Secreción marrón en el embarazo: causas y prevención.

Gravidez mês lunar – mês 5

La secreción marrón en el embarazo puede ser un signo de infección, cambio en el pH vaginal o complicaciones obstétricas y se debe informar al médico para el diagnóstico de las causas y el tratamiento, si es necesario.

Una secreción lechosa ligeramente espesa con un ligero olor es normal durante todo el embarazo. Su propósito es proteger y mantener un equilibrio saludable de bacterias en la vagina. Este tipo de secreción no debe ser motivo de preocupación a pesar de ser incómodo cuando es abundante.

Secreción marrón en el embarazo - Mãe-Me-Quer

Secreción marrón en el embarazo

Cualquier secreción con un tono alterado o un olor desagradable, acompañada de una sensación de ardor, picazón, enrojecimiento o dolor debe informarse al médico, haya o no sangre presente.

El cambio en el flujo vaginal puede ser un signo de infección vaginal o complicación obstétrica y, por lo tanto, debe ser evaluado adecuadamente por un especialista.

Principales causas de secreción marrón en el embarazo.

Secreción marrón al comienzo del embarazo

En los primeros días de gestación, la implantación del embrión – anidación – en la mucosa uterina (3ª semana de gestación), puede liberar una secreción con un tono más pardusco, situación normal que no pone en riesgo el embarazo.

Secreción marrón al final del embarazo

1. Relaciones sexuales o examen vaginal

Después de tener relaciones sexuales o de un examen vaginal, puede notar que el moco se tiñe de manchas marrones o parduscas en las próximas 48 horas. Esta secreción es un resultado normal de la reacción del cuello uterino, que es más sensible, pero no significa que sea una señal de que el parto esté a punto de ocurrir.

2. Expulsión del tapón mucoso

La expulsión del tapón mucoso, una sustancia secretada al principio del embarazo con la función de sellar el cuello uterino para protegerlo contra las bacterias que pueden causar infecciones, puede ir acompañada de cambios en la secreción. Sin embargo, la pérdida del tapón mucoso puede ocurrir durante el trabajo de parto, unos días o incluso unas semanas antes del inicio del parto.

3. Síntoma del inicio del trabajo de parto

Si los cambios en la secreción van acompañados de contracciones u otros signos del inicio del trabajo de parto, comuníquese con su médico. Si la secreción repentinamente se vuelve roja brillante, comuníquese con su médico de inmediato, ya que es un signo de nacimiento prematuro.

El cambio en el flujo vaginal puede ser un signo de infección vaginal o complicación obstétrica (como aborto espontáneo, desprendimiento de placenta) y debe evaluarse adecuadamente.

Tratamiento de la secreción marrón en el embarazo.

Cuando la causa de la secreción se debe a una infección (como la candidiasis) o una enfermedad de transmisión sexual (como la gonorrea), puede ser necesario recurrir a fármacos antimicóticos o antibióticos.

Sin embargo, cuando la secreción pardusca no tiene nada que ver con una enfermedad, el tratamiento más adecuado puede ser el reposo durante el embarazo y redoblar los cuidados íntimos:

  • Utilizar un producto de lavado con fórmula hipoalergénica, con ácido láctico y pH ácido para respetar el pH fisiológico;
  • No haga duchas vaginales (ya que el moco vaginal tiene una función protectora);
  • Después del baño o de la higiene personal íntima (con agua corriente), secar cuidadosamente con una toalla limpia y seca para evitar la proliferación de bacterias, hongos y virus;
  • No use aerosoles, perfumes, talco o toallitas húmedas;
  • Después del baño, aplique una crema o gel humectante vaginal, a base de agua, con pH compatible (ácido);
  • No use vendajes diarios. Si la descarga es muy abundante, es preferible cambiarse de ropa interior a la mitad del día o cuando sienta la necesidad de hacerlo;
  • Use ropa interior de algodón.

¿Puede la secreción marrón ser un embarazo?

La secreción marrón no se considera un signo clásico de embarazo. Si nota algún cambio en el flujo vaginal, esté embarazada o no, se debe consultar al médico para su correcto diagnóstico y tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *