Rivalidades entre hermanos y celos

Rivalidades entre hermanos y celos

Rivalidades entre hermanos y celos

Los primeros signos de celos suelen aparecer tras la llegada del segundo hijo. Los padres tienen un papel extremadamente importante en la preparación para la llegada del nuevo bebé y en la mediación de conflictos entre hermanos mayores.

¿Cómo reducir la rivalidad entre hermanos, transmitir seguridad y hacer que cada uno tenga su lugar en la familia?

Las relaciones entre hermanos están marcadas por la complicidad, el cariño, los recuerdos comunes y los vínculos profundos. Sin embargo, es natural que estas relaciones a veces también estén marcadas por una fuerte rivalidad y celos.

Tanto la rivalidad como los celos son sentimientos normales en los niños y acaban siendo un incentivo para su afirmación personal y posicionamiento dentro de la familia. Las familias conviven, todos los días, con personalidades y gustos diferentes, a veces opuestos, con algunos privilegios, algunas responsabilidades … Por supuesto, todo esto puede generar conflictos.

Algunos estudios han demostrado que los hermanos con poca diferencia de edad tienden a tener conflictos con más frecuencia. Incluso pueden ser muy cómplices, pero también pueden ser muy celosos. Un hermano menor y un hermano mayor, en cambio, es una combinación que genera menos conflicto, probablemente porque tienen actividades e intereses en común limitados.

Los primeros signos de celos suelen aparecer tras la llegada del segundo hijo. Sin embargo, es posible garantizar que este importante cambio de funciones se desarrolle sin problemas.

Durante el embarazo hay que multiplicar las conversaciones con el hijo mayor y hacerle comprender que el nuevo bebé no amenaza su lugar. Aprovecha estos momentos para recordarle cómo era cuando era un bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *