Nutrición en el tercer trimestre

https://quimamme.corriere.it/images/uploads/2010/07/alimentazione-2.png

Si mamá esta ansiosa

La inquietud y la preocupación son estados de ánimo normales a medida que se acerca la fecha del parto (del primero, en particular). Malestar que le dan ganas de desahogarse en la comida … arriesgándose, sin embargo, a un atracón de calorías y un aumento de peso excesivo. ¿Qué hacer? En primer lugar, identifique la causa de su ansiedad para intentar solucionarla, quizás simplemente desahogándose con alguien dispuesto a escuchar. A veces la preocupación surge de la sensación de estar solo para tener que cargar con el peso de todos los esfuerzos y responsabilidades; en estos casos, el diálogo con la pareja y compartir los problemas es la mejor medicina.

Sin embargo, la comida también puede ayudar. Úsalo bien. De hecho, está bien establecido que existen vínculos muy profundos entre lo que comemos y el funcionamiento del sistema nervioso. Todos sabemos que algunas bebidas, como el café y el té, son estimulantes fuertes (por este motivo se denominan bebidas «nervine»); menos conocido es el poder calmante de otros alimentos.

  • El triptófano es una sustancia particular que tiene la capacidad de promover la relajación. Los alimentos más ricos en este tranquilizante natural son el maní, la yema de huevo, el pollo, las sardinas, la leche y los quesos en general.
  • Los alimentos ricos en calcio, el elemento sedante por excelencia, también tienen un buen efecto relajante. La leche, que contiene mucho triptófano y mucho calcio, merece el primer lugar entre los alimentos antiestrés.
  • Otras sustancias con propiedades calmantes son el magnesio, presente en buenas cantidades en la manzanilla, pero también en cereales integrales, frutos secos y verduras, y el bromo, contenido en la lechuga, al que la medicina popular atribuye propiedades hipnóticas y sedantes.
  • No debemos olvidar la miel, en particular la de lima y naranja, que contienen los principios sedantes originales de las plantas de las que proceden. Una taza de leche endulzada con miel de lima antes de acostarse es una «pastilla para dormir» muy eficaz.

Si necesita un excedente de hierro y proteínas

El pescado es de lejos el la mejor fuente natural de omega 3 – ‘centinelas’ del corazón y el sistema circulatorio – y la forma ideal de abastecerse es llevarlo a la mesa al menos 2-3 veces a la semana. Con una previsión: sazone con aceite de oliva virgen extra. Entre las virtudes menos conocidas, pero ciertamente no menos importantes, del omega 3, está la capacidad de combatir estados inflamatorios (los omega 3 del pescado se utilizan desde hace años en el tratamiento de enfermedades intestinales), y la combinación de pescado con El aceite de oliva virgen extra potencia esta acción antiinflamatoria. No solo eso: varias investigaciones han demostrado que una dieta rica en omega 3 ayuda a mantener el buen humor y a combatir la depresión posparto.

Tercer cuarto: en esta etapa de desarrollo el pequeño tiene un gran necesidad de proteínas y hierro, que mamá puede proporcionar comiendo carne, pescado y huevos. Ahí carne roja es excelente, pero debe alternarse con el blanco más claro, para no sobrecargar el cuerpo con desechos. Los huevos también son alimentos valiosos porque contienen fosfolípidos, ácidos grasos útiles para la formación de las membranas celulares del sistema nervioso. Entre los peces más adecuados, el pagello y lo murmura, rico en hierro. Este mineral también está presente en algunas plantas, como las legumbres y las espinacas, pero en una forma que el cuerpo absorbe solo en pequeña medida. Una sustancia que favorece la asimilación del hierro es la vitamina C. El consejo es condimentar las espinacas con limón y consumir abundantes cantidades de cítricos. Finalmente, en los últimos meses, el aumento de peso y el sedentarismo pueden provocar un aumento de la presión arterial que, incluso sin llegar a los niveles patológicos de la preeclampsia, es responsable de las molestias e hinchazón en las piernas. Para evitar esto, es mejor limitar la ingesta de sal. Finalmente, preste atención a no exageres con el azúcar: durante el embarazo el organismo tiende a desarrollar una cierta resistencia a la insulina y es fisiológico que suba el azúcar en sangre.


Pescado: ¡antidepresivo por naturaleza!

No aportan calorías, no aportan nutrientes útiles para el desarrollo del feto, no son asimilados por el organismo … Es el identikit de las fibras, que gracias a sus ‘defectos’ se han convertido en un componente importante de la dieta diaria y la dieta durante el embarazo .

Su consumo abundante ayuda a prevenir la obesidad, protege de las enfermedades cardiovasculares. y especialmente, mantiene el intestino en buena forma, combatiendo eficaz y naturalmente el estreñimiento, frecuente durante la espera.

Hablando de fibra, sin embargo, es importante distinguir dos tipos: soluble e insoluble.

– El primero, típico de muchas frutas (como manzanas, peras, albaricoques), está compuesto por sustancias que tienden a disolverse en agua, dando lugar a mezclas con una consistencia ligeramente gelatinosa.. La fibra soluble, una vez que llega al estómago, estimula la sensación de saciedad y ayuda a controlar el apetito en la mesa. En el intestino, dificulta la absorción de azúcares, grasas y colesterol, ‘aprisionándolos’ en su masa.

– Lo ideal, por tanto, para aquellos que quieran limitar el consumo de calorías sin tener que resignarse a porciones demasiado pequeñas, es consumir una fruta media hora antes de las comidas, acompañándola de un vaso de agua.

¿Deficiente en energía? Sí a la fruta, la miel y los helados

¿La respuesta más adecuada al agotamiento… del último trimestre? ¡Un tanque lleno de agua y azúcar! Siempre que el agua sea la contenida en la fruta y los azúcares sean los simples de la miel. En verano, por ejemplo, una macedonia de duraznos, melón y sandía refresca e hidrata eficazmente el organismo, aportando también una cantidad de potasio muy útil para recuperar el tono muscular. Además, la fibra que aportan modula eficazmente la absorción de la miel que, además de azúcares, también aporta pequeñas cantidades de sustancias aromáticas, minerales y hormonales con acción estimulante. Y si quieres completar la mezcla con un excedente de glotonería y energía fresca, entonces una bola de helado de nata puede aportar 150 kcal, mejorando el aporte de calcio sin comprometer la digestibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *