Té de jengibre: cómo prepararlo y sus beneficios

Té de jengibre: cómo prepararlo y sus beneficios

El jengibre es una planta medicinal de Asia que se utiliza en la cocina o en la medicina, ya sea a través del condimento de los alimentos o mediante el té de jengibre.

Conocido por su intenso sabor ligeramente picante, se puede utilizar para tratar diversas afecciones de salud.

¿Como hacer?

Aunque el jengibre se puede comprar en varias formas: polvo, cápsulas, cristal, en conserva o natural, se recomienda que el té se utilice en su forma natural, es decir, la raíz.

La preparación de este té es sencilla. Simplemente corte un poco de raíz de jengibre y déjelo hervir con agua.

Se debe hervir durante unos 10 minutos, aconsejándose después quitar la raíz y dejar que el té se enfríe un poco.

Beneficios del té de jengibre

El jengibre acelera el metabolismo, por lo que uno de sus mayores y más conocidos beneficios es la pérdida de peso. Pero no se detiene ahí. El jengibre se puede utilizar para muchos fines además de la estética.

Por su composición nutricional (rica en cobre, vitaminas A, B, C y D, potasio, selenio, zinc y magnesio), sus ventajas son numerosas:

  • Acción antioxidante;
  • Combate las enfermedades, especialmente las del tracto respiratorio, por su acción antiséptica, antiinflamatoria y antibacteriana;
  • Elimina toxinas del hígado, ayudando a prevenir gastritis y úlceras;
  • Mejora la circulación sanguínea;
  • Digestión mejorada;
  • Previene la acidez y los gases intestinales;
  • Ayuda a eliminar los cálculos renales;
  • Puede ayudar a combatir las náuseas durante el embarazo.

Precauciones a tomar en su consumo

El jengibre (o té de jengibre) no es adecuado para personas que toman medicamentos anticoagulantes o personas con presión arterial alta. Solo deben comer este alimento bajo orientación médica.

Durante el embarazo, el jengibre se puede usar para aliviar algunos síntomas, incluidas las náuseas durante el embarazo. Sin embargo, su uso debe ser moderado (lo ideal es buscar ayuda de un profesional de la salud o la nutrición).

La información de este artículo no pretende, de ninguna manera, reemplazar la orientación de un profesional de la salud ni servir como recomendación para ningún tipo de tratamiento.

Por tanto, ante cualquier malestar, le aconsejamos que visite a su médico tratante para obtener el diagnóstico y el tratamiento adecuados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *