Salud del bebé: malestar y enfermedad de 0 a 6 meses

Cuidados essenciais com a pele do seu bebé

La salud del bebé es un tema que preocupa a todos los padres, especialmente en los primeros meses de vida. Cuando los bebés aún son incapaces de explicar lo que sienten, conocer los síntomas de ciertas molestias y enfermedades comunes entre los 0 y los 6 meses puede resultar muy útil para saber cómo actuar..

Salud del bebé de 0 a 6 meses

Glúteos rojos

La dermatitis, eritema o dermatitis del pañal es una irritación de la piel alrededor de la zona del pañal provocada, en la mayoría de los casos, por el uso continuo de pañales junto con la gran fragilidad de la piel del bebé.

Otras posibles causas son la diarrea transitoria, el nacimiento de los dientes, la tiña, los productos de higiene agresivos para la delicada piel del bebé, la diversificación alimentaria o la toma de antibióticos.

Cuidado inicial

  • El bebé puede llorar cuando le cambia el pañal, lo que se convierte en un momento doloroso para él. Use una toalla de algodón suave o una gasa humedecida con agua tibia y jabón suave para limpiar a su bebé.
  • Limpiar cuidadosamente las heces y la orina del bebé antes de cambiarle el pañal y antes de bañarlo;
  • Cuando la zona del pañal empiece a enrojecerse, intente dejar al bebé sin pañal un rato para evitar la maceración de la piel;
  • Aplica una crema a base de vitamina A y óxido de zinc o caléndula si notas que la piel se irrita.

Prevención

  • Cambie su pañal con frecuencia (al menos cinco veces al día);
  • Evite el uso de toallitas húmedas de forma habitual, ya que pueden secar y deshidratar la piel sensible de su bebé. Use toallas de algodón empapadas en agua tibia y reserve las toallitas industriales para los puntos de venta (evite las toallitas que contengan alcohol o perfume);
  • No es necesario usar crema protectora todos los días si su piel está sana. Si aplica el ungüento, ponga solo una pequeña cantidad y extiéndalo suavemente hasta que sea completamente absorbido por la piel.

Eccema o dermatitis atópica

El eccema, también conocido como dermatitis atópica, tiene algunos síntomas característicos: piel caliente, seca, enrojecida, lesiones escamosas y pequeñas ampollas que provocan un gran malestar. Las ampollas pueden infectar y dejar cicatrices en la piel.

Cuidado inicial

Aplicación de cremas a base de la aplicación local de cremas con corticoides. En caso de infección, puede ser necesario utilizar antibióticos orales.

Cuando aparecen lesiones cutáneas, es fundamental evitar que el niño se rasque para no agravar la herida y agravar la irritación. Si el niño tiene mucha comezón, pueden ser necesarios antihistamínicos.

Prevención

  • Lavar e hidratar la piel diariamente con productos neutros, sin jabón y sin perfume;
  • El agua del baño debe estar tibia y no exceder los 10 minutos;
  • Después del baño secar la piel muy bien y suavemente (sin frotar) y aplicar una crema hidratante hipoalergénica.

Bronquiolitis

La bronquiolitis es una infección respiratoria frecuente en niños de hasta 2 años, a menudo confundida con un resfriado, especialmente en la etapa inicial de la enfermedad.

La nariz congestionada, la tos y la fiebre baja son los síntomas iniciales. Cuando el virus llega a los bronquios, se desarrollan otros síntomas, como dificultad para respirar, «sibilancias», pérdida de apetito, alteraciones del sueño o de la temperatura.

La bronquiolitis es extremadamente contagiosa y la transmisión se produce por contacto con secreciones respiratorias contaminadas. Los bebés que nacen prematuramente, que padecen enfermedades cardíacas o respiratorias o con un sistema inmunológico deprimido deben ser llevados a la sala de emergencias pediátricas.

Cuidado inicial

  • Humedecer el aire de la habitación y mantenerlo a una temperatura de 18º;
  • Limpiar la nariz con solución salina para controlar la congestión nasal;
  • Ofrézcale muchos líquidos para una buena hidratación;
  • Controle el estado respiratorio y la temperatura corporal (consulte ¿Cómo medir la temperatura?) Para controlar la salud de su bebé.

Humidificador: ventajas y desventajas para el bebé.

Prevención

  • Evite compartir chupetes;
  • Mantenga los juguetes muy limpios;
  • Lávese las manos con regularidad;
  • Evite el contacto del niño enfermo con otros niños / adultos;
  • Si es posible, posponga el ingreso a la sala de recién nacidos hasta los 6 meses, edad en la que el riesgo de bronquiolitis es mayor.

Calambres infantiles

Los calambres del bebé se caracterizan por períodos inexplicables de llanto intenso y estados de gran agitación durante más de 3 horas al día, durante más de 3 días a la semana y durante más de 3 semanas en bebés bien alimentados y sanos. El cólico no es un problema de salud del bebé, sino un síntoma de la inmadurez de su sistema digestivo.

Cuidado inicial

  • Ya sea que el bebé sea amamantado o alimentado con biberón, debe estar pegado en posición vertical y dejar tiempo para que eructe (consulte ¿Cuánto tiempo durará eructar al bebé?);
  • Acueste al bebé sobre su antebrazo, con el vientre apoyado en la palma de su mano y la cabeza apoyada en su mano;
  • Masajee el vientre del bebé con un movimiento circular en el sentido de las agujas del reloj (consulte Masaje para aliviar los calambres).

Prevención

  • Si amamanta, evite consumir café o té y especias;
  • Si el bebé es alimentado con biberón, prefiera las tetinas anticólicos para evitar la entrada accidental de aire;
  • Consulte a su pediatra para ver si la leche de fórmula es la más apropiada considerando los episodios de cólicos.

La dieta de la madre y los calambres del bebé

Regurgitación o reflujo

La regurgitación, o reflujo del bebé, es el ascenso de parte del contenido del estómago al esófago y de allí a la boca. En la mayoría de los casos, las regurgitaciones no afectan la salud del bebé, alcanzan su punto máximo a los 4 meses y comienzan a desaparecer progresivamente a los 18 meses.

Cuidado inicial

  • Alimenta al bebé con calma, sin prisas, esperando el eructo;
  • Espere 30 minutos después de la alimentación para acostar al bebé;
  • No obligue a su bebé a comer más de la cantidad que desea;
  • Levante la cabecera de la cama (15-30 grados);
  • Si las regurgitaciones son frecuentes, busque ayuda del pediatra.

Prevención

  • Déle una fórmula de leche antirreflujo (también conocida como AR) espesada con almidón de papa o almidón de maíz;
  • Aumente el número de comidas, disminuyendo la cantidad en cada toma;
  • No alimente al bebé antes de acostarse;
  • No alimente al bebé acostado;
  • Sostenga al bebé «en posición vertical» durante unos 20 minutos después de las comidas sin apretar ni presionar el vientre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *