Psoriasis infantil: que es y como tratar

Psoriasis infantil: que es y como tratar

Al contrario de lo que mucha gente puede pensar, esta no es una enfermedad exclusiva de los adultos, también se manifiesta en los niños, la llamada psoriasis infantil.

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis infantil, o simplemente psoriasis, es una enfermedad autoinmune que surge en el órgano más grande del cuerpo, la piel. Es una enfermedad inflamatoria de la piel, más concretamente, que puede aparecer a cualquier edad.

Según la Sociedad Brasileña de Dermatología, un tercio de los adultos presentó sus primeros signos antes de los 16 años, en la adolescencia.

Aunque, hace varios años, varios estudios han mostrado una mayor prevalencia en niñas, en la actualidad, su observación es sustancialmente la misma en ambos sexos.

Cuando la psoriasis aparece en la infancia, puede dejar secuelas físicas, de las que pueden surgir marcas psicológicas, como malestar, vergüenza, tendencia al aislamiento, etc.

En la fase de la primera infancia, hasta los 2 años, la enfermedad se manifiesta por la aparición de placas eritematosas bien definidas que afectan a los genitales, la cola y la zona umbilical.

Posteriormente, estas placas rojas, gruesas, escamosas y escamosas pueden aparecer en otras zonas del cuerpo: cara, codos, rodillas, cuero cabelludo (que puede confundirse con dermatitis seborreica), zona lumbar y uñas.

¿Cuáles son sus causas?

No hay evidencia científica que pruebe las causas de la psoriasis infantil. Sin embargo, se sabe que existe una mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad cuando hay un familiar que la padece.

Además, también se asocia con enfermedades como la diabetes, enfermedades cardíacas, estrés, uso de ciertos medicamentos (betabloqueantes, antipalúdicos, algunos antiinflamatorios), depresión y cambios en el sistema inmunológico.

Enfermedades asociadas con la psoriasis infantil

Según PSOPortugal – Asociación Portuguesa de Psoriasis, esta enfermedad puede elevar los niveles de colesterol, uno de los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como la obesidad infantil. Por ello, advierte de la importancia del seguimiento constante de los niños con psoriasis infantil.

Un estudio realizado en Portugal en 2010 concluyó que alrededor de una cuarta parte de los pacientes con esta afección tienen otras enfermedades asociadas, a saber, hipertensión arterial.

Además, como se mencionó anteriormente, puede tener un gran impacto psicológico en la vida social del niño.

Cabe señalar que la psoriasis no es contagiosa. Es decir, compartir espacios o contacto con personas afectadas no origina la enfermedad.

Tratamiento para la psoriasis infantil

El tratamiento depende de la gravedad, el área afectada y la extensión de la lesión.

Las terapias tienen como objetivo un mayor control de la enfermedad y no una cura, ya que es una enfermedad autoinmune y, por tanto, crónica. El objetivo es mejorar la calidad de vida del paciente.

Para abordar el tratamiento se deben tener en cuenta varios factores:

  • Sexo;
  • Años;
  • Cuadro clínico;
  • Gravedad de la enfermedad, signos y síntomas asociados;
  • Enfermedades asociadas;
  • Medicamentos y tratamientos anteriores, se produjeron efectos adversos.

Los padres deben estar informados y guiados sobre las acciones que deben tomarse y el cuidado que deben tomar.

Cuando la zona afectada no es extensa, se puede utilizar la fototerapia (la exposición a los rayos ultravioleta A o B reduce la multiplicación de las células de la piel) y el uso de cremas. Por otro lado, cuando la psoriasis infantil afecta la calidad de vida, se puede considerar la prescripción de medicamentos (orales o inyectables).

¿Qué precauciones se deben tomar cuando un niño tiene psoriasis infantil?

Al tratarse de una enfermedad que afecta a la piel, existen algunas precauciones a tomar para calmar el órgano y no provocar más reactividad:

  • Elija un gel de ducha y una crema hidratante siguiendo las recomendaciones del médico tratante;
  • Evite los materiales textiles que puedan dañar la piel;
  • En algunos casos, la psoriasis mejora con la exposición al sol;
  • Protege bien tu piel con protector solar hidratante.

El seguimiento periódico por parte de un profesional sanitario es fundamental ya que, según diversas investigaciones, alrededor del 10% de los pacientes acaban desarrollando artritis psoriásica (inflamación de las articulaciones).

La información de este artículo no pretende, de ninguna manera, reemplazar la orientación de un profesional de la salud ni servir como recomendación para ningún tipo de tratamiento.

Por tanto, ante cualquier malestar, le aconsejamos que visite a su médico tratante para obtener el diagnóstico y el tratamiento adecuados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *