¿Por qué no puedo quedar embarazada?

Preocupación por no ser enviado

En Portugal, muchas parejas tienen problemas de infertilidad. Pero, ¿cuánto tiempo debemos esperar hasta que empecemos a preocuparnos?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define una pareja infértil como aquella que no puede concebir después de 12/24 meses de relaciones sexuales sin protección. Por ejemplo, si una pareja, luego de un año de relaciones sexuales regulares (cada dos días), no ha logrado un embarazo, significa que están enfrentando un problema de infertilidad. ¿Que hacer? En primer lugar, consulte a un especialista, que podrá identificar la causa de la dificultad para concebir y prescribir el tratamiento más adecuado.

Causas de la infertilidad

1. Un problema de edad

Biológicamente, la fertilidad de una mujer alcanza su punto máximo entre los 20 y 25 años. Cuanto más tiempo pasa, más disminuye la cantidad y calidad de los ovocitos producidos por los ovarios. Si, por ejemplo, a los 20 años una mujer tiene entre un 35 y un 40% de probabilidades de quedar embarazada con actividad sexual regular todos los meses, a los 30 este porcentaje se reduce a alrededor del 25% y a los 40 será de 5 %. A medida que avanza la edad, todo el cuerpo envejece, incluido el sistema reproductivo. Además de reducir la herencia de ovocitos, con la edad también aumenta la probabilidad de producir óvulos de “baja calidad” que, incluso cuando son fertilizados, no se desarrollan y comienzan el embarazo.

dos.¡Menos estrés!

La mayoría de las funciones orgánicas de nuestro cuerpo están controladas por el cerebro. Y la ovulación (es decir, la capacidad de los ovarios de liberar el óvulo para ser fertilizado cada mes) no es una excepción. La actividad de los ovarios, de hecho, está controlada por la glándula pituitaria, una glándula en la base del cráneo que está directamente relacionada con la actividad cerebral. La ansiedad y la tensión pueden alterar y dificultar la ovulación, o incluso bloquearla durante varios meses. Una defensa que el cuerpo activa porque “siente” que la mujer en ese momento no está preparada para afrontar un embarazo.

3.Desequilibrio hormonal

Tras una entrevista inicial, que tiene como objetivo recoger toda la información relevante sobre la salud física y mental de la pareja, una de las primeras pruebas que los ginecólogos recomiendan a las mujeres es el análisis hormonal. El médico prescribe un análisis de sangre para determinar los niveles de ciertas hormonas que intervienen en el funcionamiento de los órganos sexuales. En caso de un exceso o déficit en los niveles hormonales normales de una de estas hormonas, el médico puede prescribir la medicación adecuada para corregir este cambio.

Preocupación por no ser enviado

4.Síndrome de ovario poliquístico (SOP)

Una causa común de infertilidad femenina relacionada con un desequilibrio hormonal es el síndrome de ovario poliquístico.

5.Ten cuidado con la báscula

Por extraño que parezca, el sobrepeso o la delgadez pueden dificultar el embarazo. Todo está relacionado con las reservas de grasa del organismo, útiles para la producción de estrógenos (hormonas femeninas). En las mujeres obesas hay un exceso de estrógenos, mientras que en las mujeres demasiado delgadas hay un nivel insuficiente de esta hormona. En ambos casos, sin embargo, suele haber ciclos menstruales irregulares y problemas de fertilidad. Antes de iniciar el tratamiento con medicamentos para restaurar la ovulación, las mujeres con problemas de obesidad o delgadez excesiva deben intentar recuperar un peso más equilibrado.

6.Anomalías congénitas del sistema reproductivo.

Las malformaciones o enfermedades de las trompas de Falopio y el útero pueden ser una causa directa de infertilidad en las mujeres. El ginecólogo, con las debidas investigaciones, puede identificar, por ejemplo, malformaciones en el útero (como los miomas) u oclusión de una o ambas trompas de Falopio, que dificultan, o incluso imposibilitan, la concepción mediante métodos naturales. En particular, entre las principales causas de infertilidad por problemas mecánicos en el aparato reproductor, se encuentran la oclusión o mal funcionamiento de las trompas, endometriosis, pólipos y fibromas uterinos y malformaciones estructurales del útero.

7.Tratar infecciones

A veces, la causa de la infertilidad de una mujer también puede ser una infección del tracto genital. Los principales culpables son las enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la sífilis, la gonorrea y el virus del papiloma humano. La lista es larga e incluye más de 30 enfermedades que pueden transmitirse a través de las relaciones sexuales. Sin embargo, uno de los más insidiosos es la infección por clamidia. Este microorganismo está muy extendido en la población y tiende a no causar síntomas: sin las pruebas adecuadas, a menudo es imposible detectarlo. Sin embargo, si no se detecta a tiempo, la infección puede afectar el endometrio (el revestimiento del útero que sirve para nutrir y aceptar el óvulo fertilizado) y causar daño a las trompas de Falopio (los canales que permiten que el ovocito llegue al útero). una vez liberado del ovario), causando graves problemas a la fertilidad de la mujer.

8.Anomalías genéticas

Entre las diversas pruebas para excluir problemas de fertilidad, el ginecólogo también puede incluir las de tipo genético, cuya finalidad es identificar las características de la persona presente desde su nacimiento. Es un análisis de sangre que puede evaluar el tipo y estructura de los cromosomas (cariotipo o mapa cromosómico), y algunos genes que parecen dificultar la concepción. En estos casos, dependiendo de la anomalía encontrada, se puede decidir si seguir intentando concebir de forma natural o recurrir a la reproducción asistida.

9.Sin tabaco ni alcohol

Los malos hábitos de vida, como fumar o beber en exceso, pueden reducir la fertilidad de una pareja. Se estima que aproximadamente el 13% de los casos de infertilidad femenina están relacionados con el tabaco. Por supuesto, el grado de interferencia con la fertilidad dependerá de la cantidad de cigarrillos y de cuándo la madre fuma con regularidad. El consumo excesivo de alcohol también tiende a afectar la regularidad de los ciclos menstruales y la capacidad reproductiva. Incluso un consumo moderado de alcohol puede afectar la calidad de la ovulación y la regularidad de los ciclos.

10.Si depende del hombre

La infertilidad de la pareja no siempre depende de la mujer. De hecho, alrededor del 30% de los casos el problema se origina en el hombre. En la práctica, la incapacidad de los espermatozoides para fecundar el óvulo suele estar vinculada a problemas relacionados con sus características (baja movilidad, poca cantidad, malformaciones, etc.) o problemas con el sistema urogenital. Una mala calidad o cantidad de líquido seminal, por ejemplo, puede depender de una infección del tracto genital. La causa de la infertilidad masculina también puede estar en los malos hábitos de vida, como fumar, consumir alcohol en exceso o comer de forma poco saludable.

¿Cuándo se puede pensar en la inseminación artificial?

Si la pareja no ha logrado concebir durante 6 a 12 meses, se recomienda someterse a una inseminación artificial. Como regla general, una mujer menor de 35 años con ciclos menstruales normales podría quedar embarazada después de tener relaciones sexuales frecuentes sin protección en menos de un año. Por otro lado, una mujer de 40 años no debería tardar 12 meses en consultar un centro de fertilidad.

Existen varios programas andrológicos y ginecológicos que pueden interferir en la fertilidad masculina y femenina y, por tanto, indican la necesidad de consultar a especialistas en reproducción asistida sin necesidad de evaluar plazos. o la edad de ninguno de los miembros de la pareja. Aunque existen otras, algunas de estas circunstancias son:

Abortos repetidos sin causa conocida. Embarazos extrauterinos previos. Cirugía o traumatismo en los testículos que puede haber afectado la producción o la calidad del esperma. Haber sufrido paperas en la infancia, que pueden provocar esterilidad masculina. Endometriosis Se han sometido a tratamientos de quimioterapia o radiación.

Éxito de la inseminación artificial: averigüe los porcentajes de éxito

¿Sabías que la inseminación artificial es el método de reproducción asistida más utilizado? Su precio puede rondar los 800 euros por ciclo y la tasa de éxito de la inseminación artificial es aproximadamente del 15% al ​​20% por ciclo. Esto significa que por cada cuatro intentos de inseminación artificial, se puede lograr una tasa acumulada del 45-50%. En caso de En la inseminación artificial con semen de donante, la probabilidad de llegar al embarazo es aún mayor.

Hay muchos factores que influyen en el resultado, como la edad de la mujer, la reserva ovárica o la calidad del esperma. En general, los expertos afirman que si después de tres o cuatro ciclos de inseminación artificial no se ha logrado el embarazo, es muy poco probable que lo logre con más intentos. Cuando la inseminación artificial no logra el resultado esperado, se pueden utilizar otras técnicas de fertilización in vitro.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *