Resiliencia: ¡una de las características más importantes del ser humano!

​Resiliência: uma das características mais importantes do ser humano!

La resiliencia se puede entender como un sistema de adaptación que permite vivir las adversidades, traumas y situaciones estresantes (salud, trabajo, …) en una actitud de disposición al cambio y por tanto al aprendizaje.

La resiliencia es un proceso que ocurre a través de la interacción de la persona en su contexto. ¿Cuál es su importancia para los seres humanos? ¿Qué debe tener en cuenta para su adquisición / desarrollo?

A lo largo de nuestra existencia individual, familiar o social, son varias las experiencias difíciles que enfrentamos. La capacidad del individuo para soportar condiciones adversas, responder y transformarse eficazmente ante estas experiencias es una demostración de resiliencia.

La resiliencia es, por tanto, un proceso de aprendizaje al que contribuyen los recursos personales y medioambientales. En recursos personales destacamos características como: creatividad, perseverancia, inteligencia emocional, gratitud, sentido del humor, en el entorno podemos mencionar buenas redes de apoyo, modelos educativos (parental, escolar, etc.). Se sabe que no es una capacidad fija, pero que puede variar con el tiempo y las circunstancias. Por lo tanto, se recomienda que su aprendizaje ocurra temprano.

Convertirse en resiliente consiste en un proceso de construcción secuencial con las siguientes fases:

Fortalecimiento de algunos aspectos personales que facilitan estados emocionales positivos;

  • Actitudes de mayor flexibilidad.
  • Y, finalmente, una mayor motivación para adoptar actitudes de compromiso en la implementación de recursos adecuados y sin importar las circunstancias de la vida.
  • Es un proceso y una característica reconocidos como un “puente” para el cambio y un elemento de promoción y mantenimiento de la salud.

Según diferentes autores, las personas resilientes intentan mantener el equilibrio en las siguientes áreas:

  • Físico (buena salud).
  • Emocional (regulación emocional).
  • Cognitivo (locus de control interno, autoconocimiento).
  • Social (confianza, buenas redes de apoyo).
  • Moral (capacidad de transigir con un conjunto de valores de interés general).
  • Espiritual (dimensión de la naturaleza humana relacionada con la calidad de vida y el valor que se le atribuye).

Podemos señalar como ejemplos de situaciones de resiliencia:

  • Personas que nacen con importantes discapacidades físicas, hasta el punto de tener una escolaridad deteriorada y que son capaces de destacar profesionalmente.
  • Situaciones de personas en paro de larga duración que luego destacan en sus propios negocios.

La resiliencia es un proceso dinámico de adaptación positiva ante situaciones adversas, tanto a nivel individual como colectivo. Es una cualidad deseable que no todos presentan y que algunos poseen y no reconocen, su desarrollo implica práctica y más práctica para adquirir estándares de conducta que refuercen esquemas saludables, promoviendo la buena salud mental y física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resiliencia: ¡una de las características más importantes del ser humano!

​Resiliência: uma das características mais importantes do ser humano!

La resiliencia se puede entender como un sistema de adaptación que permite vivir las adversidades, traumas y situaciones estresantes (salud, trabajo, …) en una actitud de disposición al cambio y por tanto al aprendizaje.

La resiliencia es un proceso que ocurre a través de la interacción de la persona en su contexto. ¿Cuál es su importancia para los seres humanos? ¿Qué debe tener en cuenta para su adquisición / desarrollo?

A lo largo de nuestra existencia individual, familiar o social, son varias las experiencias difíciles que enfrentamos. La capacidad del individuo para soportar condiciones adversas, responder y transformarse eficazmente ante estas experiencias es una demostración de resiliencia.

La resiliencia es, por tanto, un proceso de aprendizaje al que contribuyen los recursos personales y medioambientales. En recursos personales destacamos características como: creatividad, perseverancia, inteligencia emocional, gratitud, sentido del humor En el entorno podemos referirnos a buenas redes de apoyo, modelos educativos (parental, escolar, etc.). Se sabe que no es una capacidad fija, pero que puede variar con el tiempo y las circunstancias. Por lo tanto, se recomienda que su aprendizaje ocurra temprano.

Convertirse en resiliente consiste en un proceso de construcción secuencial con las siguientes fases:

Fortalecimiento de algunos aspectos personales que facilitan estados emocionales positivos;

  • Actitudes de mayor flexibilidad.
  • Y, finalmente, una mayor motivación para adoptar actitudes de compromiso en la implementación de recursos adecuados e independientemente de las circunstancias de la vida.
  • Es un proceso y una característica reconocidos como un “puente” para el cambio y un elemento de promoción y mantenimiento de la salud.

Según diferentes autores, las personas resilientes intentan mantener el equilibrio en las siguientes áreas:

  • Físico (buena salud).
  • Emocional (regulación emocional).
  • Cognitivo (locus de control interno, autoconocimiento).
  • Social (confianza, buenas redes de apoyo).
  • Moral (capacidad de transigir con un conjunto de valores de interés general).
  • Espiritual (dimensión de la naturaleza humana relacionada con la calidad de vida y el valor que se le atribuye).

Podemos señalar como ejemplos de situaciones de resiliencia:

  • Personas que nacen con importantes discapacidades físicas, hasta el punto de tener mermada su escolaridad y que pueden destacar profesionalmente.
  • Situaciones de personas en paro de larga duración que luego destacan en sus propios negocios.

La resiliencia es un proceso dinámico de adaptación positiva ante situaciones adversas, tanto a nivel individual como colectivo. Es una cualidad deseable que no todos presentan y que algunos poseen y no reconocen, su desarrollo implica práctica y más práctica para adquirir estándares de conducta que refuercen esquemas saludables, promoviendo la buena salud mental y física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *