Pie zambo: causas, diagnóstico y tratamiento

Pé torto: causas, diagnóstico e tratamento

El labio y paladar hendido, el pie zambo y la displasia de cadera se encuentran entre los defectos de nacimiento más comunes en la infancia. El pie zambo (o pie zambo), específicamente, es una deformidad grave del pie que afecta entre uno y ocho de cada 1000 bebés.

El pie zambo tiene posibles causas de mala posición intrauterina o el resultado de un síndrome con otras malformaciones, aunque no se ha identificado el origen de la enfermedad.

Pie zambo: causas, diagnóstico y tratamiento

Es normal que los bebés nazcan con los pies arqueados, con tendencia a unir los dedos gordos. Cuando la curvatura de los pies es exagerada, se llama pie zambo. Esta enfermedad afecta principalmente al sexo masculino y a sus primeros hijos y, en el 50% de los casos, afecta a ambos pies (pie zambo bilateral).

Causas del pie zambo

El pie zambo puede deberse a mala posición intrauterina o puede ser el resultado de un síndrome con otras malformaciones (como espina bífida, síndrome de Edward, presencia de un gen recesivo de la familia del padre, por ejemplo) pero no se identifica el origen de la enfermedad.

Dado que la actividad de genes responsables de la deformidad han estado activos desde la semana 12/20 de gestación (permanecen activos hasta los 3/5 años de edad), el arco de los pies puede comenzar a formarse a partir de ese período de desarrollo uterino.

Diagnóstico del pie zambo

Como regla general, el diagnóstico se realiza en la ecografía morfológica del segundo trimestre. Aunque la ecografía no permite obtener datos relevantes sobre la gravedad de la deformidad, es fundamental para un diagnóstico precoz y para la exclusión de otras patologías asociadas.

El tratamiento se inicia inmediatamente después del nacimiento, ya que los apósitos solo tienen éxito si se aplican en los primeros meses de vida, cuando los tejidos, ligamentos y tendones aún son lo suficientemente flexibles como para permitirles dar forma.

Tipos de pie zambo

Las anomalías en el pie causadas por el pie zambo se clasifican en:

  • Pie equino – es el tipo más común de enfermedad, en la que el pie se gira hacia abajo, como si fuera una extensión de la estructura de la pierna.
  • Varo del pie – la parte delantera del pie está vuelta hacia adentro y la curvatura plantar es muy pronunciada.
  • Aducir el pie – la parte interna del pie, incluidos los dedos, está vuelta hacia adentro.
  • Pie supinador – cuando la conexión entre los dedos y el talón es prácticamente inexistente. El pie no puede girar lo suficiente para distribuir el impacto correctamente.

Pie zambo (equino, varo, aducto y supinador) Fuente: Servicio de Ortopedia Centro Hospitalar do Funchal

¿Se puede tratar el pie zambo?

Sí. El objetivo del tratamiento es hacer que el pie sea funcional, flexible, fuerte, indoloro y de aspecto normal. El niño podrá llevar calzado normal, caminar y correr sin problemas.

En la mayoría de los casos, el pie zambo se corrige con un tratamiento conservador. Con la aplicación de tiritas sucesivas, desde el pie hasta la ingle (Método Ponseti), se busca corregir progresivamente cada una de las deformidades. Normalmente, las piezas fundidas se cambian cada cinco o siete días. El último yeso permanecerá durante tres semanas y el tratamiento durará unos dos meses.

Después de aplicar el último yeso, el bebé deberá usar zapatos colocados en una posición específica y unidos por una barra (Brace of Abduction of the Feet o BAP, también conocido como Aparato Dennis-Browne). El uso de este dispositivo evita que la deformidad se reinstale ya que los factores que causan la enfermedad permanecen activos durante los primeros años de vida. Este aparato se utiliza hasta los 3 a 4 años.

En los casos más graves, que no responden satisfactoriamente al tratamiento conservador, el niño será derivado a un ortopedista (Consulta de Ortopedia Pediátrica) o cirujano pediátrico ya que puede ser necesario otro tipo de tratamiento como cirugía, calzado ortopédico o colocación de férulas.

Marcas de nacimiento y signos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *