día a día (incluidos los deportes) sin dificultad ni quejas.

Generalmente los niños se sientan con las piernas hacia atrás, como si formaran una «W» (es decir, se sientan sobre sus pies) y esto hace que las piernas giren hacia adentro, lo que se refleja en este tipo de característica de caminar de los niños más pequeños.

La evolución física del niño hará que adopte naturalmente las posturas correctas y el problema desaparecerá sin necesidad de ningún tratamiento. En la mayoría de los casos, la situación evoluciona favorablemente y se resuelve de forma natural, con el tiempo.

¿Qué hacer si mi hijo camina con los pies adentro?

Salvo contadas excepciones, caminar con los pies puestos es una situación que no necesita ningún tratamiento especial, como plantillas, fisioterapia, calzado ortopédico, dispositivos nocturnos, bandas elásticas antirrotantes, cable twister (una práctica abandonada en muchos países del mundo) yeso.

Las soluciones de tratamiento específicas se reservan para casos cuyo potencial de corrección espontáneo ha terminado o cuando existe un problema ortopédico o una situación de salud asociada, que deben ser evaluados adecuadamente por el pediatra y el ortopedista.

Cuando efectivamente existe un problema, la mayoría de las veces, no es en los pies (que tienen la forma normal) sino en las caderas o piernas. En estos casos, el niño debe ser observado por un especialista (ortopedista infantil) que le realizará una valoración física para intentar identificar la ubicación exacta del miembro inferior encargado de caminar con los pies hacia adentro.

¿Qué hacer para ayudar?

Caminar con los pies adentro es una situación muy común en los primeros meses después de que el niño comienza a caminar y que termina resolviéndose a los 5/8 años. Sin embargo, algunas medidas pueden ayudar en el posicionamiento correcto y obligar a las piernas a realizar el movimiento de rotación hacia afuera, a saber:

  • Caminar sobre la arena (playa);
  • Ciclismo en triciclo / bicicleta;
  • Siéntese “chino” (con las piernas cruzadas al frente para evitar la rotación interna de los muslos).

Tratamiento quirúrgico

En raras ocasiones, en las situaciones más graves o que no se resuelven por sí solas a los 8 años, puede ser necesaria una corrección quirúrgica.

Displasia del desarrollo de cadera: causas, diagnóstico y tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *