Proteínas en el embarazo: importancia y lista de alimentos

Proteínas en el embarazo: importancia y lista de alimentos

Las proteínas en el embarazo son esenciales para la salud materna y el desarrollo fetal. Conozca algunos alimentos para incluir en su dieta incluso si sigue una dieta vegetariana.

La alimentación de la futura madre tiene una enorme importancia para la salud del bebé y del niño y determina la calidad de vida futura del adulto. La alimentación durante el embarazo, al igual que otros períodos de la vida, debe ser completa, equilibrada, variada, segura y adaptada a tus necesidades y etapas del embarazo.

Los requisitos de energía y nutrientes aumentan durante el embarazo, sin embargo, no es necesario «comer para dos”. Se recomiendan de 5 a 6 comidas al día, para que la embarazada no esté más de 3 horas sin comer. Debe haber dos o tres comidas principales y dos o tres refrigerios de acuerdo con sus rutinas..

Los alimentos ricos en proteínas son en su mayoría alimentos de origen animal como la carne, el pescado, los huevos y los productos lácteos, aunque también existen fuentes de proteínas de origen vegetal como las legumbres (frijoles, por ejemplo) y los frutos secos.

Las proteínas juegan un papel muy importante en nuestro organismo ya que están directamente involucradas en funciones vitales como la construcción y reparación de tejidos y función muscular.

En el embarazo, los alimentos ricos en proteínas también son un aliado para combatir las náuseas y el cansancio.

Alimentos ricos en proteínas

1. Pescado

El pescado es una de las principales fuentes de nuestra dieta, y debe ser privilegiado por todos los demás beneficios que presenta. A modo de ejemplo, 100 g de merluza cocida aportan unos 19 g de proteína, 100 g de salmón a la plancha unos 24 gy 100 g de bacalao cocido aproximadamente 26 g.

Durante el embarazo, debe prestar atención a pescados como la caballa, el atún (incluso el pescado en lata), el pez espada y otros pescados grandes y restringir su consumo a solo una vez a la semana (dosis segura).

Estos peces pueden acumular altos niveles de mercurio que dificultan el desarrollo del feto. También debe evitar el pescado crudo (ceviche / sushi) por razones de seguridad microbiológica.

2. Carne de pollo

La carne es reconocida por muchos como el principal proveedor de proteínas y, aunque es importante equilibrar su consumo con el pescado o el huevo, la carne es efectivamente un excelente proveedor de proteínas.

En el caso de la carne de pollo, 100 g de pollo a la plancha (sin piel) aportan unos 30 g de proteína.

3. Carne de res

Al igual que la carne de pollo, la carne de res también proporciona una gran cantidad de proteínas. 100 g de bistec de ternera a la plancha aportan unos 27 g de proteína.

Durante el embarazo, al igual que con el pescado, se debe evitar la carne cruda o poco cocida debido al riesgo microbiológico asociado.

4. Huevo

El huevo es una excelente fuente de proteínas, comparable a la carne y el pescado. Un huevo de tamaño mediano aporta alrededor de 6g de proteína, y en una comida consume los dos huevos recomendados (aproximadamente), no necesitas agregar más fuentes de proteína animal.

Durante el embarazo, no debes consumir huevos crudos ni ningún alimento en el que estén incluidos (como mousse, mayonesa casera, …) por el riesgo de contagio de salmonela.

5. Leche

La leche también es una fuente de proteínas en nuestros alimentos: una porción de leche, (250 ml – equivalente a un vaso), aporta unos 7g de proteína.

Debido a su contenido en proteínas, la leche es particularmente importante durante la infancia y también para los ancianos. Durante el embarazo, es importante dejar de lado la leche no pasteurizada, debido al riesgo de contaminación microbiológica.

6. Frijoles

Los frijoles son una de las fuentes de proteína de origen vegetal, y aunque no aporta una proteína completa (es decir, no aporta todos los aminoácidos esenciales), siempre puedes solucionar este problema comiéndoselo junto con un cereal. . Un arroz con frijoles es, pues, una buena opción para aprovechar los casi 9g de proteína por 100g que aporta el frijol.

7. Quinua

La quinua es muy rica en proteínas (unos 13g de proteína por 100g) y es el único alimento de origen vegetal que tiene todos los aminoácidos esenciales en su composición, por lo que es un alimento muy completo.

8. Frutos secos

Los frutos secos también son fuente de proteínas de origen vegetal. 100 g de almendra aportan unos 20 g de proteína y la misma cantidad de nuez aporta unos 17 g.

Aunque debe haber moderación en los frutos secos (una mano, de 5 a 7, es ideal), estas son excelentes opciones para incluir en su dieta.

Madre vegetariana

Si es vegetariana, una dieta vegetariana, cuando está bien planificada, es adecuada en cualquier etapa de su vida, incluido el embarazo.

En este caso, debe dar prioridad a huevos (excelentes fuentes de proteínas, comparables a la carne y el pescado incluso en un régimen llamado normal) y también proteínas vegetales (legumbres, soja, quinua, cereales) que son igualmente capaces de satisfacer las necesidades de proteínas, especialmente cuando se diversifican y combinan.

Los síntomas de la deficiencia de proteínas.

La pérdida de peso, la fatiga muscular, las infecciones frecuentes y la retención de líquidos son algunos de los síntomas de la deficiencia de proteínas. Si tiene alguno de estos signos, hable con su médico o nutricionista.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *