Síntomas de la deficiencia de vitamina D durante el embarazo

Síntomas del aborto espontáneo: causas y cómo prevenir

Los síntomas de la deficiencia de vitamina D no se notan fácilmente y, a menudo, incluso se confunden o se devalúan. Aprenda a reconocerlos y a prevenir la deficiencia de esta vitamina.

La vitamina D es fundamental en mantenimiento de la salud ósea, mineralización, crecimiento y remodelación ósea normal y aumento de la absorción de calcio.

Los síntomas de la deficiencia de vitamina D

Los síntomas de la deficiencia de vitamina D

El cansancio prolongado, los dolores articulares y musculares y la falta de resistencia musculoesquelética son algunos de los síntomas que se deben tener en cuenta, si no están justificados por el estilo de vida de la persona y no encajan en otro cuadro clínico.

La falta prolongada de vitamina D puede conducir a una mayor fragilidad de los huesos, haciéndolos más susceptibles a las fracturas..

Importancia de la vitamina D en la salud y el embarazo

Más que una vitamina, La vitamina D funciona como una hormona, que actúa en varios lugares del cuerpo.. Sin embargo, su papel central en mantenimiento de la salud ósea, mineralización normal, crecimiento y remodelación de los huesos y aumento de la absorción de calcio.

Además, han surgido muchos estudios nuevos que sugieren que la vitamina D también puede ser importante en regulación de los sistemas muscular, cardiovascular e inmunológico (protección en enfermedades como la artritis reumatoide) y en prevención de algunos tipos de cáncer.

¿Cómo prevenir la deficiencia de vitamina D?

1. Alimentos

Incluir alimentos ricos en vitamina D en tu dieta es muy importante para prevenir tu deficiencia y también para obtener otros beneficios.

Entre los alimentos ricos en vitamina D se encuentran los pescados grasos, que además de esta vitamina, también son fuente de omega 3, importante para la salud cardiovascular.

2. Exposición al sol

LA exposición al sol Es fundamental evitar la deficiencia de vitamina D, por lo que es muy importante que expongas tu piel al sol, aunque debes hacerlo de forma sensata y cuidadosa.

Practicar ejercicio al aire libre es una excelente opción: exponer piernas y brazos al sol, de 2 a 3 veces por semana durante 5 a 15 minutos durante las horas pico, es suficiente para garantizar niveles adecuados de vitamina D (cuando se acompaña de una nutrición adecuada).

3. Suplementación

La suplementación en los meses de menor exposición al sol puede ser importante para mantener los niveles de vitamina D dentro de los recomendados, especialmente para niños y ancianos.

Lo ideal es siempre buscar un equilibrio entre la exposición al sol y la alimentación, pero puedes y debes consultar a tu médico sobre la suplementación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *